Jo de major vull ser Fermín Jiménez

fermiTodavía arrastrando el hype que me provocó El fill que vull tindre, la semana pasada asistí a este espectáculo de El Pont Flotant, un espectáculo que lleva desde 2013 pululando pero que no había tenido oportunidad de verlo todavía.  El espectáculo viene a ser más de lo mismo a lo que nos tiene acostumbrado la compañía, y no lo digo en el aspecto negativo. En cada uno de sus montajes, el Pont Flotant nos abre una ventana a sus vidas, a sus deseos, a su manera de enfocar la vida y, en esta ocasión, a la manera de enfocar la vida de Fermín Jiménez.

Defendiendo esta propuesta encontramos a Àlex Cantó y a Jesús Muñoz quienes, a lo largo de una pretendida hora y pico, recurren a elementos meta-teatrales para mantener una conversación, hipnótica en determinados momentos gracias a una pelota y a unas palas de playa, sobre lo que les gustaría hacer con su tiempo (de manera incremental) o sobre la manera que tiene cada uno de organizarse, entre otras reflexiones con las que podemos empatizar. Todo ello intercalado con interesantes propuestas visuales y musicales así como con una llamada real al propio Fermín Jiménez para descubrir qué está haciendo, en ese momento, el artista amigo de la compañía.

Amable obra mínima de El Pont Flotant, pero no por ello menos importante. Después de declarar su deseo de ser Fermín Jiménez o el de lo que querrían que sus hijos fueran, espero con gran interés el próximo deseo de la compañía. Bravo.

Artículos relacionados