God of War III

20100120_00044 Después de ser traicionado por los dioses y aliarse con los titanes, Kratos se encuentra en pleno monte Olimpo buscando su venganza definitiva a lomos de la titánica Gaia. Por desgracia para él, Gaia acaba por considerarle un estorbo y el espartano vuelve a dar con sus huesos en el reino de Hades. Escapar de allí será el principio de un ajuste de cuentas de grandes dimensiones.

Hace poco volví a disfrutar de «God of War» y «God of War II«, en la versión remasterizada para Playstation 3, de «God of War: Chains of Olympus» en mi PSP y he llegado al culmen de la saga al completar «God of War III«, el título más esperado desde que la tercera Playstation salió al mercado. Así, a bote pronto, podría decir que la industria tiene un nuevo baremo.

El final (o no) de la saga de Kratos es el mejor juego, de la actual generación, que he tenido la oportunidad de jugar. Vale, es un título que no es perfecto, pero la dedicación artesanal de los desarrolladores se nota en todo momento. Gráficamente es inmenso, el uso de las texturas es magistral, ¡cojones, que se ven hasta los poros de la piel de Kratos! La banda sonora recoge piezas de las anteriores entregas, pero es igual de épica. La jugabilidad es sublime y el nivel de violencia… ¡extraordinario! Solo hay que ver como Kratos, chopadico de la sangre de sus enemigos, lacera a un minotauro o le arranca la cabeza a un dios a pelo. Vamos, que uno empieza a pensar que Kratos es de Bilbao.

god-of-war-iii-013

Y después de esta eyaculación de elogios, vamos a los peros (que no perros, pero ladran igual). Lo mismo suelto algún spoiler, lo mismo no, ya veré según escriba. Mientras estamos jugando no nos cabe la menor duda de que estamos ante un gran juego, sin embargo no deja de ser más de lo mismo: saltos, bichos, bichos mas grandes, saltos, palanca, saltos, bichos, dios y asín sucesivamente. Hey, pero nos gusta, a pesar del momento «Guitar Hero«, el momento «Echochrome» y ese homenaje (¿plagio?) a cierta escena de «Max Payne«. La innovación queda patente a la hora de enfocar los combates con los dioses: no hay dos igual y todos son geniales. Los señores de Sony Santa Monica han logrado que la batalla final con Zeus quede grabada con letras de fuego en la historia de los juegos de marcianitos.

Al igual que la entrega anterior, fomenta la rejugabilidad gracias a los artefactos especiales y a los trajes adicionales. Incluye una serie de videos que explican los procesos del desarrollo, etc. En definitiva, que estoy contento de tenerlo en mi estantería. Os dejo con una reseña más currada de mi compañero Raúl de Ps3p.es.

Artículos relacionados