Hace un par de años, fuimos a Espai Rambleta a ver una obra de teatro y no pudimos entrar. No había entradas y nos quedamos en la puerta con cara de bobos. Se trataba…