Grand Theft Auto: San Andreas

sanandreas-logo.jpg

Tras cinco años viviendo en Liberty City, Carl Johnson regresa a Los Santos tras conocer la muerte de su madre como resultado de unos disturbios. Una vez en la ciudad, su hermano, Sweet, le pone al día y las cosas no pintan nada bien. La banda de su barrio, los Groove Street Families, esta en horas bajas y azotada por la droga. Por si fuera poco, el oficial Tenpenny, un miembro corrupto de la policía de Los Santos, le amenaza con acusarlo del asesinato de un compañero del cuerpo si no accede a hacerle algún trabajo. Carl decide ganar el respeto de su barrio reconquistando zonas de otras bandas. Sin embargo, pronto se verá traicionado por alguien de su propia banda y los acontecimientos le llevaran a abandonar Los Santos. No tardará en conocer, en otras ciudades, a personajes destacados en otras organizaciones mafiosas. Trabajando para ellos, aspirará a conseguir el suficiente poder como para volver a Los Santos y devolver la dignidad a su barrio y, sobretodo, a su familia.

gta-sanandreas-1.jpg

Hace más de un año y medio que me hice con mi copia de este juego de Playstation 2 y por fin lo he finalizado. A continuación os dejo mi review basada en la edición para la PS2.

Grand Theft Auto: San Andreas, clausura la trilogía de la franquicia GTA destinada a Playstation 2, XBOX y PC, sin contar la portabilidad para la segunda de Sony de las entregas destinadas a la PSP. En esta ocasión, Rockstar Games nos ofrece la oportunidad de recorrer no una ciudad, sino todo un estado.

Estrechando el círculo

La saga trata por primera vez el tema de las bandas y mafias afro-americanas e hispanas y lo enmarca arrancando desde la marginalidad que podría ser inspirada por algún film de Spike Lee. Esta vez, el universo Grand Theft Auto, nos situa en la decada de los 90, en un punto intermedio entre los acontecimientos de Vice City y los vistos en GTA III, construyendo, de esta manera, un puente entre ambas. La historia es independiente pero siempre tiene personajes comunes. Y es que en el mundillo de los maleantes todos se conocen. Tras verlos en Vice City. volvemos a encontrarnos con Ken Rosenberg y Kent Paul y la historia nos proporciona algo más de feedback sobre personajes de GTA III como Catalina y Salvatore Leone, incluso Claude, el protagonista, hace algún cameo.

gtasanandreas-1b.jpg

Exprimiendo los 128 bits

El alarde gráfico y técnico de este título lo eleva al podium de los mejores juegos de todo el catálogo de PS2. El equipo de Rockstar reescribió el motor gráfico de Vice City para meterse en el bolsillo al público que había disfrutado paseando por la Miami ficticia. El resultado superó las expectativas y metió en el saco las alabanzas no solo de los usuarios, sino de todos los críticos de la prensa especializada.

No fue el detallado modelado de los personajes lo primero que me llamó la atención visualmente, sino el color y la textura de la imagen. San Andreas goza de un colorido más realista y mucho menos plástico que el de las anteriores entregas. La iluminación, acorde con la climatología facilita una inmersión completa en los escenarios. La modificación de la textura de la imagen según el tiempo, o la velocidad a la que nos desplazamos, es digna de aplauso.

Por supuesto, en Grand Theft Auto, los vehículos tienen mucho protagonismo. Entre coches, motos, bicis, barcos y aviones, el modelado de los más de 200 vehículos del juego es excelente, así como su comportamiento cuando se dañan. Aunque a veces parece que las carrocerías de los coches tienen demasiados reflejos y parece que estemos conduciendo vehículos de cristal.

gtasanandreas-2.jpg

Las tres ciudades con las que cuenta el estado de San Andreas están muy detalladas pero donde realmente me ha sorprendido este juego es en los escenarios rurales. Los bosques y el desierto asombran por su magnitud y realmente se disfruta de paseando por dichos escenarios, incluyendo los pueblecitos que también podemos encontrar. Por lo menos, a mi me han gustado mucho más que las ciudades.

Otra de las cosas dignas de aplauso de Rockstar es que demuestran que, para tener un buen título, no son necesarias escenas de video con CG. Las escenas cinemáticas con el motor del juego bastan y sobran para contar la historia. Evidentemente, el modelado de los personajes supera también a los presentados anteriormente y el efecto «manopla con dedos pintados» no está tan presente. Se mejoran también las expresiones faciales de los personajes incrementando el nivel de interpretación de nuestros sacos de polígonos.

gtasanandreas-3.jpg

El sonido del barrio

La premisa inicial de la banda sonora de GTA: San Andreas es claramente hip-hop y gansta rap por la índole del protagonista. Sin embargo, volvemos a contar con diversas emisoras de radio con las que entretener al jugador. Rock, funky, reagge, house e incluso country se añaden al ya mencionado rap para confeccionar el menú sonoro del juego. La emisora de country, K-Rose, ha sido, para mi, la gran sorpresa y es que es inevitable poner esa música para conducir entre los frondosos bosques del condado e invadir pueblos atropellando a unos cuantos rednecks.

A parte de la música, el juego cuenta con un extensísimo doblaje de extras que ayudan a pincelar las calles con frases fruto de la interacción de estos con Carl o con otros peatones. Por supuesto, para el doblaje principal se reservaron a un elenco de lujo. Samuel L. Jackson, Chris Penn y James Woods, entre otros, se unen los raperos Ice T, Frost y Young Maylay para poner voz a los personajes del juego.

gtasanandreas-6.jpg

Disfrutando San Andreas

La jugabilidad es la misma que en otros títulos de Grand Theft Auto con algunos añadidos. Nuestro personaje, al fin, sabe nadar y el agua no será ningún problema a no ser que nos pasemos buceando. La forma física influye también en el rendimiento de Carl. Visitas al gimnasio nos convertirán en todo un musculitos y aumentaran nuestra resistencia. Por supuesto, si nos ponemos guapos necesitaremos peinado y ropas acordes a nuestro nivel de sex appeal ya que, entre misión y misión, podemos tener citas con alguna novia de las que nos echemos (pero no, no voy a hablar de la controversia del Hot Coffe).

Algunas misiones del juego son desesperantes, sobretodo las de aviación. Pilotar aviones se hace un poco complicado, aunque hay que admitir que, cuando consigues volar con habilidad, los aviones se vuelven vehículos indispensables y volar se torna una experiencia relajante haciendo el mapa de San Andreas no lo bastante grande aunque se hace enorme si vas caminando por el desierto de noche y no tienes ningún vehículo a mano.

A este GTA le veo, también, una pequeña pincelada de RPG. A medida que los utilicemos, nuestra experiencia con las armas y los vehículos irá aumentando hasta alcanzar nuevas habilidades, tanto al volante como utilizando nuestras armas preferidas.

gtasanandreas-7.jpg

Conclusión

Cuando apenas llevaba mitad de juego, tenía decidido que iba a venderlo de segunda mano. Al finalizarlo había cambiado de opinión. Definitivamente se queda en mi estantería. Vale que la historia no es para tirar cohetes (si no es con un bazooka), pero el cuidado y extenso mapeado, tanto rural, como urbano, y las muchísimas posibilidades que da de sí este título le hacen merecedor de un hueco en la «librería» de clásicos.

Eso sí, mi preferido de la saga sigue siendo GTA: Vice City, un juego del que no he llegado hacer review aquí porque me lo pasé hace mucho. Tal vez lo vuelva a disfrutar y os haga partícipes.

Enlaces relacionados

Web oficial
GTA San Andreas Network
Espacio en Meristation

En luen.org

Review de GTA III
Review de Grand Theft Auto: Liberty City Stories

Artículos relacionados