No hay nada como una mañana de domingo para acercarte a los museos de Valencia. Todo el mundo sabe que muchísimos habitantes de Valencia tienen una tendencia… digamos que conservadora. Ayer fuimos al Centro del Carmen, donde estaban haciendo una exposición de Josep Renau, el artista Valenciano popular por sus carteles en pro de la república y el comunismo. Al estallar la guerra civil se exilió a México y, después, a la Alemania comunista, donde se afincó.

aip_025

Durante la proyección de un documental sobre la vida y obra de Renau, una pareja de señoras (nunca van solas) se sienta a nuestro lado. Al ver en pantalla varios carteles de Renau se levantan mientras una dice «Vámonos que esto es para rojos«.

De verdad que me saca de mis casillas (más que la gente del siglo XIX). ¿Porqué va esta gente rancia a los museos? Vale que están en su derecho pero es que no se me ocurre otro motivo que el de pasear sus alhajas y abrigos en un intento de hacerse las interesantes y cultas. El arte siempre ha sido una de las mayores herramientas de transgresión, si no lo toleran que se busquen otro pasatiempos. ¡Que vayan a la ciudad de las ciencias, de la que Rita se enorgullece tanto! Un momento, que allí dicen que venimos del mono. Pues que se queden en su iglesia y, como decía Rubianes (D.E.P.), que se metan a Dios «en el puto culo, a ver si les explota dentro y les quedan los huevos colgando del campanario«.

arenas

La imágenes del artículo son obras de Renau, la última la pongo para que veáis que no solo hacia cosas de rojos si no que fue un cartelista muy solicitado en Valencia antes del estallido de la Guerra Civil.

Ay, Valencia, quien te ha visto y quien te ve…

Artículos relacionados

Ansiedad