La Era del Diamante: Diario Ilustrado para Jovencitas (The Diamond Age: Or, A Young Lady’s Illustrated Primer)

John Percival Hackworth es un ingenierio que recibe el encargo por parte de Lord Frinkle-McGraw. El objetivo es el de crear un libro capaz de educar, de manera adaptativa, a la hija de este. Orgulloso del resultado conseguido, Hackworth pretende realizar una copia no autorizada, para su hija Fiona, con la ayuda de un hacker al que llaman Doctor X. Con la copia en sus manos, es atacado de regreso a casa y el libro es arrebatado por Harv, un pillastre de clase baja que le regala el libro a su hermanita Nell. El manual establecerá conexión con la pequeña y los conocimientos otorgados marcarán el crecimiento de Nell de manera asombrosa.

Este libro con título tan largo ha sido mi introducción a la literatura de Neal Stephenson y debo confesar que me ha llevado muuucho tiempo leerlo. Lo cogía a épocas y acababa arropado por polvo en la mesita de noche, no en vano son 667 páginas. La primera parte de la novela se hace bastante densa y los hechos relevantes se diluyen en descripciones exhaustivas que tal vez demuestren que no soy lo suficientemente nerd para empatizar con el autor. Eso si, una vez empezada la segunda parte del libro no me ha costado demasiado digerirlo, concretamente el interés por lo narrado comienza con el viaje de Nell quien, junto a su hermano, se escapa de casa y comienza a hacer uso de la sabiduría impartida por el manual.  Los episodios del libro se intercalan con los del manual de Nell en sí, la mayoría cuentos muy interesantes, sobretodo a partir de las peripecias de la princesa Nell en el Castillo Turing. El último tercio del libro, con su trepidante final, es digno de una película de Satoshi Kon. Destacaría también la compleja labor del autor de tejer la sociedad en la que se desenvuelven los personajes.

Interesante libro, premiado con los premios Hugo y Locus en 1996 aunque se quedó en las puertas del Nebula. Ahora no se si me atreveré con el Criptonomicon

Artículos relacionados