X-Men: Primera Generación (X-Men: First Class)

Erik Lensherr (Michael Fassbender) fue llevado de niño a un campo de concentración nazi. Allí vio como el doctor Sebastian Shaw (Kevin Bacon) asesinó a su madre para estimularle a aflorar sus poderes magnéticos. Años más tarde, en la década de los 60, Shaw ha formado un grupo de mutantes malvados y pretende iniciar una guerra nuclear. La CIA busca entonces la ayuda del profesor Charles Xavier (James McAvoy), experto en mutaciones genéticas que, además, es un mutante con capacidad telepática. Con un enemigo común, Erik y Xavier no tardarán en encontrarse y formar una alianza mutante para la que reclutaran a varios jóvenes de su condición, no solo con el objetivo de reclutarlos, sino de ayudarlos.

Despúes de la floja aportación de Kenneth Branagh al universo Marvel con su película de He-Man Thor, Matthew Vaughn presenta su re-interpretación de “La patrulla X” mostrando el origen de la banda de mutantes más famosa del mundo. El director de la bella “Stardust” viene de tratar el tema de los superheroes en la regulera adaptación de “Kick Ass” pero aquí el invento le ha salido mucho mejor.

Las anteriores películas de X-Men no me gustaron aunque reconozco el trabajo icónico de Hugh Jackman encarnando a Lobezno, el cual hace un cameo en esta. Fassbender y McAvoy no se quedan atrás interpretando a los alters precursores de Magneto y Profesor X. Ambos se rodean de un grupo de actores jóvenes entre los que tienen más peso Jennifer Lawrence (protagonista de la aclamada “Winter’s Bone“), que aquí interpreta a una joven Mística, y Nicholas Hoult que da vida a Hank McCoy. Una de las actrices que levantaban más expectativas en la película era January Jones pero aquí luce más palmito y su talento interpretativo en la película está a años luz del que le dejan hacer gala en la serie Mad Men.

Hubiese preferido ver a la patrulla X original, pero la propuesta es tan buena que uno perdona cualquier analogía fallida con el cómic principal. Me lo pasé en grande viendo “X-Men: Primera Generación“. Cuenta con el privilegio de convertirse en una de las mejores películas del universo Marvel que se han hecho hasta ahora, privilegio que, desde mi punto de vista, cuentan las dos primeras películas de “Spiderman” de Sam Raimi y las pelis de Iron Man.

Artículos relacionados

2 comentarios en “X-Men: Primera Generación (X-Men: First Class)

  1. Pues a mí la peli me entretuvo, pero encontré bastantes cosas que no dejan que acabe de tomármela en serio.

    Los malos son bastante patéticos: desde las escenas del submarino a lo Austin Powers, hasta los secuaces insustanciales. Lo único que salva sus tomas son las actuaciones de Erik (exceptuando la versión niño) y Xavier.

    Tampoco me gustó la relación Xavier-Mystica, que no encontré creíble. Y el rollito “quiérete a ti mismo” de Erik se hace cansino al final.

    El personaje de Bestia prometía, pero de nuevo me faltó trabajo tras «lo suyo».

    Tengo bastantes más detalles (como Rosetta Byrne, la pobre; o las escenas URSS-USA) pero me callo ya que si no parece que no me gustó :P

  2. El caso es que yo me divertí como una niña con la peli.

    La ambientación es muy buena sin ser rimbombante. El diseño de vestuario de los personajes es de superhéroe/superheroína sin que parezcan sacados/as de un puticlub de carretera. (Aunque no puedo decir lo mismo del cartel. January, tú no te mereces eso.)

    Consiguen que Xavier no sea repelente. Que a mi a veces me costaba verle el punto en los dibujos, porque es un tío que te lee la mente y es un poco sabelotodo.

    Y de los tópicos de la guerra fría, pues jo, es que de esto va la peli. Y de todos modos yo cuando la veia pensaba en lo mucho que les gusta tener sucios comunistas como enemigos, y lo bien que se les da encarnar todo el mal en el camarada soviético.

    Y que tengo mono ya de mad men, y de toda la maldad de la Jones. :)

Deja un comentario