Archivo de la etiqueta: Linux

Y Valve lanzó Steam para Linux…

steamubunto0

y vió que era bueno.

Bueno, supongo que no es noticia para aquellos que disfrutaban de la beta desde hace un par de meses,  Valve ya ha presentado formalmente Steam para Linux. El sistema operativo del pingüino ha sido durante mucho tiempo denostado por las desarrolladoras de videojuegos hasta que Gabe Newell ha dado un golpe sobre la mesa apostando por la plataforma preferida por los geeks… ¿o debería decir nerds? En casa hace años que me pasé a Apple para uso casual, pero esta noticia hace factible que mi próxima adquisición de sobremesa venga con el pingüinito dentro (o, si no, se lo pongo yo).

Los linuxeros más puristas lo acogen a regañadientes por la decisión de Valve de optar por Ubuntu como plataforma “oficial” de lanzamiento y soporte. Si, amigos y amigas, los linuxeros son como los partidos de izquierdas, todos comparten enfoque pero tienen sus diferencias. Viva la fragmentación. Pero no nos olvidemos de lo importante aquí. ¿Usar wine para jugar bajo Linux tiene los días contados? ¿Este, esta vez de verdad, será el año de Linux? (#ranciofacts).

steamubuntu

Para celebrarlo, Steam se engalana para la ocasión ofreciendo ofertas en todo el catálogo de Linux. Incluido el mítico Half-Life, todo un bookmark en la historía de los videojuegos. ¿Cómo afectará esto a las ventas de los juegos del catálogo de Steam que ya se incluyen en el Centro de Software de Ubuntu? Yo creo que más bien poco. El usuario medio de Ubuntu seguro que se ha beneficiado de la mayoría del catálogo de juegos de Linux haciendo uso de los bundles de software indie que tanto se han puesto de moda de un tiempo a esta parte. Gracias a Steam esas adquisiciones se pueden centralizar.

En fin,  linuxeros, a jugar. Por cierto, este es mi perfil de usuario. Hagregarme hamijos.

 

HTC Magic con Android

G2MagicBlack

Si me seguís en las redes sociales seguramente ya lo sabéis pero no está de más ponerlo. El pasado viernes me despedí a regañadientes de mi Sharp 770SH, murió y yo quería que me durara más, por lo menos hasta la llegada de nuevas terminales con Android pero bueno, nada como un accidente para decidirse a lanzarse. Total, fui de cabeza al HTC Magic de Vodafone y por fin puedo disfrutar de una terminal con el famoso S.O. open-source de Google basado en Linux.

Como un niño con zapatos nuevos, estoy dándole demasiada guerra instalando y des-instalando aplicaciones del Android Market. Hasta ahora estoy hipercontento. Vale que no es tan rápido, fluido y cool como un iPhone pero la facilidad de desarrollo y la extensa comunidad en alza que esta levantando seguro que relegará a Symbian y a Windows Mobile al olvido a no ser que se espabilen mucho.

Pros:
– Recarga por USB.
– La comunidad de usuarios y desarrolladores de/para Android.
– Conectividad.

Pegas:
– Los auriculares no son jack.
– El GPS, el WiFi y el 3g hacen a batería susceptible de consumirse rapidamente.
– No tiene WPA empresarial.

A medida que trastee más, iré contado … :)

Vodafone se pone las pilas con Android

android-vodafone

Vodafone ha lanzado un blog sobre Android de cara a la salida del terminal HTC Dream con este sistema operativo basado en Linux y promovido por las cabezas pensantes de Google. Le tengo muchas, muchas ganas a este juguetito que implica una total sincronización de todo (agenda, contactos, correo, fotos…) a través de internet y nuestra cuenta de gmail, incluso los sms que nos envien y enviemos quedarán almacenados en nuestra cuenta de correo. La única pega, de momento, es que parece que no se podrán ejecutar aplicaciones a través de la microsd.

Puede que no sea cool, pero quiero uno… ¡YA!.

Nuevo gadget: Asus Eee PC 1000H

Bueno, mi viejo LG LS50 está en el asilo comiendo sopitas y enchufado a la respiración asistida. Con sus precios carunos, los señores de Apple evitan que me convierta en maquero itinerante así que me apetecía pillarme un ultraportatil, mas por portatil que por ultra. No me va el futbol.

Tras varias comparaciones e historias que no vienen al caso, he acabado adquiriendo un Asus Eee PC, concretamente el modelo 1000H que esta a medio camino entre el espíritu de ultraportatil, de los primeros modelos de Eee PC, y un portatil convencional.

Así que tienes un Eee PC… ¿y ahora qué?

Por desgracia venía con un gestor de ventanas muy feo llamado Windoos o algo así, vamos una de esas cosas que gastan los friskis esos. Como es muy difícil, raro y si me sacan de Linux me pierdo, decidí formatear los 160 GB del disco duro para instalar la pinguinada. Ahora bien… ¿como instalar Linux en el peque? Pues por USB, tontaco, que te lo tienen que decir todo.

Este es el paso que más me costó, mas que nada por que nunca antes había preparado un dispositivo USB como unidad de arranque. Gracias a Google encontré un tutorial que me salvó la vida y al que podéis acceder pinchando sobre esta frase, hay ligeras diferencias en el paso de copiar los archivos de la iso de una distribución u otra, pero siguiendo los pasos de dicho tutorial esta chupado.

¿Que distribución escoger? Para gustos, colores. Sin embargo aquella que detecte todo el hardware sin problemas reinará en nuestro equipo. Ni Ubuntu 8.04, ni la 8.10 fueron capaces de arrancar la espada del yunque. Sin embargo una pequeña distribución llamada Ubuntu eee, no tuvo problemas en mover absolutamente todos los dispositvos. We had a winner, ladies and gentlemen.

Configurando la bios adecuadamente y apretando ESC para escoger el modo de arranque no hubo ningún problema en introducir al mi pequeño Eee en el maravilloso mundo de Linux. A partir de ahí instalar como de costumbre. Una cosa importante. Si tiráis a instalar estando conectados a la red es muy probable que se quede atascado en el 82%, si os pasa eso no perdáis el tiempo esperando (yo lo hice), reiniciad de nuevo el proceso de instalación con el equipo absolutamente off line. Una vez completado el proceso, reiniciamos y… ¡listo!.

Mierda, me esta saliendo un artículo largo… ¡Necesito una imagen de distensión!

¡Shirley Temple, damas y caballeros! ¡Un aplauso!

Mi vida con el Eee PC 1000H

Esto es más o menos para comentar las primeras impresiones, aplausos y lamentos sobre este bicho. Lo realmente sorprendente es su comportamiento como ordenador ordinario, como he dicho antes se aleja un poco de la idea de ultraportatil eso implica dispositivos ordinarios. El disco duro de 2.5” no es un disco SSD así que no podemos contar con tiempos de arranque vertiginosos. Como he dicho, tarda más o menos lo mismo que un ordenador estándar. Los altavoces son potentes, pero no lo suficientemente potentes como para que no distorsione un poco al forzar el volumen al máximo, aún así cumplen con su cometido de sobra. La webcam, de 1’3 mpx, tampoco es para tirar cohetes pero no me voy a quejar. La batería dura unas 4 horas, dandole caña a tutiplen. Es decir, con compiz instalado, escuchando música, abriendo ventanas como un poseso e instalando paquetes todo el rato. Todavía no he podido darle un uso “normal” ya que todavía estoy instalando cosas e investigando. Con un uso mas relajado, vaticino mayor duración.

Una de las cosas que más me han gustado es que los fabricantes han pensado en el usuario. En la base del portatil tenemos una trampilla que accede directamente a la zona del disco duro y de la memoria, permitiendo, en cualquier momento, sustituir estos dispositivos por otros de mayor capacidad. Un grandísimo acierto. He hecho una fotico.


Pinchad para verlo de guays

Entre los pocos contras de este equipo encontramos el peso, 1’4 Kg se acaban notando cuando lo llevamos en la bolsa. El plástico de la tapa es un imán para las huellas y al poco rato parece una obra de Pollock. A parte de eso me parece una maquina excelente. Chiquitita pero matona.

Ya no doy más la brasa. Os dejo con las especificaciones técnicas.

Pantalla 10″
Procesador Intel® Atom N270 1,6 Ghz
Chipset Intel Atom
Memoria RAM 1024 Mb DDR II SDRAM
3x USB 2.0, 1x VGA, 1x Lector SD/MMC (SDHC)
1x Entrada de audio
1x Salida de audio
Almacenamiento 160 Gb
Controlador gráfico Intel MGA950
Audio Dolby Sound Room Certified
Stereo speaker
Altavoces Integrados – Entrada y Salida de Línea
Tarjeta de red 10/100 Mb (RJ-45)
Tarjeta de Red Inalámbrica 802.11b/g/n
Bluetooth
Teclado QWERTY + Touchpad
Batería Ion-Litio 6 celdas
Dimensiones 191mm x 267 x 38 mm
Peso 1,45 kg

Instalación guiada de Ubuntu para los alumnos de la UJI

Para todos aquellos que, amedrentados por Windows Vista, quieren probar una alternativa sólida y fiable, mañana día 5, a las 18:00 se realizará una instalación guiada en la Universidad Jaume I de Castellón llevada a cabo por la asociación Aditel, la asociación que fomenta el uso del software libre desde hace más de 10 años. Mostrando el proceso mediante proyector, se hará una instalación que los asistentes tendrán que seguir en su propio equipo.

La iniciativa esta resultando bastante exitosa y ya cuenta con numerosos inscritos. Por desgracia solo hay 30 plazas disponibles. Afortunadamente dicha iniciativa se solidifica con soporte semanal durante todo el año. A partir de las próxima semana todos los miercoles, de 15:30 a 18:00, quien quiera ayuda para instalar su ubuntu, o tenga algún que otro problema de aclimatación, puede acudir al despacho de la asociación.

Sin duda un ejemplo a seguir para todas las universidades y centros docentes.

Más información en la web del evento.

El síndrome de Platón

Decía Platón, en su popular mito, que encadenados dentro de una caverna han pasado toda su vida unos prisioneros. Han vivido acostumbrados a contemplar las sombras que proyecta una hoguera situada a un nivel superior por delante de la cual circula otra gente. Evidentemente, los prisioneros adoptan las sombras como la realidad ya que su existencia se ha basado en esa experiencia y no conocen nada más. Un día, un prisionero logra desencadenarse y salir del rincón donde vivía apresado, contempla la hoguera y a las cosas y personas que producen las sombras y siente la necesidad de compartir esa realidad con aquellos que viven atrapados ante las sombras. Algunos le siguen, al principio la nueva visión les ciega hasta que sus ojos se acostumbran. Sin embargo otros toman por loco a aquél que pretende desencadenarlo y alejarlo de la seguridad de su realidad hasta el punto de amenazarlos de muerte si intentan poner un dedo encima de sus tristes cadenas.

¿Quien no se ha sentido Platón a la hora de defender el Software Libre? Hoy en día son muchos los prisioneros que viven encadenados a un software, contemplando una mera sombra de sistema operativo que se pasea ante los ojos de los desdichados que no se preguntan que hay más allá de la forma. Se sienten seguros sentados en un suelo lleno de gusanos e incluso pagan a sus captores por seguir disfrutando del espectáculo de sombras chinescas. Se regodean en, lo que podríamos llamar, la felicidad del ignorante. Aquel que haya visto más allá intenta, en vano, compartir la verdad con sus antiguos compañeros. ¿Que respuestas obtendrá? Vamos, seguro que os las sabéis de primera mano: “Es que salir es muy difícil”, “Es que uso el Office”, “S k xra jugar s la pUtA Kñaaa” ….

He usado la alegoría de la caverna de Platón porque realmente se ciñe muy bien a la situación del software. Imaginemos que la hoguera se apaga y dejan de aparecer las sombras. El prisionero (o usuario) jamás podrá saber el motivo del apagón y, lo que es peor, esta incapacitado para volver a encender la hoguera y dependerá de un carcelero (dejemos ese nombre en clave para los informáticos) para que vuelva a hacerse la luz. En el caso de un ex-prisionero en exterior, si desea su propia hoguera simplemente tiene que recoger leña, los carceleros son muy majos y, si no te ayudan a recogerla, te indican donde encontrar la que arde mejor. Esto neo-libres hacen muchas hogueras uniendo fuerzas y festejan todos juntos comentando la clase de leña que han utilizado o la disposición que han hecho de ella para lograr un fuego así o asá.

Rumores de esta alegría llegan a oídos de los prisioneros que permanecen, por temores infundados, encadenados en su cueva rodeados de insectos y mugre. Buscan justificar su condición y comienzan a criticar entre ellos a los osados. Los llaman raros, se ríen compartiendo falsas anécdotas y terminan mitificando a las sombras para reafirmar que su elección es la correcta. ¿No os dan penita?

Antes de continuar leyendo, por favor, os voy a pedir que pulséis el PLAY y leais pausadamente

Todo esto , queridos lectores y lectoras, viene a invitar a la reflexión apelando a vuestra condición de usuarios y usuarias de un ordenador. Si estáis hartos de los bichos, la mugre y de los apagones de la hoguera. Si queréis mirar al sol mientras estáis usando vuestro equipo, sabiendo que podéis ver en cualquier momento la fuente de las sombras. Si queréis ser libres, romped las cadenas, aplastad la mariposa multicolor. Limpiad vuestro disco duro en pro de un sistema operativo libre y transparente. Porque un sistema operativo como toca, está al servicio del usuario y no al contrario. Un usuario jamas debería estar a merced de un sistema operativo. Por que es posible encender nuestro ordenador con la certeza de que nada ni nadie va a destruir nuestro trabajo, las imágenes de nuestros seres queridos e incluso de aquellas cosas de las que nos quieren privar las entidades de gestión de la cultura. Queridos lectores y lectoras. Sed libres. Salid de la caverna y contemplad el vasto y limpio mundo de Linux.

Sacad a relucir vuestras Ubuntus y Kubuntus, vuestras Debians, vuestras SlackWares, vuestras SuSes y Mandrivas. Si sois noveles, voy a recomendaros que os descargueis la última versión de Ubuntu Linux recién salida del horno. No quiero discutir si es la mejor distribución o no. Lo que si es cierto, es que Ubuntu es la que más se ha preocupado por acercar Linux al usuario.

No os quedeis en las sombras, por muy azules que sean.

¡ABRAZAD LA LIBERTAD!

Más sobre Ubuntu en Mac Mini: configuración de las X

Escribo esto porque la gráfica del Mac Mini, a ciertas resoluciones y monitores tiende a generarse su propio concepto de “pantalla completa” y tiene a dejar margenes a la derecha y abajo. Esto me pasó pero lo solucioné configurando el driver i915 de Intel.

$ sudo apt-get install 915resolution
$ sudo 915resolution -c 5c 1440×900

Evidentemente la resolución la podéis modificar por la que deseéis. Luego solo hay que editar el archivo /etc/default/915resolution y dejarlo, más o menos, tal que así.

MODE=5c
XRESO=1440
YRESO=900
BIT=16

En BIT podeis determinar la profundidad, aqui pone 16 pero vosotros podéis poner 24 o 32 si os apetece.

En el /etc/X11/xorg.conf reflejaremos nuestro dispositivo de la siguiente manera.

Section “Device”
Identifier “Configured Video Device”
Boardname “Intel 915″
Busid “PCI:0:2:0″
Driver “i810″
Screen 0
Vendorname “Intel”
EndSection

Por si acaso, dejo una copia de mi xorg.conf. Así lo tengo aquí por si guarreo el que tengo ahora. Si tenéis un Mac Mini debería bastar ese archivo, luego cambiad la configuración de vuestro monitor.

¡Espero que os sea útil!

Un pingüino en mi manzana

Después de casi dos meses de disfrutar exclusivamente OS X en mi equipo doméstico, al fin me atreví a instalar Linux en mi Mac Mini. La razón por la que he tardado tanto en hacerlo ha sido básicamente la pereza. Y es que viendo los tutoriales kilométricos con mensajes de advertencia que corren por ahí es normal. Por eso decidí estar en la iparty para hacerlo, para tener una red de seguridad de compañeros frikis con Mac a los que consultar en caso de problemas. Lo que no me esperaba yo, es que el proceso fuera tan fácil y seguro, tanto que me arrepiento y avergüenzo a la vez de haber tardado tanto. Con tan solo tres pasos (menos que el chiki chiki), podremos disfrutar de dos excelentes sistemas operativos en nuestro equipo. Eso sí, en un Mac OS X con sistema Leopard. ¿Por qué? Lo explico en el primer paso.

mac-ubuntu.jpg

1.- Particionado

Leopard posee una aplicación llamada Bootcamp, existe una versión beta para Tiger pero no tiene soporte y esta dejada de la mano de Jobs. Dicha aplicación fue ideada para poder instalar MS Windows en los equipos de Apple (si, se lo que estáis pensando la mayoría). Lo primero que hace con el Bootcamp es realizar una partición limpia en el disco duro de nuestro Mac. Le asignamos la capacidad de la partición de “Windows” arrastrando con el ratón el separador de las particiones. Tal y como se puede ver en la imagen que he robado de aquí.

apple-bootcamp-create-second-partition.png
Pincha para que crezca como ultraman

Cuando hayamos distribuido las particiones de manera necesaria, le damos a particionar y se pondrá a la faena. Debo decir que ya lo intenté hace tiempo y en aquella ocasión me dió un error. Semanas más tarde lo volvi a intentar y funcionó sin problemas, desconozco los factores que hacen que falle pero si os da error no os preocupeis, volvedlo a intentar. Al terminar nos pedirá el disco de instalación de Windows, es el momento idóneo para despedirnos de Bootcamp.

2 .- rEFIt. Menú de arranque

Lo siguiente que vamos a hacer es instalar rEFIt, un programa que, al instalarse, se aloja en la EFI de nuestro Mac y que realizará las labores de menú de arranque en el que podremos seleccionar la partición o dispositivo desde el que queramos arrancar, incluidos CDs y discos duros externos, algo realmente útil. Una vez instalado, abrimos un terminal y lanzamos los siguientes comandos.

$ cd /efi/refit
$ ./enable.sh

Introducimos el CD de instalación de Linux, Ubuntu en mi caso, y reiniciamos el equipo. Cuando el equipo tire a arrancar de nuevo nos encontraremos con un atractivo menu que luce más o menos así.

refit-screen.jpg

Evidentemente sin el logo de windows. Nos encontraremos con la opción de ejecutar desde el CD, ya solo por eso vale la pena refit. Ejecutar desde el CD pulsando C es un poco tedioso, nunca sé si pulso poco o mucho…. eeer… bueno, le damos a nuestro CD de linux y ya solo queda la…

3.- Instalación

Si habéis instalado Linux aquí hay poco más que contar. La instalación de Ubuntu es muy fácil. Simplemente tenemos que escoger la partición fat32 para formatear a ext3 y poner el punto de anclaje “/”, si queréis añadir swap solo tenéis que reajustar la partición y listo.

Una vez instalado y expulsado el CD, nuestro equipo se reiniciará mostrando la partición de Linux en el rEFIt. Ya tenemos dos sistemas operativos maravillosos en nuestro precioso Mac Mini. Aquí os dejo un screenshot de mi Ubuntu con el compiz a tutiplen.

compiz-luenorg-1.jpg
Pincha para verlo de guays

Resumiendo los ingredientes son:

1.- Bootcamp (Incluido en Leopard)
2.- rEFIt
3.- Una distribución de Ubuntu o Kubuntu.

¡Y listo! Solo quedará la duda sobre que sistema operativo arrancar cuando estéis en el rEFIt. Yo lo tengo claro cuando se trate de programar y trabajar, sin duda tirare a Linux y dejaré el trabajo multimedia para OS X. De todas formas, estoy convencido de que convivirán muy bien.