Archivo de la etiqueta: Cine

Big Man Japan (大日本人)

220px-BigManJapan Tenía pendiente revisar la corta filmografía de Hitoshi Matsumoto, hasta ahora solo había visto Saya Samurai, comentada aquí tras verla en Sitges 2011. Tras ver su opera prima, Big Man Japan,  he podido comprobar que es muy diferente.

Dai Nipponjin (“El gran japonés” sería una traducción mas correcta) nos acerca en formato de falso documental a la vida de Daisato Masaru (interpretado por el propio Matsumoto) el cual se gana la vida incrementando su tamaño para luchar contra bizarros monstruos gigantes que, eventualmente, aterrorizan las ciudades. Dicha habilidad le viene de familia. Si bien en tiempos de postguerra los Masaru tenían el respeto y admiración del pueblo, Daisato encuentra bastante rechazo social a su “trabajo”. Su mujer le abandona, apenas puede ver a su hija pequeña y ahora vive solo en una casa modesta con la única compañía de un gato.

La decisión de Matsumoto al decantarse por el mockumentary me parece muy acertada. Da a entender, desde el principio, que la película se trata de un retrato, no solo de su protagonista, sino de la sociedad nipona. Los cortos combates con las criaturas realmente son irrelevantes, no aportan más que una muestra del imaginario del director. Incluso me parece genial una escena en la que un gigante Daisato intenta razonar con el monstruo para que deje de molestar.

dainipponjin04

Lamentablemente el bizarrismo le puede a Matsumoto y los últimos momentos son completamente desconcertantes. Soy incapaz de entender el giro estético e histórico que privan a la película de la redondez que se merecía. De todas maneras, no deja de ser una película interesante que dice mucho sobre las personas y sobre la sociedad japonesa. 7.

[Sitges 2013] Dragon Ball Z: Battle of Gods (ドラゴンボールZ 神と神)

Dragon-Ball-Z-battle-of-gods-(2013) PosterLord Bills, uno de los dioses de la destrucción, despierta tras un letargo de más de tres décadas para enterarse de que los habitantes del planeta Vegeta se han ido de madre haciéndose fuertes. Teorizando con la existencia de un dios Super Sayajin, Bills acude a la Tierra al encuentro de estos, con la esperanza de encontrar el reto que ello supone y amenazando con destruir el planeta si se siente decepcionado. Es de esperar que Son Goku y sus amigos se enfrentarán a Lord Bills para evitar un desastre.

Uno es esclavo de su infancia así que,cuando anunciaron una nueva película de Dragon Ball Z tenía asumido que acabaría viéndola. Dragon Ball Z: Battle of the Gods nos sitúa en un punto intermedio tras la batalla contra Boo y el epílogo que sirve de final al manga. Francamente, no podía estar más decepcionado. Bueno, vale que Dragon Ball Z ya suponía una degeneración al espíritu inicial de la serie, pero esperaba algo con más “chicha”.

La película les ha costado a la TOEI una millonada y se nota. La interesante mezcla de entornos 3D y animación convencional funciona bastante bien, sobretodo en las escenas de acción. Lamentablemente es lo único que le saca a uno del sopor que supone una historia intrascendente donde meten con calzador a personajes ya olvidados, como Pilaf y su troupe (recuperados en la infame Dragon Ball GT). Sin embargo, es de agradecer que apuesten fuertemente por el humor característico de los orígenes de la serie, aunque no atinen con la mayoría de gags. Ah, y sale Ten Shin Han.

Mínimo disfrute para nostálgicos y otra prueba patente de que Goku jamás debería haber crecido. 5.

Sitges festival one more time

cartelSitges13OKOK

Ale, todo listo para el maravilloso festival de Sitges. Vamos a ver vampiros, demonios, cheerleaders, mutilaciones y la última de Hayao Miyazaki. Ganicas de volver, oigan.

Este es nuestro planning.

Jueves 17

  • 23:00 – The demon’s rook – Retiro

Viernes 18

  • 14:45 – All cheerleaders die – Auditori
  • 18:00 – Master Class with Takeshi Miike – Tramuntana 
  • 21:00 – Only lovers left alive – Retiro

Sábado 19

  • 13:00 – Cheap thrills – Retiro
  • 19:00 – The machine – Retiro
  • 22:30 – The wind rises – Auditori

Y ya veremos si el domingo conocemos el contenido de alguna maratón matinal. Este año no han cogido la festividad valenciana del 9 de octubre y nos ha fastidiado un poco limitándo nuestras opciones. Pero bueno, mientras no faltemos a la cita…

¡Nos vemos por allí!

Iron Man 3

iron3

Iron Man 3 marca el inicio de la Fase 2 que culminará con la segunda entrega de Los Vengadores. El guionista forjado en los 80, Shane Black, se encarga de dirigir la tercera entrega del hombre de hierro cogiendo el testigo de un orondo Jon Favreau que retoma también su papel de guardaespaldas del filántropo preferido de los aficionados al universo Marvel.

Tony Stark (Robert Downey Jr.) anda tocado desde los eventos ocurridos en New York (ver Los Vengadores). Se pasa el día en su laboratorio mientras que Pepper Potts (Gwyneth Paltrow) se encuentra al mando de Stark Industries y su amigo, James Rhodes (Don Cheadle), mantiene en activo servicio público la antigua armadura de Tony bajo el nombre de Iron Patriot. Aldrich Kirllian (Guy Pierce) se presenta ante Pepper como un antiguo colaborador potencial de Tony y líder del exitoso proyecto “Extremis” que explota la idea de la regeneración celular y que fue ideado por Maya Hansen (Rebeca Hall), también científico y  antiguo rollete de Stark. La aparición de Kirllian coincide con la ola de atentados terroristas proclamados por el grupo “Los diez anillos” liderado por quien se hace llamar El Mandarín (Ben Kingsley) quien no tardará en ponerle la mosca detrás de la oreja a Tony Stark.

No me pienso extender demasiado así que lo dejo caer: Iron Man 3 mola. Es difícil que la película no guste a los marvelitas, sobretodo cuando la película se centra en el personaje que Robert Downey Jr. ha ayudado, con su carisma, a enaltecer en la memoria cinematográfica del genero. No en vano fue el mejor en Los Vengadores.

tumblr_inline_mm605pXMkN1qz4rgp

En esta entrega, Shane Black hace uso de sus recursos de guionista de buddy movies ochenteras para vendernos a un Tony Stark que deriva en agente secreto improvisado capaz de hacer equipo con mozalbetes, si la situación lo requiere, o infiltrarse en una mansión como si fuera el hijo secreto de Axl Foley y McGyver. Agregar  lacayos tontos y humor construido a base de simpáticas fanfarronerías para obtener una película de superheroes sorprendéntemente fresca. El guión tiene giros interesantes aunque no me acaba de convencer la resolución, cerrando demasiado. Vamos, todo el mundo quiere más Iron Man.

Aun siendo superior a Iron Man 2, no sabría compararla con la relativa sobriedad de la primera Iron Man, el resultado es bastante diferente. Lo mejor es que vayáis vosotros al cine y opinéis. Yo le doy un 8.

PS. La escena del rescate aéreo: Awesome.

[Sitges 2012] Maniac

Frank Zito (Elijah Wood) es un joven de negadas aptitudes sociales que se gana la vida restaurando maniquís en el heredado negocio familiar. Su trabajo llama la atención de Anna (Nora Arnezeder), una fotógrafa que se interesa en los maniquís de Frank y le pide a este colaborar con ella en un proyecto artístico. Lo que la chica no sabe es que la mente de  Frank es turbia no, lo siguiente. La pobre ignora que acaba de convertirse en la nueva obsesión de un asesino en serie.

Dicharachero y ruiseño se presentaba Elijah Wood en Sitges para presentar, junto a su director Frank Khalfoun, el remake de la película de 1980 Maniac. El valuarte del terror francés actual, Alexander Aja, produce y escribe este remake que, más que basarse, se inspira en la original para narrar en primera persona como es eso de sentirse un asesino, convirtiéndose en un film más intimista y menos histriónico que el film del 80.

Khalfoun se arriesga y decide rodar la película ayudándose de cámara subjetiva, mostrando las angustiosas expresiones de Wood únicamente cuando un espejo se cruza por delante. Lo de arriesgado lo digo porque puede resultar algo cargante. Sin embargo, el recurso acrecenta la sugestión y la angustia ante las noches de cacería del “bueno” de Frank. Como en todo, hay voces a favor y en contra de la decisión del director. Yo soy de los que están a favor, a pesar de que en ocasiones fuerza demasiado el recurso y chirría un poco. Lo que no se le puede negar a esta versión de Maniac es que recrea a la perfección la atmósfera de las producciones de este mismo género que se realizaban antaño, precaria banda sonora incluida.

Con su prevista llegada a las pantallas este próximo invierno, Maniac promete dejar mal cuerpo a todos los que se aventuren a meterse en la cabeza de Frank Zito. 7.

[Sitges 2012] John Dies at the End

La vida de David Wong (Chase Williamson) es muy ajetreada y estresante como cazador de criaturas de otra dimensión, junto a su amigo John (Rob Mayes). Para desahogarse decide contársela a un periodista, Arnie (Paul Giamatti), a quien, pese a su escepticismo, confiará la loca historia de como el y su compañero salvaron al mundo gracias a sus poderes cognitivos adquiridos mediante una especie de  salsa de soja interdimensional e inteligente. El mundo es mucho más complicado de lo que nos quieren hacer creer y David pretende que la verdad salga a la luz, a pesar de los peligros que pueda conllevar.

Don Coscarelli  convierte la novela homónima de David Wong en un película que bebe tanto de las buddy movies de los 80 como del gore y humor negro de las películas como las de la saga “Evil Dead” para ofrecer un espectáculo divertido y muy loco. Mucho. Prueba de ello es que la cinta ha sudado lo suyo para encontrar distribuidor, sobreviviendo hasta ahora gracias a los saltos entre festivales, incluyendo una buena aceptación en Sundance. La película saldrá al publico estadounidense, en formato digital, este diciembre y puede que llegue a algunas salas. Puedo considerarme afortunado de haberla visto en la reciente edición del Festival de Sitge ya que es posible que no nos llegue a corto plazo.

¿Es lógico que las distribuidoras no quieran quemarse las manos con esta película? Si me preguntáis os diré que no, pero uno puede comprender que no estemos ante una película mainstream sino ante una potencial cinta de culto con sus pros y sus contras. Entre sus contras encontramos una linea narrativa demasiado errática, que ha sido construida así a posta pero puede resultar agotadora. A pesar de que la historia principal esté contada a modo de flashback, esta misma ya contiene algunos saltos y cambios extraños. Eso si no hablamos de los paseos interdimensionales.

Entre sus pros destaca lo arriesgado de la película. Coscarelli ha pretendido hacer lo que le ha venido en gana y es de agradecer que no encontremos ningún cliché en la producción. Pero su mayor valor es el humor presente en cada momento y muy bien utilizado sin caer apenas en bromas fáciles i zafias. Evidentemente, el humor es bien negro.  Me gusta también el carácter ochentero de su planteamiento, sobretodo en su final y el peculiar epílogo intercalado con los créditos. Es de esas pelis de las cuales, como ocurría en los 80, se podría sacar fácilmente una serie de televisión a lo “Supernatural” pero en plan cachondo.

Sin duda, una de las grandes sorpresas del festival. Esperemos que sea accesible para el gran público (arrrr!) a lo largo del año. 7,5.

Todo listo para Sitges 2012

Un año más nos preparamos para acudir al festival de cine mas geektástico del mundo mundial. Hoy mismo han salido a la venta las entradas y, tras lidiar con el horripilante servicio de telentrada, ya las tenemos. Sólo serán tres días de peliculeo este año pero menos da una piedra… Aquí tenéis las proyecciones a las que asistiremos, aunque el viernes 5 por la noche andaremos por ahí.

Sabado 6
12:00 John Dies at the End – Retiro
18:10 Maniac – Auditori
23:00 American Mary – Retiro

Domingo 7
15:45 – El alucinante mundo de Norman – Auditori
20:00 – Robot & Frank – Auditori
23:15 - Aftershock – Retiro

Lunes 8
14:30 Safety not guaranteed – Auditori
17:00 Indie Game: The Movie – Brigadoon
21:00 Cabin in the Woods- Retiro

Este año destaca en ser el primero, en muuuchos años, que no voy a ver ninguna película asiática. Mala pata con las proyecciones y los horarios. En fin. Pase lo que pase, seguro que lo pasamos bien. ¿Nos vemos?

Prometheus

Cuando Ridley Scott anunció que iba a realizar una película ambientada en el universo cinematográfico de la saga Alien, todos aquellos aficionados a la buena ciencia ficción nos frotamos las manos después de la degeneración que han sufrido los bichos ideados por H.R. Giger a lo largo de varias películas. El creador volvía a casa para poner los puntos sobre las ies. O al menos eso parecía.

Pero esta película no va sobre los bichos. El mayor aliciente que ofrece esta película era que se presenta como, al fin, la oportunidad de obtener respuestas sobre la enigmática escena de Alien en la que encuentran aquella inmensa nave repleta de huevos y, bueno, ya sabéis como acabó la cosa, con un bicho saliendo del abdomen de John Hurt, dando pistoletazo de salida a una leyenda de la ficción cinematográfica.

Con Prometheus, Ridley Scott quiso contar para el guión con Damon Lindelof. Todo un experto en plantear respuestas como ya demostró como responsable argumental de la serie televisiva Lost. Por si no lo habéis pillado, la última frase estaba cargada de sarcasmo. Al señor Lindelof alguién debería decirle aquello de “quien mucho abarca, poco aprieta“, por que, al igual que en la mencionada serie de TV, Lindelof firma un guión plagado propuestas sin justificar que se quedan desamparadas, por no hablar de  la incoherencia con el hallazgo de la película de 1979. Pero bueno, siempre se puede escudar en que lo hace así para que salgas del cine y te pongas a debatir con tus amigos. Valiente excusa.

Con dicho guión, Noomi Rapace, Charlize Theron, Michael Fassbender y compañía hacen lo que pueden y defienden con dignidad  dialogos flojeras que, al igual que la historia, no van a ninguna parte.

El mayor aliciente de la película reside en la robusta estética, basada en los diseños originales de H.R. Giger , que la convierten en un ejercicio de nostalgia para los fans de Alien. La firme y sobria dirección de Ridley Scott logra medio salvar el pastel orquestando una… erm… ¿historia? de manera que, por lo menos, no resulte aburrida. Encontramos pues un correcto pero decepcionante el regreso de Scott a la saga. Solo nos queda esperar que la anunciada secuela para el 2014 sea mejor. 6,5.

Los Vengadores (The Avengers)

En una base de S.H.I.E.L.D,  estan tratado de descubrir la manera de manejar la energía del teseracto, un cubo cósmico de inmenso poder. El dios del engaño, Loki (Tom Hiddleston), logra infiltrarse y robarlo ante la impotencia del mismo Nick Furia (Samuel L. Jackson) y tomando bajo control a Clint “Ojo de Halcon” Burton (Jeremy Renner), uno de sus mejores agentes. Ante la alerta que supone que Loki tenga el cubo cósmico, Furia decide localizar al Dr. Bruce Banner (Mark Ruffalo), con la ayuda de Natasha “Viuda Negra” Romanoff (Scarlet Johansson), y a Tony Stark (Robert Downey Jr.) para que usen su talento científico para localizarlo. Furia decide también tener al mismísimo Capitán América (Chris Evans) en el equipo ante cualquier amenaza que pueda surgir por parte del exiliado de Asgard, por mucho que su hermano Thor (Chris Hemsworth) se empeñe en hacerle entrar en razón. Aunque Loki no prentende hacer el trabajo sucio él solo sino que quiere dar paso a los Chitauri, una raza alienígena con ansias de expansión, para comprometer a todo el planeta.

La película con mas hype del año ya ha llegado a nuestras pantallas y estaba como loco por desatar mi frikez así que fuimos a verla. Yo con mi camiseta de Hulk. Pero el interés no venía unicaménte por ver la reunión en el cine de superheroes tan molonas sino por que el responsable de orquestarla es Joss Whedon, quien fué el responsable de la serie Buffy, Vampire Slayer  y creador de Firefly, una de las mejores de ciencia ficción de este universo y el siguiente.

Los Vengadores, probablemente, es la primera película que cuenta con otras tantas previas para ponerla en situación. Y es cierto que si no has visto Thor  y Capitán América: el Primer Vengador, se te puede escapar alguna cosa. Si no has visto previamente las películas de Iron Man no te has perdido nada relevante para la historia de Los Vengadores, pero te habrás perdido la presentación del personaje de la Johansson y, lo más importante, el carisma de Robert Downey Jr. como un perfecto Tony Stark que viene a demostrar, en la película de Whedon, que es el mejor filón. Por eso esta ahí, en el centro del cartel, por que es el puto amo y casi todo el humor de la película recae en él. Aún así se las apañan para que no eclipse al resto de los personajes.

Tenía un miedo atroz de que el nuevo Bruce Banner no diera la talla, me gustaron Eric Bana y Edward Norton y las fotos promocionales de Mark Ruffalo en plan Zoolander no auguraban nada bueno. Afortunadamente, el personaje esta bien perfilado e incluso le sienta bien el tono sarcástico que tan bien encaja con su colega Stark. El toque más humano, controlado y no exento de humor que le han dado a Hulk es, simplemente, espléndido.  Genial la relación que acaba estableciendo con Thor, el cual sigue en la misma linea un tanto sosainas que en la película de Kenneth Branagh.

En cuanto a los agentes de S.H.I.E.L.D., todavía me chirría mucho ver a Samuel L. Jackson sin decir tacos, pero sigue teniendo esa presencia de badass motherfucker que tan bien le funciona. Johansson y Renner ponen la parte de tensión sexual de la película y aunque apenas hablan de ello esta claro que ha habido mucho tomate entre ellos. Por supuesto, en las escenas de acción dan el callo  perfectamente. La última incorporación al S.H.I.E.L.D  cinematográfico ha sido la de Cobie Smulders interpretando a Maria Hill pero apenas destaca y su papel en How I met your mother le pesa demasiado como para que te la tomes en serio. Le auguro a la chica algo con el Capitán América ya que se la ve haciendole ojitos. Por cierto, un Capitán América que no luce demasiado más allá de sus oportunas acrobacias y su ramalazo de liderazgo.

Se dice, se comenta, que la película tiene un ritmo algo lento. Bueno, la primera parte de la película si que tiene una cadencia mas pausada pero es necesaria para establecer una relación sólida entre los personajes. Por lo menos yo lo prefiero así que no una atropellada excusa para ponerlos a todos juntos. Además, los últimos 40 minutos son pleno disfrute no solo por la acción, sino precisamente por las premisas establecidas entre los personajes.

Joss Whedon nos lleva de viaje por el universo Marvel de una manera sin precedentes, no tiene la misma textura y sobriedad que X-Men: First Class ni la necesita. Puro disfrute marvelita para los amantes de los superheroes. 8,5.

[•REC]3: Génesis

Es el día de Clara (Leticia Dolera) y Koldo (Diego Martín). Después de un largo noviazgo, al fin van a contraer matrimonio y todo el mundo lo celebra con ellos. El convite va de viento en popa entre música de Tino Casal y la enorme tarta nupcial… hasta que una infección inoportuna se extiende entre los invitados convirtiéndolos en posesos (¿o poseídos?), ávidos de sangre y vísceras, que bailan al son de la niña Medeiros.

Tenía que compartir con todos vosotros el entusiasmo que tengo con esta película. Una tercera entrega que se desvincula de la (para mi) fallida [•REC]2 para adquirir un tono más desenfadado y rompiendo el código de la cámara en mano, utilizado en los momentos pre-apocalípticos de la película. Tras separarse de Jaume Balagueró en la dirección de la saga, Paco Plaza ha optado por resetearla ofreciendo un homenaje al cine trash ochentero con clara (y koldo, jajaja) influencia de Sam Raimi y Dario Argento. Vamos que solo le faltaba un cameo de Tom Savini para acabar de redondearla.

La película ha decepcionado a los seguidores más puristas de la linea adquirida en las dos películas anteriores y ha disgustado al público mainstream (¡iros a ver una de Mario Casas, gilipollas!). Los frikis, en cambio, estamos encantados por este delicioso festival de sangre kitsch y humor absurdo. Hubiese dado cualquier cosa por haberla visto rodeado del público habitual del festival de Sitges pero nada es perfecto… bueno, si, la impresionante química entre Diego Martín y Leticia Dolera. No soy mucho de películas románticas, pero consiguen demostrar su amor sin hacer que quieras vomitar. Y, eso, mola.

Destaca la raruna banda sonora que incluye desde himnos indies (con temas de Australian Blonde e Iván Ferreiro) a la pachanga, pasando por la ranciedad de Gavilán o Paloma y el ecléctico Tino Casal. Y, curiosamente, funciona.

Lo dicho. Me declaro superfan de esta película. Últimamente los directores frikis españoles me tienen muy contento (a Vigalondo me remito). Este es el camino. Este. Toma, 9,99 (que al revés es 666 jajajajota).

P.S. Os dejo el enlace a la visión de la peli que tiene el Sr. Nocivo.