Me dispongo a volver.

Me dispongo a volver. A escribir. A quitar las telarañas de mi cabeza. A opinar sobre cualquier tontería. Los muebles que una vez deposité aquí, están tan llenos de polvo que he estornudado cuando he entrado y he retirado todas las fotos que mandaba colgar automáticamente, para que vierais que estoy vivo. Añoro reflexionar. Me dispongo a volver, a improvisar, a entrenar, a aprender de nuevo, a ordenar mis pensamientos…

Me dispongo a volver y seguir depositando estos estratos arqueológicos que, en un futuro, me ayudarán a recordar como era.

¿Sigues ahí?

Artículos relacionados