La verdad es que desde que habilité el Japan Rail Pass no tengo demasiado tiempo para escribir aquí, a excepción de lo de Rocky Horror pero es que eso lo tenia que contar de ipso-facto.

Recapitulando, estos dias estuve en Kobe, Tokyo y Kamakura antes de volver a Nagoya.
Ahi va la crónica.

KOBE

No pensé que fuera una ciudad tan bonita, Kobe es otra de las ciudades que me han enamorado inmediatemente, a pesar de haber conocido solo 1/4 de la ciudad al estar solo un dia.
La ciudad ha pasado epocas duras durante el siglo XX. La ciudad, como muchas otras, fue arrasada por la artillería estadounidense durante la WWII y, por si no fuera bastante, un fuerte terremoto devastó parte de la ciudad a finales de siglo. Kobe sirvió de escenario para la historia de Hotaru no Haka (La tumba de las luciernagas), libro adaptado al cine de animación por el estudio Ghibli.
Kobe también tiene Chinatown, aunque más pequeño que el de Yokohama, es mucho más barato y animado. Paralelo al barrio chino (que no de güarrillas) se encuentra la zona comercial más importante de la ciudad en un amplio, largo y precioso shoutengai. Caminando por ese shoutengai, me encontre con el edificio de la rama musical de YAMAHA, un complejo de nada más y nada menos que de 7 plantas dedicadas exclusivamente a la música. A parte de maravillarme con el complejo, aproveché para comprarme un afinador de guitarra, una pua de Judy And Mary y el ya mencionado libro de tablaturas de este grupo. Despues visité el templo de Ikuta y estuve paseando por la zona mientras anochecía. Al volver a la estación, en la plaza de enfrente, varios grupos indies actuaban y vendían sus maquetas rodeados de jóvenes que escuchaban con atención. Me pareció maravilloso que la ciudad tuviera un espacio así. Podeis descargar un video para que lo veais:

Música callejera en Kobe VCD-MPG

TOKYO

Aunque en el artículo de Rocky Horror Pink Show cuento lo más destacado, durante el dia estuve paseando por Ikebukuro con Junko tras comer delicioso “shabu shabu sukiyaki”. Despues, lo dicho, Shimbashi, glamour, frikismo Kabuki-chou, yakuza y mas frikismo, para acabar dormido en el sillón de la cabina de un cyber de 24 horas. Os cuento, los cybers de allí van por cabinas y cuestan 1400 yenes la noche, tienen duchas, libreria inmensa de manga, peliculas, videojuegos… vamos como los de España

KAMAKURA

Tras dormir escasas horas en el sillón del cyber durante la mejor noche que jamás he pasado en Japón hasta el momento, abandoné el local a las 8 de la mañana para comprobar que aun había un poco de actividad en el distrito de la perversión. A esas horas de la mañana todavía recibía ofertas de transacción sexo-dinero “Massejii, massejii san sen en desu yo, kimochi desu yo” y yo, claro, mentía “Iranai, iranai! (No lo necesito, no lo necesito)“. Me dirigí a la estación central de Tokyo donde se me ocurrió la idea de aprovechar la mañana e ir a Kamakura. Quería ver el mar. Tras un viaje cabeceando en el asiento del tren, llegue a la pequeña ciudad costera famosa por sus templos y la estatua de buda más grande del país. Hacía un dia estupendo y yo estaba zombie perdido, siguiendo el mapa me puse a caminar hasta la playa. Me tomé un cafe antes de pisar arenas de costa nipona, la marea estaba baja asi que habian algas esparcidas por toda la arena, una de las actividades de los lugareños de Kamakura es la recolección y tratamiento de las algas para su posterior uso culinario.

Pasé practicamente toda la mañana paseando a lo largo de la costa reconociendo los escenarios de Koibumi, pensando “AH! aqui es donde fulanito va corriendo en busca de menganito.” y cosas así. Vamos, turismo friki. Pero, para turismo, el que había en el interior de la ciudad. Daba autentico agobio y asco pasear por las calles plagadas de alemanes, ingleses, americanos, españoles, coreanos y, por supuesto, japoneses. Entré en el recinto del Daibutsu (Gran Buda) tras unas cuantas fotos, mi cansancio por la noche anterior y mi agobio ante tal circo me empujaron a apresurarme hacia la estación donde cogi el tren de vuelta a Tokyo.

TOKYO (Reprise)

Tras llegar, aproveché para ir al barrio de los frikis, Akihabara, pero yo tenía claro donde iba: Bless, una tienda donde se pueden encontrar los CDs y DVDs a un precio magnífico. Me hice con lo último de aiko, yuki, el DVD de AKFG y el disco de 175R que incluye esa canción que siempre me recordará los buenos ratos en aquel karaoke de Hiroshima: Sora ni utaeba. (^-^)
Me volví a Nagoya en el Shinkansen leyendo el numero 1 de Beck que me habia comprado para amenizar el viaje.

Esa noche dormí como un bebé.

NAGOYA (delafantasia)

El otro día había quedado con Mayumi para ir con ella y su amiga Shinobu, a pesar de la horrible lluvia, a delafantasia, un recinto ferial abierto aprovechando el tirón de la ciudad con la Expo. Allí fuimos a The art of Star Wars, una exposición enorme de trajes, maquetas, bocetos, dibujos, carteles inéditos y demas pijadas sobre las películas de la saga haciendo especial hincapié en el inminente Episodio 3. Lástima que no dejaran hacer fotos. Tienen un Jabba, un Cheewbacca y un Pod Racer (Pod Racers were cool) de tamaño real. Realmente interesante para los aficionados a la saga.
Despues fuimos a Cosmo Theather donde se exhibe obra y milagros de Osamu Tezuka a parte de una proyección en la boveda del planetario sobre Tezuka y su mensaje sobre respetar la vida y el planeta acompañados de música clásica e imagenes de sus obras más conocidas. Por supuesto Astroboy (en la foto) no podía faltar. Después nos dimos una vuelta por el Pokemon Park un parque temático sobre los Pokemon donde la atracción principal es la enorme noria de pokebolas. Lastima que no valiera la pena montar con el cielo cubierto por las grises nubes y la cortina de agua. De todas formas me lo pase bastante bien. Luego nos fuimos a cenar verdadera comida china.

Tras eso poco he hecho… el mal tiempo sigue en Nagoya y mañana me voy a un concierto privado de UA gracias a Shinobu. (^-^)

Artículos relacionados

De vuelta
Jugando 2012