Archivo de la etiqueta: Dorama

Osozaki no himawari (遅咲きのヒマワリ)

osozaki

Cerca de alcanzar los 30 años, Jotaro (Ikuta Toma) sigue sin trabajo estable. Cuando le despiden de su último empleo, su novia le deja y su familia se compadece de él. Decidido a empezar de nuevo, encuentra un trabajo para revitalizar  la villa de Shimanto, en el sur de Japón. En el viaje coincide con Kahori (Yoko Maki), que regresa como médico a su pueblo natal después de ser apartada de su trabajo de investigadora en el terreno del cancer. Jotaro conocerá a gente nueva y Kahori se reencontrará con la gente que solía frecuentar.

Osozaki no Himawari (“Girasol de florecimiento tardío“, una expresión utilizada para alguien que tarda en madurar), es un dorama costumbrista que refleja el típico poliedro de personajes relacionados entre sí. A pesar de que arranca centrándose en los personajes de Jotaro y Kahori, estamos ante una serie coral muy bien hilvanada.  Kenta Kiritani, Ryoko Kunikaka y Yu Kashii realizan un trabajo encomiable (sobretodo Kashii) mientras que los personajes interpretados por Fumino Kimura y Tasuku Emoto empiezan con poca trascendencia pero su trabajo moldean perfectamente el carácter de los personajes. Por supuesto, y permitiendome un comentario rancio, la localización es un personaje más. La bella villa de Shimanto y los paisajes que lo rodean le dan el toque necesario a la serie, gracias al excelente trabajo de fotografía, para dejarnos llevar por la trama y acabar inmersos en los cotilleos del pueblo.

osozakiEsta es una serie sobre madurez, pero mantiene el toque justo de ingenuidad que tanto le gusta al público genérico de dorama. A pesar de ello no deja de abarcar el tema de las relaciones de una manera más madura y realista que otras series. Hacia tiempo que no encontraba con un dorama que destacara por dejarse llevar únicamente por la simpleza, sin hacer el bobo. Vamos, que si sois público de dorama, este es uno a tener en cuenta. Me ha gustado mucho y el hecho de que usaran una de mis canciones preferidas de opening ha ayudado. Bravo. 8.

 

Uta no oniisan (歌のおにいさん)

utanooniisanKenta Yano (Satoshi Ohno) está pasando por una racha espantosa. Los miembros de la banda de rock que lidera le echan del grupo, incluida su novia Akane (Chisa) que lo deja para convertirse en la voacalista de la formación. En casa las cosas no están bien tampoco ya que la fábrica de su padre (Takehiko Ono), con quien se lleva fatal, acusa dificultades debido a la crisis.

Ante el desaguisado en el que se ha convertido su vida, Kenta empieza a buscar trabajo hasta que la productora Kyoko Manabe (Yoshino Kimura), le ofrece un trabajo corista en “Cantemos todos juntos!“, un programa infantil en horas bajas. Kenta acepta con resignación, escepticismo y vergüenza al verse incapaz de conseguir un trabajo normal. Gracias al toma y daca con Manabe y sus compañeros de reparto, su experiencia en el programa se convertirá en un punto de inflexión en su vida.

Emitida a lo largo de ocho episodios, durante el primer cuarto de 2009, “Uta no oniisan (El hermano mayor de las canciones)” entraría en la categoría de doramas intrascendentes. De los ocho episodios, la situación de Kenta no varía practicamente nada hasta el penúltimo y las historias procedurales apenas tienen interés. Tampoco es que sea un bodrio, no llega a ser aburrida, pero sigue un patrón demasiado manido y apenas tiene momentos cómicos, y los que hay se basan en el histrionismo. Actoralmente unicamente destaca Yoshino Kimura ya que su personaje es mucho más rico que el que defiende un anodino Satoshi Ohno.

uta no oniisan2

Ver unicamente si no hay nada mejor. 6.

MR. BRAIN

mrbrainRyusuke Tsukumo (Takuya Kimura) trabaja en un host club masculino en Tokyo hasta que un andamio le cae encima y de repente la actividad de su cerebro empieza a alcanzar cotas por encima de la media. Tras licenciarse en neurociencia, Tsukumo pasa a formar parte del IPS, el instituto de investigación de la policía científica, como encargado del departamento de psicología criminal. El carácter inquieto de Tukumo hace que este,  con la joven Yuri Kazune (Haruka Ayase) como asistente,  tienda en meterse de lleno en las investigaciones de la policia ante el desconcierto del capitán Tanbara (Teruyuki Kagawa). Su amplio conocimiento del cerebro humano le ayudará a resolver los casos más complejos.

No es demasiado habitual encontrarnos con doramas procedurales , MR. BRAIN, es uno de ellos. Los 8 capítulos que forman la serie sirven de marco para presentarnos casos individuales en los que Tsukumo hace gala de su inteligencia para tender trampas mentales a los propios delincuentes que acaban por ponerse en evidencia.

Takuya Kimura  interpreta a un personaje bastante carismático y que recuerda sospechosamente a Doctor Who. Posible referente si uno tiene encuenta el dichoso puntero laser verde, el traje peculiar y su manera atropellada de lanzar teorías con entusiasmo. ¿Pretendían enseñarnos como sería el Doctor si fuera japonés? Claro que una persona sin esa referencia puede encontrarse con un personaje bien construido y Kimura es capaz de imprimirle energia y simpatía.

El carácter procedural de la serie impide realizar una valoración global ya que hay historias mejores que otras, todas ellas entretenidas. Destaca la gran cantidad de invitados de primera linea como secundarios en las diversas tramas. Entre dichas estrellas invitadas encontramos, entre otras, a Gackt, Yukie Nakama, Ryoko Hirosue o Katori Shingo.

mrbrain-shot

Se deja ver, pero sigo pensando que el formato procedural no acaba de funcionar del todo en las series niponas (más allá del genero sentai). La divertida relación entre Ayase y Kimura al menos despierta algunas sonrisas. 6,5.

Beginners! (ビギナーズ!)

Siguiendo los pasos de su padre, Teppei Shimura (Taisuke Fujigawa) quiere ser policía a pesar de su pasado gamberro. Su actitud poca seria hace que, al entrar en la academia de policia, le asignen a la clase de despojos, destinada a los aplicantes menos aptos a modo de sustitución. Bajo la ferrea supervisión de la sargento Ryuzaki (Hikari Ishida), Teppei y sus compañeros se esforzarán por no quedarse atrás y convertirse en agentes de la ley.

Comedia al uso llena de tópicos de amistad y superación personal. Beginners! sigue un esquema muy manido… y curiosamente funciona. Los personajes están también bastante estereotipados. Dentro de los chicos, encontramos al gordito (Tomoya Ishii), al nerd (Tokio Emoto), al duro (Hiromitsu Kitayama) y al bonachón (Yu Koyanagi). Las chicas son menos, pero tienen más presencia para equilibrar la balanza, y también tienen perfiles mas marcados: la pueblerina (Ayame Gouriki), la femenina (Azusa Okamoto) y la militar con problemas para acatar órdenes (Elena Mizusawa).

Como en este tipo de doramas, cada episodio muestra la evolución del grupo en su formación policial pero suele centrarse en un personaje generando una trama secundaria procedural y conclusiva. No faltan las situaciones cómicas y los líos sentimentales extremadamente ingenuos. Con unos guiones sencillos y diálogos simpáticos, la serie no arriesga y no tiene más ambición que la de entretener de manera solvente, logrando despertar sonrisas en múltiples ocasiones.

A nivel interpretativo esta bastante bien defendido por todos aunque se explota mucho el lado kawaii de Ayame Gouriki. El efectivo Sugimoto Tetta, también tiene un papel importante como afable instructor de los muchachos, en contraste al personaje interpretado por Hikari Ishida del cual es una lástima que no se saque más provecho.

Beginners! es entretenimiento garantizado, convirtiéndose en un dorama bastante superior a otros de este estilo pero, lamentablemente, ofrece una efimera satisfacción y no permanece demasiado en la memoria. Aún así, lo recomiendo. 7,5.

Kaseifu no Mita (家政婦のミタ)

Han pasado dos meses desde la muerte de la mujer de Keiichi Asuda (Hiroki Hasegawa). Con cuatro hijos a su cargo, Keiichi decide poner orden en su vida y seguir hacia delante contratando a una asistenta, Akari Mita (Nanako Matsushima), para que le ayude con las tareas de casa. Mita excede todas las expectativas de eficiencia pero poseé un aire frio y un halo de misterio que despierta la curiosidad de los jovenes de la familia Asuda. Yui (Shiori Kutsuna), Kaito (Shuto Ayabe), Kakeru (Taishi Nakagawa) y Kii (Miyu Honda) intentarán descubrir los motivos del peculiar comportamiento de su nueva ama de llaves quien parece acatar cualquier clase de orden sin contemplar las consecuencias morales de esta.

Dentro de todos los doramas de corte naturalista que he visto, probablemente este Kaseifu no Mita (“Mita, la asistenta”) es el más bizarro de todos por el planteamiento de tener a disposición a una persona que lo mismo te hace una tortilla que, si se lo ordenas, se carga a quien quieras.  Por si fuera poco, los miembros de la familia tampoco hacen demasiadas señales de cordura metiéndose en situaciones capaces de extraer un “what the fuck” a cualquiera con dos dedos de frente.  El formato de drama familiar esta bastante enfrentado con algo que está más cercano a una película de Takashi Miike. A Mita le piden, asesinatos, secuestros, palizas, sexo, interpretar a fantasmas, que se queme a lo bonzo y otras lindezas que se quedan en agua de borrajas porque se trata de una serie para todos los públicos.

La serie tuvo bastante éxito en Japón y creo que la gran parte de culpa la tiene Nanako Matsushima, una actriz queridísima por los nipones que ya fué la yamato nadeshiko por excelencia de principios de siglo, a parte de ser la cara que representó internacionalmente el auge del terror oriental al protagonizar Ringu (The Ring). La verdad es que “la Nanako” es la mayor baza de la serie con una interpretación difícil en un personaje que puede parecer plano pero que está lleno de sutilezas. A parte de ella, la única actriz que da el callo es la joven Shiori Kutsuna ya que el resto del reparto es bastante sosainas, sobretodo Hasegawa.

A pesar de todo, Kaseifu no Mita se deja ver pero no comparto ni entiendo el éxito que ha tenido. A los de “El Pozo de Sadako” les gustó más, pero yo lo dejo en… meh. 6,5.

Moteki (モテキ)

A sus 30 años, Yukiyo Fujimoto (Mirai Moriyama) desconoce lo que es una relación amorosa y su trato con el sexo opuesto ha sido tortuoso. La casualidad quiere que Yukiyo empiece a recibir mensajes y a tener contacto con todas las chicas con las que ha tenido algo de trato. La primera es Aki Doi  (Maho Nonami), antigua compañera de trabajo con la que comparte su afición por la música indie. La jovencita fotografa Itsuka Nanashiba (Hikari Mitsushima) se cruza poco después por su camino. Justo cuando no sabe hacia quien dirigir sus esfuerzos aparece Natsuki Komiyama (Rio Matsumoto), la chica de la que se enamoró por primera vez. Solo su compañera de la infancia Naoko Hayashida (Rinko Kikuchi) es capaz de ayudarle a lidiar con su indecisión.

Moteki es el nombre por el que se conoce al hecho de estar en el punto de mira de varias mujeres a la vez y el que dio nombre al manga de Mitsuro Kubo , en el que se basa la serie. Doce capítulos de media hora cada uno, dan de sí para contar esta etapa de la vida de Yukiyo, cuyos pensamientos en forma de voz en off y ciertos momentos bizarros le dan el toque de humor del que hace gala, el verdadero ingrediente del éxito de la serie que le llevó a obtener el galardón al mejor dorama de 2011.

Sin embargo, mientras que los primeros episodios son bastante divertidos, a mitad de serie comienza a perder frescura y no remonta hasta que se acerca el desenlace. El factor que hace que pierdas la empatía con el personaje principal es el peculiar concepto que tienen en Japón sobre las relaciones y ciertas situaciones resultan verdaderamente marcianas ante el ojo occidental. Aún así probablemente, de todos los doramas que he visto, es el que trata el tema de las relaciones de manera menos naive. El final imprevisible también le añade mérito.

Mirai Moriyama hace un trabajo muy bueno, mientras que en la parte femenina únicamente Mitsushima y Kikuchi (a la cual, por cierto, veremos trabajando para Guillermo del Toro dentro de poco) ofrecen un trabajo digno ya que Nonami y Matsumoto tienen el pesado estigma de modelo pasada a actriz y poco aportan, a parte de caras monas. Cabe destacar la genial banda sonora con presencia indie.

Dorama totalmente recomendable si estás dispuesto a hacer concesiones a ciertos aspectos de la cultura japonesa. 7,5.

Zenkai Girl (全開ガール)

Ayakawa Wakaba (Yui Aragaki) lleva toda la vida esforzándose para salir de la pobreza y convertirse en una exitosa abogada. La joven ve como sus ambiciones se hacen realidad al lograr entrar a trabajar en el popular bufete de abogados Samejima Sakurawa. Pero la primera tarea que Shoko Sakurawa (Hiroko Yakushimaru), la jefa del bufete, encomienda a Wakaba es cuidar de su hija, Hinata (Kanon Tani). Ofuscada por tener que hacer de niñera lo paga, camino del jardin de infancia, con Shota (Ryo Nishikido), padre adoptivo de un compañero de clase de Hinata, Pitaro (Serai Takagi). Wakaba encuentra a Shota irritante, pero la sencillez y bondad de este, romperá los esquemas de la abogada novata.

Zenkai Girl (se podría traducir como Chica “a todo gas”) fue el dorama por el que Fuji TV apostó para el tercer trimestre del pasado 2011, año fructífero para su protagonista másculino Ryo Nishikido (quien ese año también protagonizo la notable Inu wo kau to iu koto). En esta ocasión estamos ante la enésima comedia romántica pero, en mi opinión, bastante fallida. Con un esquema totalmente con tufo a pre-fabricado, las situaciones presentadas en esta serie son bastante absurdas, y no me refiero a situaciones absurdas a servicio del humor, me refiero a la situación personal de cada uno de los personajes y las relaciones entre ellos. Todo en este dorama resulta sumamente infantil y no precisamente por los pequeños protagonistas secundarios que, a su vez, tienen algo de peso. El modo de tratar las relaciones personales resulta un poco mongolo y frívolo, pero me niego a atribuirlo a la sociedad japonesa. He visto doramas y pelis niponas en el que se tratan las relaciones de una manera realista, algo que aquí no ocurre en absoluto.

A la joven actriz Aragaki (por cierto también es cantante y tiene algún single simpático) no le basta la belleza para imprimir en el espectador empatía hacia el personaje y no tiene el carisma que tiene Hiroko Yakushimaru, la única actriz que destacaría junto al desparpajo de los niños que, no se como se lo montan los japos, siempre son un elemento que resuelve muy bien. Nishikido no destaca, hace su trabajo y poco más, tampoco es que el guión sea un caramelo para un actor.

En definitiva, drama visible cuyo cometido no pasa de matar el tiempo. Lo puntuo con un Meh.

Inu wo Kau to Iu Koto (犬を飼うということ)

La familia Hongo hace lo que puede para salir adelante y a duras penas alcanzan para llegar a fin de més.  Yuji (Ryo Nishikido), el cabeza de familia, trabaja malpagado como procurador de despidos en una compañia de construcción y su mujer Sachiko (Asami Mizukawa) ocupa media jornada trabajando en un supermecado mientras los pequeños Masaru (Ryutaro Yamasaki) y Mako (Kokoro Kuge) estan en el colegio. Volviendo de este, la pequeña Mako se encuentra con un cachorro de pomerania y se lo lleva a casa, para desesperación de unos padres que no se plantean una boca más a la que alimentar.

Comencé a ver esta producción de Fuji TV esperando una comedia ligera y terminé encontrando un dramón. Inu wo Kau to Iu Koto (se podría traducir/adaptar como “¿Qué le damos de comer al perro?“) se emitió en la primavera de este mismo año y explora, aprovechando la actualidad financiera, las dificultades económicas de una familia que, a pesar de todo, se mantiene unida para capear el temporal. Siendo maquiavélico uno podría pensar que se trata de una estrategia del gobierno para calmar a la población con eso del “no es más rico quien más tiene, sino el que menos necesita“, pero objetivamente la serie es bastante resultona tanto a nivel de guión como de interpretación, la pareja entre Nishikido y Mizukawa funciona realmente bien y los niños son muy “salaos” (en sentido figurado, no es que los haya lamido).

El lindo perrito funciona como eje sobre el que desarrollar la rutina alterada de la familia, siendo amplio el abanico de los temas que tratan, desde el paro hasta el bullying pasando por el estatus social e incluso la muerte. A pesar de poseer el convencionalismo de la graaaan mayoria de doramas, realmente me ha gustado mucho más de lo que esperaba, así que podría decir que la recomiendo si estáis acostumbrados a esta clase de prácticas audiovisuales.

:P

Por cierto, el colegio de Masaru y Mako es el mismo en el que trascurre la acción de School!! ¿spin off?

Ganbatte Ikimasshoi (がんばっていきまっしょい)

Etsune (Anne Suzuki)  ha desarrollado, durante su infancia, fascinación por el mar y el remo. Sentada junto a la orilla del mar se pasa horas viendo a los deportistas deslizarse sobre el horizonte, recortando la brillante silueta del sol.  Tal es su afición que esta deseando entrar en el instituto para formar parte del club de remo de este. El problema es que el club no cuenta con equipo femenino por lo que Etsune se las ingenia para convencer a  Rie (Aibu Saki), Atsuko (Aimi Satsukawa), Mayumi (Shizuka Fujimoto) y Taeko (Mayuko Iwasa) para lograr una sección femenína de remo capaz de dar buen nombre al instituto Matsuyama.

Ganbatte Ikimasshoi (“Démoslo todo“) parte de la novela homónima de Yoshiko Kishimura, la cual ya  fue adaptada al cine en 1998. No he visto la película, pero, vista la premisa, la historía no da el juego suficiente como para mantener, en este caso, una serie de 10 capítulos. Admito que decidí ver esta serie porque estaba protagonizada por Anne Suzuki, una actriz que siempre despide talento a chorrón, como ha demostrado desde peque, poniendose en las manos de Shunji Iwaii o de Takeshi Kitano. El resto de interpretaciones no son para echar cohetes, aunque cabe destacar la gran vis cómica de Shizuka Fujimoto.

Tenemos, en este, el enésimo dorama sobre lo maravilloso que son los tiempos en el instituto y lo bonita que es la amistad, con sus altos y sus bajos. No diría que es una caca de serie, tampoco llega a aburrir, pero realmente no aporta demasiado más allá del ending de aiko y de las intervenciones de Suzuki.

Lo dicho, meh.

 

School!! (スクール!!)

Seiichiro Naruse (Yosuke Eguchi) trabaja en la construcción de tuneles. Ante la quiebra de su empresa, el antiguo director de su escuela, Mikihiro Takeichi (Ittoku Kishibe) aparece para ofrecerle su puesto ante su inminente jubilación. Naruse acepta y se convierte en el director de una modesta escuela de primaria ante la estupefacción del equipo docente, en particular del riguroso profesor Kirihara (Hidetoshi Nishijima) y de la nieta de Takeichi, Kanoko (Kii Kitano). Los métodos del director Naruse son atípicos y no tardan en obtener sus frutos entre los niños, a los cuales pone como máxima prioridad.

School!! es un título poco original para un dorama tan interesante como este. Si, es cierto que la formula ya se ha utilizado cientos de veces pero en esta serie desde luego ha funcionado. El primer episodio me enganchó absolutamente y me pareció de lo más emotivo. Como en este, a lo largo de ocho episodios siguientes Naruse se centrará en ayudar no solo a los niños con problemas si no a sus compañeros de trabajo. Bullying, diferencias sociales, problemas de aprendizaje y el factor familiar componen las historias en las que se mete el peculiar director, algunas tienen más “chicha” que otras pero en conjunto este es un dorama costumbrista que se aleja del histrionismo utilizado cada vez en más series niponas.

Queda patente aquí también mi fascinación por el nivel interpretativo de los pequeños nipones, es lo que tiene estar en una sociedad exigente, en especial la de la pequeña Chika Arakawa  ya que su personaje es el que más evoluciona. Volviendo al reparto de profesores, la serie cuenta con los efectivos Takashi Tsukamoto (FireBoys) y Miwako Ichikawa (Kougen e Irasshai!) que siempre son dignos de ver, lástima que esta vez Ichikawa tenga menos protagonismo.

En conclusión, una serie que ha hecho que se me pusiera la gallina de piel cada vez que sonaba el tema principal, “Kibo no Michi (el camino de la esperanza)”  de los Sambomaster. Vamos, que la recomiendo si os van los doramas.

Mas datos en d-addicts wiki.