lnmg2aua2mmudzmnbwew

La tercera película de Marvel Studios centrada en el Capitán America ya está entre nosotros y he sucumbido ante ella, como con las anteriores. Tras el vapuleo que se ha llevado el enfrentamiento de los dos heroes icónicos de DC, muchos tenían en el punto de mira en el evento cinematográfico de la competencia. Sin embargo, la “guerra” entre el Steve Rogers y Tony Stark parece que sí ha convencido a la mayoría. Me incluyo.

Las películas de Marvel ya han llegado a un punto en el que son como una serie, si te pierdes una puede que no te enteres de las razones por las que pasan ciertas cosas o referencias a otras conversaciones. En ese sentido me recuerdan a aquellas acotaciones de los comics con su asterisco seguido del número y coleccción al que hacían referencia.

Partamos del hecho de que Marvel forma parte del imperio Disney. Esta, como todas las del universo cinematográfico de Marvel, es una película de “aventuritas” completamente naive, enfoque que le acerca más al material original y que lo aleja de la pretenciosidad, con la que coquetean Warner y DC intentando forjar su universo cinematográfico, y que tantos dolores de cabeza les está dando. Ojo, que la trilogía de Batman de Christopher Nolan mola mucho, pero no hay más que comparar el éxito y recepción de las ingenuas series televisivas de DC sobre Green Arrow y The Flash con los bostezos provocados por las películas de Zack Snyder para analizar lo que le gusta al público de superheroes. O para sinónimo de superheroes y madurez bien llevados, véase el Marvel-verso de Netflix.

Como me gusta irme por las ramas, una cosita….

SPOILER ALERT: Igual destripo algo, ya te apañaras si sigues leyendo.

No voy a entrar en comparaciones con el arco del cómic referente a la Civil War ya que es inútil, de hecho lo visto en esta película no está nada alejado de lo que escribí hace unos meses. El tratado para la regulación de la actividad de Los Vengadores, después de que Wanda Maximoff la lie parda, es la excusa pero no el desencadenante del enfrentamiento entre Stark y Rogers. El verdadero motivo del festival de mamporros es Bucky Barnes, el Soldado de Invierno. Acusado de un atentado en las Naciones Unidas, Rogers pierde el culo por salvar a su amigo (y único nexo con su pasado tras la muerte de Peggy Carter) de dar con su brazo metálico en una prisión de máxima seguridad. O sea, volvemos al Capi forajido, como en su anterior película, solo que ahora unos cuantos superheroes, liderados por Iron Man, se unen a la caza. De fondo tenemos a un tímido Zemo, muy bien interpretado por Daniel Brühl, orquestando todo esto. Y digo tímido porque al personaje no lo han desarrollado demasiado y se aleja mucho aún del Helmut Zemo que conocemos de los cómics. Esperemos que vuelva bastante crecidito.

Pero hablemos de lo mejor de la película… ¡superheroes! ¿Alguien se imagina a Iron Man con otro rostro que no sea el de Robert Downey Jr.? No, ¿verdad? pues sigamos. La introducción de Black Panther es sencillamente genial, Chadwick Boseman encaja perfectamente como el príncipe rey T’challa y su estilo de pelea es espectacular. Lo mejor ha sido, sin duda alguna, la introducción de Spider-Man en el UCM. Llamadme moñas, pero me emocioné al ver a Spidey junto al resto de Los Vengadores (tiene que haber algo de virtud en emocionarse por gilipolleces ¿no?). Tom Holland despeja todas las dudas y apunta a ser el trepamuros definitivo y ver a Marisa Tomei como May Parker, no resulta tan raro como esperaba. Sin desmerecer a Tobey McGuire y a Andrew Garfield, el nuevo Peter Parker es el mas fiel al cómic que se ha visto hasta ahora al mostrarse como un joven nerd entusiasta y que no calla ni debajo del agua. Por acabar de hablar de “Team Iron Man”, desconcierta un poco todavía el rumbo que pretenden tomar con la Vision y es muy creepy ese rollo stalker al ver como habla con Wanda, aún sabiendo que en el cómic acaban siendo pareja. Por otra parte las motivaciones de Black Widow las veo bastante justificadas así como sus decisiones en el tramo final de la película, teniendo en cuenta que sus mejores amigos estan en el bando contrario.

Chris Evans vuelve a mostrarse como el  Capitán América que todos adoramos, con esos perfectos dientes, pero la introducción de personajes en el “Team Cap” es bastante errática a excepción del núcleo de “bros” formado por Sam Wilson (Falcon) y el propio Bucky. No vi muy necesaria la inclusión de Sharon Carter, como agente de la C.I.A., incluso como love interest del protagonista no da la talla. Hablando de loveWanda me encanta y no se recrea en el victimismo generado en el primer acto de la película, sobretodo por su incómoda situación con la Visión. Elizabeth Olsen está estupenda, me alegro de que no sea como sus hermanas y se haya alejado de las drogas. Para los que no lo sepáis, va a ser un personaje bastante clave en el futuro enfrentamiento con Thanos. No me gustaron la precipitada aparición de Hawkeye y Scott Lang. Especialmente la del último, esperaba más escenas de Paul Rudd, me reí mucho con la película de Ant-Man y aquí lo tenemos… en pequeñas dosis (jojojo). Menos mal que el hombre hormiga se redime con la, literalmente, grandiosa sorpresa que se saca de la manga durante la reyerta.

El último tramo de la película es a la par el más crudo y el peor llevado, para mi gusto. Una vez aclarado todo, el Capi y Iron Man se vuelven a enfrentar por un motivo un tanto insulso y poco reflexivo. Si bien la pelea es la más dura de la película, es la menos necesaria. Al final nos queda un UCM absolutamente revuelto que volverá a coger carrerilla con la sangre fresca del propio Spider-Man y el Doctor Extraño.

La próxima reunión grandiosa será frente a Thanos. Si se acerca lo más mínimo al cómic de Jim Starlin, va a ser la bomba.

P.S. Spi! Spi! Spi-der-man!

 

Artículos relacionados

Thor
[Sitges 2011] Scabbard Samurai (さや侍)
Iron Man 3