Jade Empire

La subida al poder del actual gobernante del Imperio de Jade esta forjada por una truculenta historia de asesinato y crueldad sobre el pueblo de los monjes espirituales. Un bebe logra ser rescatado por el maestro Sun Li, el cual enseñara a la criatura el camino de las artes marciales en la escuela de Dos Rios. Años más tarde, como persona adulta y formada, tendrá que enfrentarse a su destino tras un brutal ataque al pueblo que le vio crecer.

Recientemente incorporado a los Xbox Originals disponibles para Xbox 360, «Jade Empire» ha sido mi primer contacto con el RPG occidental, eso si, con temática oriental. Acostumbrado al estilo nipón no sabía lo que iba encontrarme con este título de la Xbox original. Un título respaldado por las críticas y cuya desarrolladora, BioWare, arrastraba una legión de seguidores gracias a «Knights of the Old Republic«, su aportación a la saga Star Wars. El resultado ha sido ameno e interesante pero alejado del pedestal en que lo habían ubicado.

Tras escoger el sexo y las características de nuestro personaje, enseguida hay toma de contacto con el sistema de batalla, mas cercano al de los action RPG que a los de carácter táctico. No me ha resultado incomodo dicho sistema de batalla y la opción de escoger nuestro objetivo demuestra un cuidado desarrollo. Como en todo RPG, mas enemigos derrotados implica mejorar nuestra condición y aumentar nuestras habilidades. Cabe mencionar también lo curioso del mini-juego de la nave, influenciado claramente por Kingdom Hearts, al cambiar de escenario tenemos la posibilidad de disfrutar de un pequeño shoot’em’up al más puro estilo 1942.

En lo que respecta a la historia, sus virtudes se centran más en la volubilidad de esta que en aportar solidez a la trama principal. Sinceramente, he disfrutado más con las misiones secundarias que con las principales. Nuestras decisiones a lo largo de las muchas (en serio, muchas) conversaciones que mantenemos durante el juego conducirán nuestro destino por el camino de la virtuosidad (mano abierta) o por el camino del odio y el rencor (puño cerrado). La densidad de textos no sirve para engrosar el hilo argumental y en algún momento llega a incluso parecer un lastre. El final del juego diferirá respecto al rumbo tomado. En mi caso, maestro de la mano abierta, el final resultó un tanto descafeinado y soso. Además, los personajes que acompañan que rodean a nuestro protagonista están algo faltos de profundidad.

Gráficamente no destaca, cumple bastante a pesar no estar a la altura de otros juegos del año de su cosecha, no quiero mirar hacia Japón. Encontramos algunos glitches menores y en la Xbox360 sufre perdida de texturas en un par de ubicaciones del juego. Por lo demás, todo correcto al igual que en el apartado sonoro el cual cuenta con voces en inglés y en «presunto» chino antiguo. La música con tintes de ambientación de restaurante chino parece simplemente testimonial y soy incapaz de tararear ninguna de las melodías, algo que nunca me ha pasado con un RPG nipón.

Concluyo al mas puro estilo Meristation.

Lo mejor
– La lograda ambientación le dan ganas a uno de ir al restaurante chino.
– Sin sobrecoger, la historia es entretenida. Buen giro argumental en cierto momento.
– El sistema de batalla de dificultad maleable.
– Poder jugarlo de segunda mano por cuatro duros.

Lo peor
– La lograda ambientación le dan ganas a uno de ir al restaurante chino.
– Le sobra dialogo y le falta historia.
– Tiempos de carga elevados entre escenarios.

Enlaces relacionados
Web oficial
En Xbox.com
En Meristation
En Wikipedia (EN)

Artículos relacionados