Otro año más no me he ido de vacaciones a ningún sitio exótico durante el mes de agosto. He pasado todo agosto anulado por el calor y sus grilletes invisibles, que me mantenían prácticamente inerte en el sofá emanando pereza y sudor. Bueno, me ha servido para descansar muuuucho, leer, jugar, ver series… lo que viene siendo vacaciones de sofá. Aunque también ha habido alguna escapadita a la playa (esperando siempre a que se vaya la gente), hemos visitado sitios de València a los que no concebimos ir durante el periodo lectivo o laboral e incluso nos hemos atrevido a introducirnos en el mundo de la vela. No han sido unas vacaciones envidiables, pero han servido para cargar las pilas. La nochevieja está sobrevalorada, todo el mundo sabe que el verdadero primer més del año es septiembre. 

Toca desperezarse y mover el culo. 

Artículos relacionados

Que poca vergüenza