Archivo de la etiqueta: Marvel

Los Vengadores (The Avengers)

En una base de S.H.I.E.L.D,  estan tratado de descubrir la manera de manejar la energía del teseracto, un cubo cósmico de inmenso poder. El dios del engaño, Loki (Tom Hiddleston), logra infiltrarse y robarlo ante la impotencia del mismo Nick Furia (Samuel L. Jackson) y tomando bajo control a Clint “Ojo de Halcon” Burton (Jeremy Renner), uno de sus mejores agentes. Ante la alerta que supone que Loki tenga el cubo cósmico, Furia decide localizar al Dr. Bruce Banner (Mark Ruffalo), con la ayuda de Natasha “Viuda Negra” Romanoff (Scarlet Johansson), y a Tony Stark (Robert Downey Jr.) para que usen su talento científico para localizarlo. Furia decide también tener al mismísimo Capitán América (Chris Evans) en el equipo ante cualquier amenaza que pueda surgir por parte del exiliado de Asgard, por mucho que su hermano Thor (Chris Hemsworth) se empeñe en hacerle entrar en razón. Aunque Loki no prentende hacer el trabajo sucio él solo sino que quiere dar paso a los Chitauri, una raza alienígena con ansias de expansión, para comprometer a todo el planeta.

La película con mas hype del año ya ha llegado a nuestras pantallas y estaba como loco por desatar mi frikez así que fuimos a verla. Yo con mi camiseta de Hulk. Pero el interés no venía unicaménte por ver la reunión en el cine de superheroes tan molonas sino por que el responsable de orquestarla es Joss Whedon, quien fué el responsable de la serie Buffy, Vampire Slayer  y creador de Firefly, una de las mejores de ciencia ficción de este universo y el siguiente.

Los Vengadores, probablemente, es la primera película que cuenta con otras tantas previas para ponerla en situación. Y es cierto que si no has visto Thor  y Capitán América: el Primer Vengador, se te puede escapar alguna cosa. Si no has visto previamente las películas de Iron Man no te has perdido nada relevante para la historia de Los Vengadores, pero te habrás perdido la presentación del personaje de la Johansson y, lo más importante, el carisma de Robert Downey Jr. como un perfecto Tony Stark que viene a demostrar, en la película de Whedon, que es el mejor filón. Por eso esta ahí, en el centro del cartel, por que es el puto amo y casi todo el humor de la película recae en él. Aún así se las apañan para que no eclipse al resto de los personajes.

Tenía un miedo atroz de que el nuevo Bruce Banner no diera la talla, me gustaron Eric Bana y Edward Norton y las fotos promocionales de Mark Ruffalo en plan Zoolander no auguraban nada bueno. Afortunadamente, el personaje esta bien perfilado e incluso le sienta bien el tono sarcástico que tan bien encaja con su colega Stark. El toque más humano, controlado y no exento de humor que le han dado a Hulk es, simplemente, espléndido.  Genial la relación que acaba estableciendo con Thor, el cual sigue en la misma linea un tanto sosainas que en la película de Kenneth Branagh.

En cuanto a los agentes de S.H.I.E.L.D., todavía me chirría mucho ver a Samuel L. Jackson sin decir tacos, pero sigue teniendo esa presencia de badass motherfucker que tan bien le funciona. Johansson y Renner ponen la parte de tensión sexual de la película y aunque apenas hablan de ello esta claro que ha habido mucho tomate entre ellos. Por supuesto, en las escenas de acción dan el callo  perfectamente. La última incorporación al S.H.I.E.L.D  cinematográfico ha sido la de Cobie Smulders interpretando a Maria Hill pero apenas destaca y su papel en How I met your mother le pesa demasiado como para que te la tomes en serio. Le auguro a la chica algo con el Capitán América ya que se la ve haciendole ojitos. Por cierto, un Capitán América que no luce demasiado más allá de sus oportunas acrobacias y su ramalazo de liderazgo.

Se dice, se comenta, que la película tiene un ritmo algo lento. Bueno, la primera parte de la película si que tiene una cadencia mas pausada pero es necesaria para establecer una relación sólida entre los personajes. Por lo menos yo lo prefiero así que no una atropellada excusa para ponerlos a todos juntos. Además, los últimos 40 minutos son pleno disfrute no solo por la acción, sino precisamente por las premisas establecidas entre los personajes.

Joss Whedon nos lleva de viaje por el universo Marvel de una manera sin precedentes, no tiene la misma textura y sobriedad que X-Men: First Class ni la necesita. Puro disfrute marvelita para los amantes de los superheroes. 8,5.

Capitán América: El Primer Vengador

Steve Rogers (Chris Evans) es un chico enclenque de Brooklyn cuyo mayor deseo es servir en el ejercito para aportar su granito de arena ante la batalla contra los alemanes. Su determinación no pasa desapercibida por el Dr. Erskine (Stanley Tucci) quien lo incluye en un programa de experimentación que busca la alteración del metabolismo para obtener super-soldados. Ante la estupefacción de Coronel Phillips (Tommy Lee Jones) y la oficial Peggy Carter (Hayley Atwell), Rogers es escogido, por su carácter, para ser el primero en someterse al suero con éxito… o él segundo. Erskine probó el suero años atrás con Johann Schmidt (Hugo Weaving), el lider de la división científica del Tercer Reich quien trata de impedir que Erskine  replique el suero que le otorgo poder pero también un rostro que le ha valido el nombre de Craneo Rojo. Sin embargo, los planes de Schmidt van mucho más allá…

Por fin ha llegado a los cines el episodio cinematográfico centrado en el Capitán América, que sirve de anticipación a la esperada película de Los Vengadores, y las expectativas que tenía sobre ella se han cumplido sobradamente a pesar que venía de la mano de Jurassic Park III y Jumanji, Joe Johnston.  Al contrario que con Thor, la película no falla en su oferta de acción, convirtiéndose en la película de aventuras que Hollywood nos debía desde hace años. Mientras la veía, percibía ese sabor añejo de las películas de Indiana Jones del siglo pasado. Malos muy malos, estética vintage, persecuciones de vehículos, diálogos fanfarrones… ¿quien no puede disfrutar de esto? Es la película perfecta para disfrutar con los ojos de un niño. Precisamente, y buscando algunas pegas, la película puede pecar de demasiado infantil, apenas hay sangre en toda la película (las pistolas de los malos te hacen desaparecer) a pesar del marco bélico y las batallas incluidas. Además, la relación entre Steve y Peggy es demasiado ingenua, como si Steve fuera un crío. Por otra parte, se agradece que a Bucky Burnes (Sebastian Stan) no lo hayan convertido, como en el cómic, en el “Robin” particular del Capi.

Resumiendo, Capitán América: El Primer Vengador, ofrece buen cine de aventuras para toda la familia. Ahora, con todas las cartas sobre la mesa, las ganas de ver The Avengers  de Joss Whedon se disparan de manera alarmante.

 

X-Men: Primera Generación (X-Men: First Class)

Erik Lensherr (Michael Fassbender) fue llevado de niño a un campo de concentración nazi. Allí vio como el doctor Sebastian Shaw (Kevin Bacon) asesinó a su madre para estimularle a aflorar sus poderes magnéticos. Años más tarde, en la década de los 60, Shaw ha formado un grupo de mutantes malvados y pretende iniciar una guerra nuclear. La CIA busca entonces la ayuda del profesor Charles Xavier (James McAvoy), experto en mutaciones genéticas que, además, es un mutante con capacidad telepática. Con un enemigo común, Erik y Xavier no tardarán en encontrarse y formar una alianza mutante para la que reclutaran a varios jóvenes de su condición, no solo con el objetivo de reclutarlos, sino de ayudarlos.

Despúes de la floja aportación de Kenneth Branagh al universo Marvel con su película de He-Man Thor, Matthew Vaughn presenta su re-interpretación de “La patrulla X” mostrando el origen de la banda de mutantes más famosa del mundo. El director de la bella “Stardust” viene de tratar el tema de los superheroes en la regulera adaptación de “Kick Ass” pero aquí el invento le ha salido mucho mejor.

Las anteriores películas de X-Men no me gustaron aunque reconozco el trabajo icónico de Hugh Jackman encarnando a Lobezno, el cual hace un cameo en esta. Fassbender y McAvoy no se quedan atrás interpretando a los alters precursores de Magneto y Profesor X. Ambos se rodean de un grupo de actores jóvenes entre los que tienen más peso Jennifer Lawrence (protagonista de la aclamada “Winter’s Bone“), que aquí interpreta a una joven Mística, y Nicholas Hoult que da vida a Hank McCoy. Una de las actrices que levantaban más expectativas en la película era January Jones pero aquí luce más palmito y su talento interpretativo en la película está a años luz del que le dejan hacer gala en la serie Mad Men.

Hubiese preferido ver a la patrulla X original, pero la propuesta es tan buena que uno perdona cualquier analogía fallida con el cómic principal. Me lo pasé en grande viendo “X-Men: Primera Generación“. Cuenta con el privilegio de convertirse en una de las mejores películas del universo Marvel que se han hecho hasta ahora, privilegio que, desde mi punto de vista, cuentan las dos primeras películas de “Spiderman” de Sam Raimi y las pelis de Iron Man.

Thor

Durante años los reinos de Asgard y Jotunheim vivían enfrentados hasta que el asgardiano Odin (Anthony Hopkins) venció a los gigantes de hielo y acordó una tregua con su rey, Laufey (Colm Feore), a quien le arrebata su fuente de poder. Años más tarde, el día en el que Thor (Chris Hemsworth) esta llamado a suceder a su padre, gigantes de hielo se infiltran en el palacio de Odin e intentan, sin éxito, recuperar la fuente de poder. Ofuscado, sin contar con la aprobación de su padre y haciendo oidos sordos a los consejos de su hermano Loki (Tom Hiddleston), Thor decide ir a Jotunheim para ajustar cuentas con el rey Laufey. La intromisión de Thor es tomada como un grave incidente diplomático que acaba con los dos pueblos enfrentados de nuevo. Odin, decepcionado, destierra a Thor y le despoja del mjolnir, el arma más poderosa de Asgard. El ex-dios aterriza en medio del desierto de Nuevo México dando con la cazadora de tormentas Jane Foster (Natalie Portman). Mientras Thor intenta idear la manera de volver a Asgard, allí Loki se ha hecho con el trono aliándose los gigantes de hielo.

El pasado fin de semana vi al fin Thor, la nueva película “vengadora” del estudio Marvel. No me disgustó, pero tampoco es lo que esperaba. No me malinterpretéis, la película de Kenneth Branagh bien vale su visionado, sobretodo para los más frikis pero no es igual de disfrutable que las películas de Iron Man. La historia es bastante tontuna. La estancia en la tierra de Thor abusa de situaciones típicas de comedia de los 80 en donde un extraño choca con las costumbres americanas. A Balki Bartokomus le funcionaba, al dios del trueno no. Argumento muy simple escaso de escenas de acción y en el que Branagh no sabe sacar suficientemente jugo y se limita a recrearse, sin éxito, en sus shakespirianas intrigas familiares en el marco de la nobleza.

Casi no vale la pena hablar de la densidad interpretativa. No entiendo que pinta Asano Tadanobu, el Toshiro Mifune del siglo XXI, en un papel tan nimio. Natalie Portman y Kat Dennings no dan el pego como nerds. Chris Hemsworth parece de la escuela de Hayden Christensen e Idris Elba interpreta a un Heimdall con el nivel intelectual de un portero de discoteca. Únicamente Tom Hiddleston hace gala de un trabajo interesante con su Loki.

Si se ve como un episodio suelto de una serie llamada “Los Vengadores” puede tener su aquel, pero como película individual no esta a la altura de las expectativas.

Iron Man 2

iron_man_2Tony Stark (Robert Downey Jr.) está de moda después de anunciar a los cuatro vientos que él es Iron Man. Con el ego crecido, se comporta de forma inmadura trayendo de cabeza a Pepper (Gwyneth Paltrow) y a su buen amigo el coronel Rhodes (Don Cheadle). El cacareo de Stark fastidia a su rival Justin Hammer (Sam Rockwell), su rival en la industria armamentística, y recorre todo el mundo. En Rusia Ivan Vanko (Mikey Rourke) planea enfrentarse a Stark como venganza familiar, por el trato que recibió su padre, el cual trabajó con Howard Stark. La aparición de Vanko, con una tecnología similar a la de Iron Man, bajará los humos a Stark y abrirá por todo el mundo, sin exención de polémica, una moda por desarrollar armas capaces de emular las excelencias de Iron Man.

Por fin pude ver el otro día, la secuela de Iron Man gracias a su reciente salida, en algunos países, en majestuoso Blu Ray y a la labor desinteresada de los usuarios en extraer y compartir su contenido. Vamos, que me la bajé y la vi. Y, además, me moló. Partamos de la base de que no decepciona, y eso es mucho. La primera me gustó bastante y esta me ha entretenido y gustado a partes iguales. Eso sí, también hay que verlo como lo que es, un calentamiento previo para el vendaval de películas de superheroes que se avecina y culminará en una producción sobre “Los Vengadores” orquestada por un Nick Fury, en versión mothafocka, interpretado por Samuel L. Jackson. Precisamente el agente de S.H.I.E.L.D. se pasea por Iron Man 2 junto a una agente Viuda Negra encarnada por la presencia testimonial de Scarlett Johanson, digo testimonial por lo poco que aporta.

No se que pasa que, después de ver “El Luchador“, uno se toma en serio cualquier chorrada que haga Mikey Rourke. El tío convence como Vanko e incluso consigue parecer un personaje simpático que contrasta bien con el personaje interpretado por Sam Rockwell (magistral en “Moon“), un multimillonario “culo-veo-culo-quiero” que se pasa la película teniendo berrinches. Don Cheadle retoma bien y mejor el papel de Rhodes, abandonado por Terence Howard por desavenencias monetarias. Y, bueno, Robert Downey Jr. interpreta el mismo papel que en todas sus últimas películas. Ya no sabes si es Tony Stark, Sherlock Holmes o, simplemente, él mismo. Pero sea lo que sea lo que hace, lo hace bien. Me hizo gracia ver que el papel de Howard Stark estuviese interpretado por John “Roger Sterling” Slattery, un hombre atrapado en papeles vintage.

Las películas de Iron Man han devuelto mi fe en el cine de superheroes después de que Sam Raimi consiguiera cargarse una prometedora trilogía con “Spiderman 3“. Esperemos que las próximas “Thor” y “Captain America: The First Avenger” estén a la altura.

Iron Man

Tony Stark (Robert Downey Jr.) es un excéntrico millonario y magnate de la industria armamentística. En pleno viaje a Afghanistan para promocionar sus nuevos misiles Jericó, es secuestrado por un grupo integrista y obligado a construir una réplica de estos. Sin embargo, Stark fabricará una armadura metálica para huir. Atormentado por las consecuencias de su mercadería decide retirar los juguetes bélicos del catálogo de Industrias Stark. Su socio Obadiah Stane (Jeff Bridges) no opina lo mismo y tras apartar a Stark de las decisiones de la empresa, intentará apoderarse de su última creación.

Trás el bajón de Spiderman 3 y los monumentales bodrios de Ghost Rider y Los 4 Fantásticos y Silver Surfer, hacía tiempo que no veía una película basada en el universo Marvel que realmente valiera la pena. El director John Favreau hace un buen trabajo con el guión de Mark Fergus y Hawk Ostby, ambos nominados al oscar por el guión de Children of men, esa joya de la ciencia ficción contemporánea.

Iron Man cuenta con una argumento justo y sin alardes, dejándola como una carta de presentación ya que la historia no da para más y se queda completamente abierta. Aunque también hay que reconocer que todo es un poco previsible. Si vais a verla no cometáis el mismo error que yo y quedaros hasta después de los créditos para conocer a Nick Furia con el rostro de Samuel L. Jackson.

El reparto encaja a la perfección, Robert Downey Jr. recrea a un Tony Stark magnífico mientras que Jeff Bridges queda como un némesis comedido dentro del Iron Monger. Hay que reconocer que los años le sientan estupendamente a Gwyneth Paltrow y ya no tiene la cara de pánfila que mostraba en sus inicios. Como chica de comic, no queda nada mal.

Una de las cosas que chirrían un poco es la más que patente presencia publicitaria en el film. Tony Stark trabaja en su casa con Apple mientras que en la empresa donde se venden armas, todos calzan un Dell. Si quieres una hamburguesa, nada como las de Burger King. Y no olvidemos que Iron Man puede hacer volar tanques, pero no tiene nada que hacer con un Audi. En fin… tanto CGI se ha de subvencionar de alguna manera, ¿no?

De todas maneras, si tenéis espíritu comiquero, no os la podéis perder.