Dead Set

Lo que parecía una gala más de Big Brother empieza a degenerar cuando una persona, aparentemente herida, muerde a algunos de los seguidores del reality apiñados para seguir una nueva expulsión de la casa. El caos no tarda en reinar y, poco a poco, el lugar empieza a hervir en una horda de zombies ávidos de carne humana. A la mañana siguiente Inglaterra parece un páramo y los que quedan en la casa no tienen ni idea de la situación hasta que Kelly (Jaime Winston), una trabajadora del plató, irrumpe en la casa buscando refugio en el único lugar seguro en muchos kilómetros a la redonda.

Poner Gran Hermano y zombies en la misma frase no debe sorprender a nadie que conozca al público objetivo de este reality. Cuando se toman estos conceptos de manera literal y los unes, como ha hecho el guionista y comediante Charlie Brooker, tenemos algo que llama la atención. Y mucho.

Dead Set es vendida como miniserie aunque parezca una película cortada en sangrientos cachitos. Emitida el pasado octubre por la cadena británica Channel 4, ha logrado abrirse camino fuera de las islas gracias al boca a boca y debo reconocer que a mi me ha gustado con algún que otro pero.

En esta película encontramos uno de los peores males del cine de zombies del siglo XXI: el zombie corredor. Pasándose por el forro de las narices el rigor mortis y a descomposición, los muertos vivientes presentados en la serie son de los veloces, algo que parece gustarle mucho a los británicos, dejando a Simon Pegg como único defensor en las islas del modelo romeriano de zombie. He de decir que tampoco es algo que me haya molestado demasiado ya que la «chicha» de la serie la aportan los personajes vivos.

El reparto lo forman actores y actrices desconocidos para el público no-británico, de todos ellos el que más llama la atención es Andy Nyman interpretando a un cabrón de tomo y lomo que, incluso en algún momento, tiene gracia.

Que hayan series como Dead Set es algo de agradecer por parte de cualquier aficionado a los muertos vivientes. En general es una «serie» que vale la pena ver, aunque solo sea por la genial escena del estallido del primer brote de violencia zombie mientras suena el «Grace Kelly» de Mika. Mi recomendación es verla de un tirón debido a su corta duración, aproximadamente un par de horas.

Enlaces relacionados
Web oficial
En Wikipedia

Artículos relacionados