Splice

splice_poster3 Clive Nicoli (Adrien Brody) y Elsa Kast (Sarah Polley) son una pareja de bioingenieros que han alcanzado la fama por lograr combinar ADN de diferentes especies para crear animales híbridos. Cuando la farmaceutica que posee los laboratorios pretende cerrar el proyecto, dejando los resultados obtenidos para el estudio de la síntesis de proteínas, Clive y Elsa deciden, por su cuenta, intentar agregar ADN humano. Y lo consiguen.

Hoy voy a ser breve. Splice es una producción de Guillermo del Toro que se encarga de dirigir Vincenzo Natali (“Cube“) de manera correcta. El problema de esta película es que ya sabes que las cosas se van a torcer. No cuenta nada nuevo más allá del tópico del experimento que les sale rana, siendo el mito de Frankenstein la principal referencia. Son esta clase de películas las que encierran la eterna y tautológica moraleja: “los experimentos, mejor con gaseosa“. Lo interesante de la película se queda en el proceso de evolución de Dren (Nerd al revés), la criatura, de la mano de unos Adrien Brody y Sarah Polley bastante convincentes hasta que estalla el conflicto entre ellos cuando la situación empieza a escapar tanto de sus manos como de la credibilidad del espectador.

No estamos ante una mala película, pero es una historia muy difícil de llevar de manera original. Lástima que Natali no lo consiga y se quede estacada en el montón de películas que no pasan de entretenidillas para pasar el rato.

Artículos relacionados

3 comentarios en “Splice

Deja un comentario