Assassin’s Creed Syndicate, festival de feminismo.

evie2A estas alturas del siglo XXI, el hecho de jugar videojuegos todavía tiene muchos estigmas. Mucha gente aun concibe el videojuego como un juguete o como un entretenimiento banal, lejos de verlo como un medio de expresión. Y, sobretodo, se sigue viendo como una cosa de chicos. La verdad es que es un argumento que cuesta rebatir si echamos un vistazo al panorama. No sería el primero en entrar en un debate que ya se ha hecho, con polémicas incluidas, así que voy a resumir en que la representación femenina en los videojuegos y el desarrollo de estos con el público femenino en mente está en pañales. ¿Se está trabajando en ello? Desde luego (pero no en Japón).

Hace poco que terminé la enésima entrega de la saga Assassin’s Creed. Pero no vengo a hablaros de lo genial que es ni de que se ha convertido en mi segundo título preferido de la saga por detrás de la primera aventura de Ezio Auditore y por delante de las aventuras en el mar Caribe. Vengo a hablaros del sorprendente y agradable carácter feminista de su nueva entrega. Sorprendente porque Ubisoft venía de recibir palos por su decisión de no incluir personajes femeninos en Assassin’s Creed Unity por lo «costoso de animar personajes femeninos«.

La saga no es nueva a personajes femeninos. El notable, y bastante desapercibido, Assassin’s Creed Liberation contaba con Aveline de Grandpré, mujer de color, como protagonista absoluta. Tuvieron que pasar tres años para poder encarnar a otra mujer, a la china Shao Jun, en el primer capítulo de la saga menor Assassin’s Creed Chronicles y, recientemente, a la gran Evie Frye en el título que paso a comentaros.

tumblr_nq10y6mB1y1qcxzu2o4_500

Ubicado temporalmente en la revolución industrial, Assassin’s Creed Syndicate nos cuenta la historia de los hermanos Jacob y Evie Frye, pudiendo controlar a ambos a nuestra elección salvo en determinadas misiones en las que el argumento precisa que encarnemos a un personaje determinado. Existe pues paridad obligatoria entre las misiones principales y se puede escoger entre encarnar a Jacob o a Evie durante las misiones opcionales o la exploración. El carácter de ambos es completamente opuesto. Jacob es temperamental y tonto. Si, es tonto. A lo largo de la trama principal los templarios lo utilizan un par de veces por intereses propios y también es proclive a meter la pata. Sin embargo, Evie es reflexiva e inteligente y el objetivo de parte de sus misiones en el juego es deshacer los entuertos de su hermano. Algo menos torpe es Henry Green, el love interest de Evie en el juego, pero al que también se retrata por debajo de esta. Por si fuera poco el badassismo de Evie, en cierto momento del juego nos trasladamos al 1916 para controlar a su sobrina-nieta, Lydia Frye, igual de badass… y sufragista. Lydia no duda en pedir a Winston Churchill, a cambio de sacarle las castañas del fuego, interceder por el derecho a voto de las mujeres. En el lado de los templarios, los personajes siguen un patrón parecido. Ellos son temperamentales y ellas calculadoras, manipuladoras e inteligentes. La variedad también se nota en los NPCs (Personajes No Jugables) ordinarios. Entre los malos que recorren las calles de Londres encontramos tanto hombres como mujeres. Que no se diga que ser un lacayo sin personalidad es únicamente cosa de hombres.

Para rizar el rizo, hace unas semanas Ubisoft lanzó la expansión Jack The Ripper, en la que la protagonista absoluta es una madura Evie Frye que regresa a Londres, bastantes años después de lo acontecido en el juego, para investigar los brutales y misteriosos asesinatos que asolan Whitechapel y que han derivado la desaparición de su hermano. Si, así es, Evie tiene que salvar el culo de su hermano y enfrentándose al mismísimo Jack el Destripador. Usan pues el rol invertido de la damisela en apuros. En esta expansión destacan las actividades secundarias en las que hay que rescatar a prostitutas de la opresión.  Concretamente, una de estas actividades consiste en parar los pies a abusadores y humillarlos paseándolos por la ciudad para que sean el escarnio de todos.

Aunque la experiencia de juego es prácticamente igual a otras entregas de la saga, con sus pros y bugs contras, se agradece mucho la meticulosidad en la construcción de personajes femeninos alejados de los estereotipos presentados por la industria. El responsable de esto ha sido el escritor del juego Jeffrey Yohalem, autor de otro de los títulos admirados por las videojugadoras, Child of Light, el cual cuenta también con personaje principal femenino.

Esperemos que la saga Assassin’s Creed tome Syndicate como patrón para sus futuras entregas. Como tirón de orejas a Ubisoft, diré que la portada del juego se centra en Jacob dejando a Evie como secundaria. Not cool.

evie

Para los que esperabais una reseña del juego, aquí va:

Me ha gustado mucho. 8,5.

Artículos relacionados