El mundo vive bajo la tiranía del Emperador Gestahl, el cual se aprovecha de unos seres mágicos y pacíficos llamados Espers, responsables de la existencia de la magia. Gestahl ha logrado combinar magia y tecnología creando máquinas magitek gracias a su consejero mágico Kefka. Por otra parte Terra es una joven esper sometida al emperador, en una misión conoce a Locke, miembro de la resistencia y tras perder el influjo del emperador, se alía con él iniciando una odisea para derrocar a Gestahl. Chan, chan, chaaaaan.

¡Por fin! ¡por fin! Hace mucho que empecé a jugarlo y por fin lo he terminado agregando otro título de la saga a mi bagage de completados. El motivo: Kefka, el malo de Final Fantasy más hijo de puta que han parido jamás los de Square. Sephiroth es una nenaza, Sin es un pececillo, Zeromus una brisa y Necron hace bostezar al lado del malo, malísimo, Kefka, cuya personalidad parece forjada en un culebrón venezolano. Meses y meses he estado atascado en el save point posterior a la batalla final. Por fin lo he dejado atrás y, mientras corrían los créditos finales, me quitaba una espinita.

Pero pasemos a hablar un poco del juego. Muchos piensan “bah! todos los Final Fantasy son iguales”, evidentemente gente que no ha jugado más de una hora en su vida a cualquiera de ellos. Final Fantasy VI, señores y señoras, es un juegazo de tomo y lomo, y no por su jugabilidad ni sus gráficos sino por su historia. Probablemente, si hubiera sido el primero en salir en Playstation hubiese tenido incluso más trascendencia que el posterior título, Final Fantasy VII, encumbrado en el olimpo videojueguil.

Final Fantasy VI ofrece pasajes inolvidables como el del tren fantasma y la historia de Cyan o, sobretodo, la escena de la opera donde Nobuo Uematsu se luce con un aria tremenda, evidentemente poco apreciable con el sonido de los 16 bits, pero ha llegado a representarse en condiciones. Uematsu rubrica una de las mejores bandas sonoras de la saga en este título y, de nuevo, Hironobu Sakaguchi es el responsable de tal magna obra.

Tal vez lo peor sea el punto de inflexión que ocurre en determinado momento del juego en el que ya solo queda prepararse para la batalla final., Eso sí, si algún día decidís jugar, preparaos muchísimo o, de lo contrario, sudareis tinta en el final. Totalmente recomendable, si tenéis algún dispositivo cómodo para emuladores de Super Nintendo o Game Boy Advance, buscad la rom correspondiente, recordad que la versión de SNES, en occidente se llamó Final Fantasy III ya que no se distribuyeron las tres versiones anteriores.

En luen.org
Final Fantasy
Final Fantasy III
Final Fantasy IV
Final Fantasy VII
Final Fantasy IX
Final Fantasy X
Final Fantasy XII

Enlaces relacionados
En Wikipedia
En Final Fantasy Wiki

Artículos relacionados

Portales a la excelencia
Super Mario Galaxy
Bioshock Infinite