Final Fantasy VII: Advent Children (ファイナルファンタジーVII アドベントチルドレン)

Un par de años después de la caida de Jenova (con J) y de que Cloud acabara con Sephirot gracias a las horas que millones de freakis pasaron con un mando de Playstation pegado a las manos, Midgard (no, no es lo de los vikingos) esta devastado y hay gente que tiene geoestigmas por movidas del Lifestream, una especie de bifidus activo que vive en la tierra y que un dia se volvió loco. Tres hermanos super poderosos infectados por el geoestigma deciden secuestrar a todos los niños de Midgard afectados por el mismo problema y formar una especie de secta cuyo objetivo es la resurrección de Jenova.

A partir de ahí, batallitas y peleas son las excusas para hacer reaparecer a los personajes del videojuego haciendo las delicias de los seguidores de la saga. Poco puedo decir en contra de la magnífica animación de la que es capaz la gente de Square Enix. Aun así cometen dos errores a mi juicio. Se cae, frecuentemente, en la ostentosidad de la acción como si no supieran que meter cinco saltos, siete tirabuzones y veinte mandobles de espada en tan solo un segundo de metraje puede resultar un tanto confuso y estresante para el espectador. A parte de esta sobreestima de la capacidad del ojo humano para captar acciones vertiginosas, el segundo error que cometen es que los personajes nunca se despeinan o magullan y sus ropas permanecen inmaculadas en todo momento. Bueno, si le disparan a un personaje en la frente igual sacan un reguerito de sangre. Pero aparquemos en este momento el tema visual, que si, es una pelicula espectacular, visualmente bonita y con una fotografía que te cagas patas para abajo y se la recomiendo a todos los amantes del 3D y copi… digo diseñadores.

Cualquier persona que no haya jugado al Final Fantasy VII, al ver esta película puede sentirse como si estuviera colgando abrigos en una fiesta llena de desconocidos, es practicamente imposible sentirse cómodo al no tener ni pajolera idea sobre la relación de los personajes y su pasado. La trama… bueno, yo apenas vi nada que no haya visto ya en decenas de ánimes. A parte de peleas típicas del Final Fantasy, poco más se puede decir de una película que ha triunfado mucho más que el anterior intento de Square Enix, Final Fantasy: The spirit within, al apelar al sentimiento de nostalgia (o sindrome de estocolmo) de los jugadores de FFVII, a los cuales acabo de abrir la veda de mi cabeza supongo.

Como jugador de los Final Fantasy clásicos de NES y Game Boy, antes que con esta película, me quedo con cierta símpática reflexión en formato flash sobre el universo de Final Fantasy.

Artículos relacionados