Mutant Girl Squad (戦闘少女 血の鉄仮面伝説)

Rin (Yumi Sugimoto) esta a punto de cumplir 16 años cuando de repente comienza a experimentar cambios en su cuerpo que no son ni el pecho ni el periodo, pero igualmente habrá sangre de por medio. El mismo día de su cumpleaños, su padre le revela que él es un mutante y que la cosa viene de familia. En ese momento el departamento anti-mutantes irrumpe en su casa asesinando a los padres de Rin. Esta despierta su mutación llevada por la ira y provoca una masacre. Descastada y moribunda, Rin da con Kisaragi (Tak Sakaguchi) y con su discípula Rei (Yuko Takayama). Kisaragi es el lider de Hilko, una organización de mutantes dispuesta a pelear contra aquellos que amenacen su existencia. El entrenamiento de Rin será muy duro pero encuentra en Yoshie (Suzuka Morita) una buena amiga dentro del grupo.

Seguimos con el gore japonés (esto no se para) de la mano de Yoshihiro Nishimura y Noboru Iguchi, esta vez acompañados por Tak Sakaguchi. La cinta protagonizada por una trinidad de jovencitas mutantes puede resultar atractiva para el público masculino pero sin duda es la película más floja de las comentadas en el blog hasta el momento. No tiene el cadencia de Tokyo Gore Police, ni la originalidad de RoboGeisha, ni la frescura de The Machine Girl. Por momentos aburrida, posee alguna que otra imagen desternillante (como la visión de la tarta de cumpleaños «voladora») pero la mayoría de propuestas son demasiado forzadas. Parece una película echa a sabiendas de lo que quiere un público que se conforma en sangre y chicas, todas ellas modelos por supuesto. El bizarrismo japonés es divertido, pero mejor si se utiliza sin aleatorizar. Ni siquiera es destacable la participación de Naoto Takenaka.

Lo dicho, al igual que las otras si las recomendaría para diversión y jolgorio, esta es bastante prescindible. No se si el público de Sitges 2010 la disfrutó cuando se proyectó.

Artículos relacionados