9

9_movie_poster1

9 es un muñeco de esparto que despierta en una habitación hecha unos zorros. Cuando sale a exterior descubre un mundo devastado y los únicos supervivientes con los que se topa son 2, otro muñeco como él, y una maquina violenta que los ataca acabando con 9 desvanecido y 2 secuestrado. Cuando despierta, 9 se encuentra en lo que parece ser la base de otros cómo él. Tras entablar amistad con 5, sale al rescate de 2. En su viaje acabará desencadenando un problema mucho más gordo.

¿Que tenemos aquí? Aparentemente una nueva apuesta de Tim Burton, un hombre que no solo pone el dinero sino que su nombre sirve de cebo en un mar de adolescentes con accesorios de Pesadilla Antes de Navidad. Centrémonos en el nombre principal detrás de este número, Shane Acker quien años antes, en 2005, cautivó al señor Burton con el cortometraje en el que se basa la película, de hecho el film es una versión extendida de aquel cortometraje que se llamaba, ¿lo adivináis? 9.

Bien, pues tenemos a un joven al que Tim Burton le ha dejado sus juguetes, incluso a Danny Elfman, para realizar un largometraje. El resultado es un proyecto con muchas ganas y medios pero que deja ciertas lagunas en la historia. El espectador no parará de hacerse preguntas sobre ese mundo apocalíptico para luego irse de vació gracias a un final de resolución un tanto pobre. Es un buen ejemplo de lo mala que puede resultar la idea de explotar un corto que funciona. La película no es aburrida pero se sabe que hay algo que no funciona.
[spoiler]Por el nivel de descomposición de los cadaveres da la sensación de que todo ha pasado muy deprisa, cosa que no tiene mucho sentido.[/spoiler]

Sin duda, lo mejor de la película es la estética del mundo creado por Acker, un planeta Tierra que se detuvo a mediados de los años 30 (¿?) y se ha convertido en una inmensa casa de muñecas para los protagonistas de la historia. El espectador se puede recrear en todo momento en la arquitectura bañada siempre por la luz de un atardecer perpetuo. Tal vez la película hubiese funcionado mejor si, como en el corto, los personajes hubiesen sido mudos. Y no lo digo por desmerecer el correcto trabajo de doblaje de Elijah Wood o Jennfer Connelly, pero parece que aprendieron muy poco de Wall-E.

Concluyendo, 9 es una película amena y entretenida, un gran ejercicio de animación y diseño, pero es una película que se diluye en la cabeza al poco rato de salir del cine. Aún así, por favor Sr. Acker, vuelva a intentarlo.

Artículos relacionados