¡Por fin! Ya tengo mi Squier Affinity Telecaster.

Al final la escogí roja porque la butterscotch blonde era más cara. Una guitarra buena, bonita y barata.

Pero ya se sabe que el habito no hace al monje a ver si logro hacer que suene bien.

Artículos relacionados

El camino de las lágrimas
Back on track