Iron Man 2

iron_man_2Tony Stark (Robert Downey Jr.) está de moda después de anunciar a los cuatro vientos que él es Iron Man. Con el ego crecido, se comporta de forma inmadura trayendo de cabeza a Pepper (Gwyneth Paltrow) y a su buen amigo el coronel Rhodes (Don Cheadle). El cacareo de Stark fastidia a su rival Justin Hammer (Sam Rockwell), su rival en la industria armamentística, y recorre todo el mundo. En Rusia Ivan Vanko (Mikey Rourke) planea enfrentarse a Stark como venganza familiar, por el trato que recibió su padre, el cual trabajó con Howard Stark. La aparición de Vanko, con una tecnología similar a la de Iron Man, bajará los humos a Stark y abrirá por todo el mundo, sin exención de polémica, una moda por desarrollar armas capaces de emular las excelencias de Iron Man.

Por fin pude ver el otro día, la secuela de Iron Man gracias a su reciente salida, en algunos países, en majestuoso Blu Ray y a la labor desinteresada de los usuarios en extraer y compartir su contenido. Vamos, que me la bajé y la vi. Y, además, me moló. Partamos de la base de que no decepciona, y eso es mucho. La primera me gustó bastante y esta me ha entretenido y gustado a partes iguales. Eso sí, también hay que verlo como lo que es, un calentamiento previo para el vendaval de películas de superheroes que se avecina y culminará en una producción sobre «Los Vengadores» orquestada por un Nick Fury, en versión mothafocka, interpretado por Samuel L. Jackson. Precisamente el agente de S.H.I.E.L.D. se pasea por Iron Man 2 junto a una agente Viuda Negra encarnada por la presencia testimonial de Scarlett Johanson, digo testimonial por lo poco que aporta.

No se que pasa que, después de ver «El Luchador«, uno se toma en serio cualquier chorrada que haga Mikey Rourke. El tío convence como Vanko e incluso consigue parecer un personaje simpático que contrasta bien con el personaje interpretado por Sam Rockwell (magistral en «Moon«), un multimillonario «culo-veo-culo-quiero» que se pasa la película teniendo berrinches. Don Cheadle retoma bien y mejor el papel de Rhodes, abandonado por Terence Howard por desavenencias monetarias. Y, bueno, Robert Downey Jr. interpreta el mismo papel que en todas sus últimas películas. Ya no sabes si es Tony Stark, Sherlock Holmes o, simplemente, él mismo. Pero sea lo que sea lo que hace, lo hace bien. Me hizo gracia ver que el papel de Howard Stark estuviese interpretado por John «Roger Sterling» Slattery, un hombre atrapado en papeles vintage.

Las películas de Iron Man han devuelto mi fe en el cine de superheroes después de que Sam Raimi consiguiera cargarse una prometedora trilogía con «Spiderman 3«. Esperemos que las próximas «Thor» y «Captain America: The First Avenger» estén a la altura.

Artículos relacionados