Chatroom

chatroomSi, si, si. Ya tardaba en analizar las pelis que he visto en Sitges y se me esta yendo el santo al cielo así que voy a intentar escupir aunque sea en plan express.

La primera película de la que voy a hablar es Chatroom, una producción británica que decidió confiar la dirección a Hideo Nakata, un señor que en 1999 tenía hablando a la gente de una peli sobre una cinta que, si la veías, a los 7 días te salía una japonesa por la tele y la liaba parda. Estoy hablando de «Ring», y posteriormente realizó la tampoco desdeñable aunque similar «Dark Water».

En un principio puede parecer un truño y de hecho tiene un triste 5.5 en imdb. Pero no os creáis una mierda. La peli mola. ¿Que de qué va Chatroom? Trata de un grupo de personas reunidas en una sala de chat por un pobre diablo, interpretado por Aaron Johnson (el prota de Kick Ass) con el coco desviado por asuntos familiares. El chiquillo, aburrido, decide jugar con las personas que han entrado en su peculiar club, indagando sobre sus debilidades y empujándoles a tomar decisiones equivocadas. Incluso llegando a sugerir el suicidio.

La recreación metafórica de internet como un hotel destartalado es original y muy interesante, un acierto total de los guionistas que han sabido sobreponerse a la lacra de pelis que tratan sobre colgados de internet. Chatroom es una peli coral basada en una obra de teatro y se nota bastante en la manera intimista de tratar la relación de Aaron con sus compañeros, en especial con Eva (Imogen Poots) y Jim (Matthew Beard), ambos actores estupendos por cierto.

La película me mantuvo en vilo y tensión durante gran parte de la película, en particular el último tercio. Probablemente llegue a nuestras pantallas, en caso de hacerlo os la recomiendo.

Artículos relacionados