La imagen puede contener: exterior, texto, naturaleza y agua

Si hay una sala en València que programa siempre la clase de teatro que me gusta, esa es la Sala Ultramar.  Con “Azerbaijan” por lo menos, mantuvo intacta esta convicción. La obra nos planta ante una interesante historia de pareja. No, no me refiero a la sinopsis de la obra. La pareja a la que me refiero la forman la visión de Eva Zapico y el texto de Mertxe Aguilar. Una combinación que no puede ser entendida de otra manera porque, arrancando en un aeropuerto, ambas nos llevan de viaje por la relación entre un ebanista y una bióloga de la manera que solo ellas pueden hacerlo: alejándose de toda convención. Una relación no exenta de astillas y desajustes hormonales con elipsis bien trabajadas gracias a su diseño de iluminación, de Carlos Molina, y su espacio sonoro, creado por Nestor Mir. A parte, dicen que Xavier Puchades también ha metido algo la mano en la dramaturgia. La propia Aguilar interpreta el texto junto a Pau Gregori, ambos de manera tan impecable que a veces me hacían salir del rol de espectador al incorporar la visión analítica del aprendiz.

En el momento de escribir estas lineas, todavía tenéis ocho oportunidades para asistir a este espectáculo en la Sala Ultramar. El 29 de enero se despiden. Id, malditos.

Mas info en http://salaultramar.com/

Artículos relacionados

Sentiments se despide en Alicante
La odisea de "L'Odissea" (I)
[Micro-reseña] Resplandor en la Editorial