the-walking-dead-posterRick Grimes (Andrew Lincoln) es un oficial de policía que cae herido en un tiroteo. Tras semanas en estado comatoso, despierta en el hospital para descubrir que el mundo se ha convertido en un lugar desolado repleto de cadáveres que deambulan buscando un trozo de carne que llevarse a la boca. Aturdido por la situación Rick, emprenderá la búsqueda de su familia encontrándose por el camino a varios supervivientes.

Del sensacional Frank Darabont (Cadena Perpetua, The Mist), nos llega esta adaptación televisiva del cómic homónimo de Robert Kirkman (publicado en nuestro país bajo el título Los Muertos Vivientes). La serie viene acuñada por AMC, que se esta convirtiendo en «la nueva HBO» gracias a la fama y reconocimiento que han alcanzado sus series Mad Men y Breaking Bad. Todo el mundo se está deshaciendo en halagos aThe Walking Dead. Desde el primer episodio su popularidad ha sido extraordinaria avalada por los críticos y público. Y estamos hablando de una modesta temporada de seis capítulos.

Si uno se ha leido el cómic (yo me leí el primer tomo), uno ha de saber cuando cambiar el chip a la hora de ver The Walking Dead, que viene a ser en el segundo capítulo. Hay diferencias bastante significativas e indicios de que la serie seguirá su propio camino, como otras series populares que han sido adaptadas (véase el caso de Dexter o True Blood). Esta propia identidad que logra elaborar en tan pocos capítulos, hace esta serie, si cabe, todavía más grande.

the-walking-dead-episode-2

Esta escena ya es un clásico de la televisón

The Walking Dead retoma la «elegante» figura del zombie clásico, el creado por George A. Romero; el que no corre, salta o baila claqué en beneficio del espectáculo fácil. Aunque aquí, los zombies son una excusa para desarrollar el drama, la angustia y los sentimientos, llevados al límite, de los protagonistas cuando el mundo se está yendo al garete. Tan sólo el segundo y mejor episodio de la temporada, titulado «Guts» («Entrañas»), se podría equiparar al concepto de película de zombies a las que estamos acostumbrados, manteniendo un alto grado de tensión. El episodio más flojo, que no malo, de la temporada ha sido el sexto y último, «TS-19«. De ese capítulo cuesta creerse lo extremadamente fortuito y oportunista de la situación. Repito que no es malo, pero poco aporta a las situaciones elaboradas anteriormente.

Actoralmente, la serie es extraordinaria. El actor británico Andrew Lincoln, confesó que lo mas difícil del rodaje fue simular el acento americano para interpretar a Rick. Pero aunque la historia se centre más o menos en Rick, esta es una serie coral con muchos personajes y hay secundarios que brillan más que los supuestos personajes principales, es el caso del de Daryl Dixon, el redneck interpretado por Norman Reedus, y del de Glenn, el repartidor de pizzas de ascendencia coreana al que da vida un practicamente neófito Steven Yeun. En los papeles femeninos el más destacado es el de Andrea, fruto del buen trabajo de Lauri Holden, por lo menos llama más la atención que el de Sarah Wayne Callies que interpreta a Lori, la mujer de Rick.

Damas y caballeros, estamos ante la serie del año. La única que ha sabido retorcer mis entrañas y dejarme mal cuerpo, episodio tras episodio. Levantémonos pues de nuestras butacas para dedicarle un inmenso y sonoro aplauso a The Walking Dead.

Artículos relacionados

Sherlock
Doctor Who: A Christmas Carol
The Sarah Jane Adventures (1ª Temporada)