Ju On Shiroi Roujo (呪怨 白い老女)

Fumiya (Hiroki Suzuki) es un repartidor de pasteles a domicilio. Cuando tiene que ir a hacer una entrega a la residencia de la familia Isobe se encuentra con toda la familia asesinada. Años más tarde Akane (Akina Minami), sensible a los espíritus, ve a la pequeña de los Isobe, Mirai (Chinami Iwamoto), durante una sesión de espiritismo. De pequeñas, ella y Mirai eran amigas. El día del asesinato, el padre de Akane desapareció misteriosamente. La joven recuerda sus visitas a la casa de Mirai y sobretodo al tío de esta, responsable de la matanza y quien la tenía sometida. Akane siente la traza de maldición que todavía perdura.

«Ju On: La anciana de blanco» es la película hermana de «Ju On: La chica de negro«, realizadas para conmemorar el aniversario de la saga, aunque ambas conservan identidad propia. Dirigida por Ryuta Miyake, esta entrega de la franquicia arranca bastante bien, con el fragmento de Fumiya, pero va perdiendo fuelle. El lapsus temporal en la historia es más raro de lo habitual en esta serie de películas ya que confunde bastante la mezcla de fragmentos separados por varios años, incluso algunos no sabes en que linea temporal ubicarlos. Otro problema que tiene esta corta película es la elección del fantasma: una vieja de blanco con un balón de baloncesto en las manos. Un WTF en toda regla que da más risa que miedo.

En fin, está entretenida de ver pero no tiene gran cosa. La entrega de «La chica de negro» me gustó más.

Artículos relacionados