[Sitges 2011] Scabbard Samurai (さや侍)

Erase una vez, un samurai llamado Kanjuro Nomi (Takaaki Nomi) que perdió a su esposa debido a una enfermedad y, de la tristeza, abandonó la espada dejando su vaina vacía. Al abandonar su deber, su señor feudal enseguida lo puso en busca y captura. El samurai estaba continuamente huyendo con la única compañia de su hija, Tae (Sea Kumada). Finalmente logró ser capturado pero el señor feudal le dió una opción para salvar su vida. Tendría que hacer reir a su hijo, el joven príncipe, el cual padece de extrema tristeza tras la muerte de su madre. Si no lo conseguía en treinta días, el mismo tendría que hacerse el hara-kiri.

Tal vez no ha sido la mejor película de Sitges 2011 pero si una de las grandes, una gran sorpresa. Por lo menos ha sido la única que ha conseguido que el que suscribe se ria a carcajadas y, a la vez, que le invadiera la llorera. «El samurai sin espada» es un cuento simple sobre un hombre que ya no sabe como seguir adelante, que ha perdido al amor de su vida… y aún así tiene la forzada tarea de hacer reir. Sus intentos no son muy fructíferos con el príncipe pero si con el público. Takaaki Nomi es un excelente clown que consigue que nos riamos de sus fracasos. Todo un augusto con un payaso blanco excepcional, la pequeña Sea Kumada, la única que carga estoicamente con la situación. Sencillamente magnífica la niña, que tiene que lidiar con un padre lleno de desidia y unos guardias, interpretados por Itsuji Itao y Tokio Emoto, que acaban empatizando con su prisionero en un invertido síndrome de Estocolmo.

Divertida, emotiva, absurda… pero sobretodo un gran ejercicio cinematográfico de Hitoshi Matsumoto, a la dirección y escritura de la película, su tercera. No he visto las anteriores pero  ya las he agregado a mi lista de prioridades. Seguramente esta película no llegará jamás a nuestras salas. Una lástima. Tras deambular por varios festivales con éxito, y no es para meno, el més que viene la película llega al mercado doméstico nipón y podremos «conseguirla» por los medios «habituales», ya os avisaré por twitter.

Ays, que bonita es. De momento os dejo otra reseña de la película en El Pozo de Sadako.

Artículos relacionados