The-Social-NetworkEl libro «Billionarios Accidentales«, de Ben Mezrich, interesó lo suficiente al director David Fincher como para ponerse a hacer una película sobre facebook junto al guionista Aaron Sorkin. Aunque, bien mirado, «La Red Social» no es una película sobre facebook sino que es una película que toma la popular red social como excusa para contarnos una historia sobre dinero y la perversión ética que provoca el éxito empresarial. Mas o menos.

Uno de mis principales temores a la hora de ver la película era el de encontrarme el estereotipo de informático cinematográfico, con sus pantallitas brillantes y letras corriendo a tutiplen por la pantalla proporcionalmente a un vertiginosa velocidad de tecleo. Pero no, encontramos a un Mark Zuckerberg (Jesse Eisenberg) con su KDE 3.x, trabajando bajo consola en scripts en php y perl; y usando Konqueror como navegador. ¡Bien! Por fin una película muestra algo real. Aunque no muestra apenas a nivel técnico. En esta película se han enfocado en la creación de un empresa a partir de una idea que hubiese tenido alguien tarde o temprano. Al fin y al cabo facebook no deja de ser una evolución de otras redes sociales como MySpace o friendster.

La película esta bien narrada pero su planteamiento no es nada original. Es decir, la historia se desarrolla a modo de flash-backs a medida que avanzan los litigios contra Zuckerberg, como en una de muchas TV movies de juicios que ponen a la hora de la sobremesa. Eso si, con mucho presupuesto. Fincher únicamente se desquita mostrando su pericia cinematográfica en una escena muy currada (la regata) pero que, precisamente esa escena, no aporta absolutamente nada a la historia, cuyo total mérito es de Aaron Sorkin.

Por otra parte, muy bien Jesse Eisenberg interpretando a Zuckerberg, así como Andrew Garfield a Eduardo Saverin. Eso si, sigo sin creerme a Justin Timberlake como actor, igual como millonario farlopero tiene un pase pero no creo que haya necesitado ninguna escuela de interpretación para ello.

Concluyendo, La Red Social esta bien pero no merece todo el bombo que le están dando. Está muy lejos de ser una película del mismo David Fincher que dirigió las magistrales Seven, The Game, El Club de la Lucha y Zodiac. Aún así es mucho mejor que su anterior película, ese bodrio titulado El curioso caso del Benjamin Button. Que su próximo proyecto sea un remake (la primera película de la saga nórdica Millenium) ya no dice mucho a favor de su, cada vez más diluida, reputación de director de culto.

He dicho.

Artículos relacionados

Splice
Chatroom
The Final Girls