Jugando 2012

BorderlandscoverHola niños y niñas. 2012 se ha ido y, aunque el blog esté en hiatus raruno, me gustaría dejaros constancia de la actividad gamer que he tenido este año. No he tenido mucho tiempo para jugar y mucho menos para hablar de juegos, sino que se lo digan a los compis de Blogocio, pero aquí os dejo lo que recordaré de este año, que nos acaba de dejar, en materia jugona. Cabe matizar, por si no ha quedado clarito, que no estoy realizando un balance de los juegos lanzados en 2012, sino de mi propia experiencia subjetiva (con la plataforma indicada entre parentesis) con los títulos que he jugado.

Empezare mencionando los juegos más absorbentes del año, aquellos que han tenido la capacidad de fascinarme hasta el punto de robarme todo el tiempo disponible para el ocio digital.  El año empezó con mis incursiones en las instalaciones de Aperture Science gracias a Portal 2  (Steam), toda una obra de arte de los chicos de Valve que activó mis neuronas para ponerlas al servicio de Chell en su empeño por dejar de ser un conejillo de indias. Maldita ciencia. No solo me pasé este sino que después me entraron las ganas de pasarme el primero otra vez y lo hice, pero en esta ocasión en Steam.

Cole's_faceDespués le llegó el turno a Cole McGrath, el protagonista de la saga inFamous, con la genial secuela inFamous 2 (Playstation 3) y su aventura en formato descargable inFamous: Festival of Blood (Playstation 3). Fantástico trabajo de Sucker Punch que hizo que quisiera exprimir hasta el último trofeo de estas exclusividades de Sony. Al igual que el título original, InFamous 2 ofrece experiencias diferentes según las decisiones morales que tomemos convirtiendo la re-jugabilidad en una de las mayores bazas de este título sandbox.

Sin duda, el campeón del premio de roba-tiempos se lo lleva Borderlands (Playstation 3) que ha amenizado mi verano como pocos. Con la secuela en el mercado, no había echado mano a este título del 2009 hasta este año y es motivo de auto-flagelación perpetua. El formato RPG llevado a la experiencia básica del FPS y un modo multijugador excelente me ha llevado también a tirarme calurosas horas disfrutando de su bonita estética cómic por las áridas tierras del planeta Pandora (pero este Pandora si que mola) exprimiendo trofeos, repitiendo campañas y repartiendo a diestro y siniestro. Algo me dice que, esta vez, no tardaré en hacerme con la secuela.

ac3Los otoños para mi tienen un nombre especial: Assassin’s Creed. La saga de Ubisoft es la única que sigo y disfruto de sus juegos desde el día de lanzamiento, además este año tocaba cambio de número en el juego. Con carpetazo dado al renacimiento y a la vida de Ezio Auditore, Assassin’s Creed III (Xbox360) llegaba para contarnos la revolución americana de la mano de un nativo, Connor. La habitual  mecánica del juego con ciertos añadidos es suficiente para no decepcionar a los seguidores de la serie AC, pero el ambiente colonial carece del encanto de los atardeceres encaramados sobre cualquier puto alto de la ciudad de Florencia. Assassin’s Creed II sigue siendo el rey.

Mención especial requiere otro título que ha hecho méritos para ser el motivo de mi procastrinación casera ante el ordenador. Y es que Minecraft  puede parecer una chorrada, pero la inmensa comunidad de gente aburrida hace que quieras pasear por servidores de todo el mundo, observando las maravillas arquitectónicas que resultan de combinar tiempo libre y un montón de cubos. Incluso hay quien ha recreado el universo de Juego de Tronos en un servidor. Hay que asumirlo, jugar a Minecraft solo es bastante aburrido.

e223_uncharted_3_drakes_fortune_0También 2012 ha tenido sitio para las decepciones. Probablemente la mayor de ellas ha sido Dragon Age II, un juego extremadamente muy alejado del estilo de RPG habitual de Bioware. Hablando de RPGs lineales, este ha sido el año en el que me pasé (despues de casi dos años desde que lo empecé) Final Fantasy XIII, en el enlace os contaba mis impresiones. Por otra parte el pequeño, muy pequeño, chasco me lo dió Uncharted 3: La Traición de Drake (Playstation 3). Antes de que empecéis a sacar las antorchas y los tridentes, dejad que me explique. Cuando cogí la tercera entrega de la saga Uncharted, este venía con el título de mejor juego de 2011 otorgado por la mayoría de los medios especializados. Lo que me encontré fue un juego corto con un argumento que no llegaba a la suela de los zapatos a sus antecesores. Eso si, técnicamente es impecable y con un 3D que quita el aliento en determinados pasajes. Sin embargo, que éste pasara por encima de títulos como Portal 2 o el puto Batman: Arkham City (lo estoy jugando actualmente, por cierto) es totalmente incomprensible. Sigue siendo un Uncharted y funciona a las mil maravillas, pero no se merece el trono de oro puro que le han otorgado. Como curiosidad, ¿soy el único que ve parecido entre la mala del Uncharted 3 y Esperanza Aguirre?

El premio de truñaco del año va para Fable III (Xbox360), por parecer una nueva versión del Fable II pero sosa y con un final  mierder. Yo no me vuelvo a acercar a esa saga ni jarto de vino.

gravity_rush-480x272

En el apartado portátil lo más destacado es que me hice con una PS Vita. ¡Bieeen, otra de esas consolas con catálogo paupérrimo! Bueno, igual tiene una o dos joyitas. Concretamente las que he jugado. Uncharted: El Abismo Dorado (PS Vita) llega a sorprender por el apartado técnico y por tener una historia (subjetivamente hablando) mejor que la del Uncharted 3, incluso teniendo como malos a narcotraficantes sudamericanos que se ponen, en sus almacenes, de «motivators» posters de Franco. La otra joya inesperada es Gravity Rush (PS Vita), en especial por la atmósfera creada y su estética cercana al universo Ghibli pero con toque oscuro. La historia es bastante naive, igual que su protagonista, Kat. La jugabilidad puede resultar algo tosca, pero yo he acabado completamente absorbido por el mundo creado por Naoko Sato,  escritor también del primer Silent Hill. La portatil de Sony ha sido también testigo de otra pequeña decepción con Assassin’s Creed III: Liberation (PS Vita), juego coetáneo al titulo de consolas de sobremesas pero con entidad propia, basada en el New Orleans del esclavismo. Posee una mecánica interesante con el tema de los perfiles de Aveline, primera protagonista femenina de la saga, pero la errática historia y bastantes bugs hacen de este juego uno más del monton. ¡Ah! también PS Vita tiene  Touch my Katamari, es un Katamari y mola, no hace falta decir más.

Expliqué por aquí como me fue en la Nintendo 3DS con Super Mario 3D Land y The Legend of Zelda: Ocarina of Time 3D. Poco más tengo que añadir a los juegos completados en la portátil de Nintendo, ya que estoy inmerso en un par de RPGs que requieren tiempo y paciencia. Hablo de Tales of the Abyss y el último y controvertido juego de la saga Kingdom Hearts. Ya os contaré.

Por otra parte, los Humble Bundle periódicos han ayudado a acrecentar mi Síndrome de Diógenes Digital en el catálogo de Steam. Muchos juegos que se compran por que sí. Al menos se hace algo de caridad. Hablando de juegos indie, en Sitges asistimos la proyección del documental Indie Game: The Movie, que tenéis que verlo si o si.

Vaya churro de artículo me ha salido, ¡menos mal que estoy en hiatus! Es más fácil de decir que de hacer, pero a ver si este año hago como mínimo un post al mes de lo que he probado y estoy jugando. Bueno, solo queda decir que feliz 2013 y que juguéis mucho siendo sabios con vuestro tiempo.

150px-Creeper

Artículos relacionados