Hellraiser

hellraiser

Larry Cotton (Andrew Robinson) y su esposa Julia (Clare Higgins) se mudan a la antigua casa de su familia, aparentemente abandonada. Durante la mudanza Larry se lastima vertiendo sangre en el suelo del desván. Poco después Frank (Sean Chapman), hermano de Larry y gracias a su sangre, regresa a la vida después de ser llevado al infierno por los cenobitas, convocados por una misteriosa caja. Julia, antigua amante de Frank, ayudará a su cuñado proporcionándole víctimas hasta que Kirsty (Ashley Laurence), la hija de Larry, los descubre. La joven topa con la caja y acaba, involuntariamente, invocando a los cenobitas con los cuales realiza un pacto…

hellraiser-1
Asley Laurence en su primer encuentro con los cenobitas

Hellraiser fué uno de los últimos títulos que se coló en aquella época dorada del cine de terror que fueron los 80 y también inició su propia franquicia de filmes bajo el estandarte de Pinhead, el carismático lider cenobita interpretado por Doug Bradley. Su cara mallada con clavos en sus vértices se ha convertido en todo un icono de la historia del cine fantástico. Al revisar esta película me he dado cuenta de lo bien que ha envejecido y de lo mucho que han copiado su esquema futuras producciones de terror.

hellraiser-2
Así de bien sienta escapar del infierno

La película la dirigió el popular autor de literatura de terror Clive Barker, el cual se basó en su mismo libro «The Hellbound Heart» para la producción permitiéndose el lujo de hacer los cambios que le vinieran en gana. Ya sabéis que si queréis que las cosas se hagan bien, hacedlas vosotros mismos. Independientemente de la calidad global de la película, se aprecia bastante mimo en la producción.

No es una película con demasiados actores, pero si tuviésemos que destacar a alguien sin duda sería a la sección femenina de la película. Clare Higgins logra encarnar muy bien a una de esas malas que dan tirria, no por lo que hacen, sino por como son. Ahley Laurence se convierte, sin comerlo ni beberlo, en la heroína de la película pero lo hace demasiado tarde y su personaje queda un poquito desdibujado no alcanzando el carisma de otras chicas de terror como el de Heather Langenkamp en A nightmare on Elm Street, por ejemplo.

hellraiser-3
¿Quien ha dejado abierta la caja de herramientas?

Respecto a lo molón de la peli, la casquería y los cenobitas, las escenas de sangre se ven demasiado postizas. Es lógico, eran otros tiempos, aún así la reconstrucción progresiva de Frank y la escena final, el final de este, logran convencer bastante. Todo lo contrario que el bicho grande que aparece persiguiendo a Kirsty en una escena donde se aprecia perfectamente una de las ruedas de la grúa. En cuanto a los cenobitas, aparecen tímidamente y apenas podemos disfrutar del misticismo que despide esa gente deformada y vestida con largos trajes de cuero negro…

Afortunadamente, en la secuela podremos saber más sobre esta gente y sobre el infierno apenas presente en esta entrega.

Pero de eso hablaremos en el próximo capítulo…

Artículos relacionados