Andreu en el país de las pataletas

Esta semana ha venido marcada por la «polémica» suscitada por la entrevista que Andreu Buenafuente le realizó a la chunga de la Sinde en su programa. Al día siguiente, twitter, blogs, meneames y otras leches en vinagre estaban indignados con Andreu porque no le había apretado las tuercas respecto a la polémica, e injusta y mierdosa, ley aprobada recientemente. Le han llamado de vendido y pelota para arriba pasando por «catalán de mierda». ¿Nos hemos vuelto locos? ¿Que esperaban que hiciera el cómico? ¿Que la atara a la mesa y le introdujera un cactus por cada uno de los orificios de su cuerpo mientras exclama «¡Eres mala!¡Eres mala!»? ¿Que invitara al público a lincharla en directo? La verdad es que me he quedado ojiplático leyendo, a lo largo de la semana, comentarios al respecto, criticando a Buenafuente por dar a la invitada (que no secuestrada) un trato cordial. ¡Ojo! Que (la Sinde) se merece todo mal y se merece una traición, eso esta más claro que el agua. Pero así no. He llegado a leer incluso que la entrevista la debería haber hecho Jordi Evolé… ¿acaso no saben quién es el jefe del follonero? Hay que ser muy idiota para tirarse piedras en el propio tejado y «Buenafuente» no es «Los desayunos de la 1», no lo presenta Ana Pastor. Un programa de humor no es sitio para debatir medidas ni arreglar el mundo.

Total, dadme pan y llamadme tonto. Para mi, lo peor que ha hecho Buenafuente esta semana es afeitarse la barba, que esta muy feo.

Artículos relacionados