God of War

Lamentando su pasado y vagando por el mar Egeo, Kratos, el fantasma de Esparta, vive sirviendo a los dioses esperando conseguir la redención de sus pecados. Tras derrotar a la temerosa Hydra, por encargo de Poseidón, la diosa Atenea tiene preparada para él una importante misión. Derrotar a Ares, el dios de la guerra. El que una vez fuera el señor de Kratos, se encuentra destrozando Atenas y solo un mortal con el poder que puede otorgar la caja de Pandora es capaz de derrotar a un dios.

God of War, es uno de esos títulos que he dejado pendientes durante mucho tiempo. Con la reciente salida del episodio para PSP, «Chain of Olympus«, decidí darle una oportunidad a esta superproducción de Sony Computer Entertainment America. Un título que presume de espectacularidad a todos los niveles. La gran magnitud gráfica deja boquiabierto a cualquiera. Acompañada, claro está, por una pomposa banda sonora orquestada.

Gráficos

¿He dicho ya lo de los gráficos espectaculares? ¿Si? Pues poco puedo añadir. Bueno, sí. El diseño conceptual de todo el juego es magnífico. Sorprende la majestuosa recreación de la mitología griega por parte de la gente de SCEA. Debo decir que algunos videos CG chirrían un poco, aunque el uso del pseudo 2D en algunos es para quitarse el sombrero. Ah, la cámara fija a veces desorienta, por lo menos a mi, que estoy acostumbrado a los últimos RPG en 3D con total libertad de camara.

Sonido

La música es contundente durante la mayor parte del juego y es un poco agotador a ratos. Se agradece el silencio durante las partes de puzzle o, en ocasiones, alguna melodía sutil. Algunas de las piezas me ha recordado al Vangelis de Blade Runner. Será por la inspiración griega. Lo peor sin duda, es el doblaje. Se aprecian fallos de lipsync y Kratos no imprime siempre el carisma que debería tener en su voz castellana. Además, un error de traducción transforma a la hija de Kratos en chico lo que hace soltar un wtf como una casa.

god-of-war-1.jpg
La hydra no es una pequeña lagartija precisamente

Jugabilidad

Este juego tiene un claro referente: «Devil May Cry«. Digan lo que digan, el dios de la guerra le debe mucho a este clásico de Capcom. La posibilidad de incrementar la calidad de nuestras armas a base de «orbes», el doble salto, las criaturas demoníacas que salen de un agujero en el suelo…. las similitudes son más que patentes. Si hay algo en lo que destaca «God of War» es la violencia y en los minijuegos en forma de combos para derrotar a los enemigos más temibles. Los puzzles sacan de quicio alguna vez y la parte del templo de Pandora es bastante cansina dando al jugador escasa sensación de estar avanzando, algo grave teniendo en cuenta que dicho templo engloba la mitad, o más, del juego. Un juego corto, todo hay que decirlo, entre 8 y 10 horas tenemos tiempo suficiente para completarlo.

god-of-war-3.jpg
Alguien ha dejado abiertas las puertas del laberinto

Como he dicho, la mayor parte del tiempo se invierte en los «puzzles» o situaciones enrevesadas en las que tendremos que usar nuestra lógica combinada con la habilidad. La parte de Hades casi me hace perder la paciencia por los intentos que empleé para superarla.

Conclusión

Si no lo digo reviento: Kratos me cae mal, muy mal. No voy a decir el motivo por no spoilear, pero su poco respeto por la vida ajena hace difícil de creer que tome la decisión que toma en determinado punto de la historia. A parte de eso… a pesar de ser un juego cuyo esquema no es innovador, ha logrado amasar una importante legión de fans por todo el mundo y se ha convertido, por méritos propios, en una de las sagas más carismáticas del mundo de los videojuegos. A mi me ha atrapado por la historia y la calidad gráfica. Eso sí, debo confesar que he jugado en modo fácil porque me interesaba más pasearme por la inmensidad gráfica del juego que encontrar retos. Su corta duración lo hace de disfrute casi obligatorio.

Enlaces relacionados

Web oficial
Reseña en Meristation

Artículos relacionados