Tomb Raider (2013)

Day One Web Graphic SkyscraperAdmitámoslo, Lara Croft se convirtió en 1996 en icono de los videojuegos de una manera bastante sexista, sus pechos puntiagudos la auparon en una cresta de fama/infamia cuya inercia se tradujo en una serie de juegos de moderado éxito. Los juegos que protagonizaba no estaban mal pero distan bastante de ser considerados juegos de cabecera y en los que poca gente hubiese reparado de estar protagonizados por alguien diferente.

Intentaron relanzar a Lara con Tomb Raider: Legend pero este continuó siendo un juego del montón, al igual que su sucesor, Tomb Raider: Underworld. Entonces supongo que alguien tuvo la genial idea de hacer un estudio de mercado y ver lo que mola en la decada presente. «¿Y si hacemos un juego de Tomb Raider completamente diferente a lo conocido?«. Espero que le regalaran, como mínimo, una piruleta a quien lanzara esa propuesta.

Hoy en día, y cada vez más, si un juego no tiene una historia más o menos consistente es apaleado por la crítica. El videojuego como técnica narrativa avanza a pasos agigantados (aunque algunos se empeñen en verlos como catálogos de homicidios para jovenes desequilibrados) y detrás de la historia de la nueva Lara Croft se encuentra Rhianna Pratchett, hija del popular escritor británico Terry Pratchett, quien lleva ya tiempo en el mundo de la narrativa en el ámbito videojueguil.

En este Tomb Raider se inicia el viaje como un brillante ejercicio  de empatía hacia el personaje, Lara Croft no es ninguna super heroina y durante las primeras horas de juego la vemos pasar muy putas, realmente sufrimos por las cosas que le pasan continuamente cuando pensamos que ya no puede ir a peor. Es realmente magistral la evolución del personaje desde el principio hasta el final.  Sabemos que es la misma Lara pero, a la vez, el infierno por el que pasa la ha cambiado un huevo y medio.  Este juego es una prueba patente de que el mercado actual de videojuegos pide personajes humanos y no fontaneros histriónicos y rechonchos.

«Si, vale, pero no deja de ser un juego de tiros«, dirá el típico listo. Bueno, si, no deja de ser un videojuego de aventuras que no solo bebe patentemente de la saga Uncharted sino que va más allá y adquiere elementos típicos de la saga de The Legend of Zelda. La conbinación no puede fallar si además le añades un toque de exploración. Vamos, que les ha salido niquelado, incluso el doblaje español es excelente pero  lo volveré a jugar en versión original ya que Lara tiene un acento inglés muy molón.

No voy a comentar el modo multijugador. No todo va a ser bueno en la actual generación de juegos. Me refiero a la decisión de meter con calzador modos multijugador (generalmente desarrollados por terceros, como en este caso) a experiencias claramente de un jugador. Pero, en fin, gustos… colores… y esas mierdas.

Anyway, Tom Raider es de lo mejor de 2013. 9.

 

Artículos relacionados