Archivo de la etiqueta: Series

Misfits (Temporada 3)

Fuuu, fuuuuuuuu. Aquí estoy quitando telarañas del blog para hacerle sitio a una pequeña reseña de la tercera temporada de Misfits. Que si, que hace tiempo que la hicieron, pero yo no la he visto hasta hace practicamente dos días. Después de dos temporadas de éxito, la serie volvía sin su personaje más carismático, el díscolo Nathan, después de que Robert Sheenan decidiera abandonar la serie para intentar hacer las américas. La solución de los productores del canal E4 fué introducir a un personaje nuevo, Rudy. El personaje interpretado por Joe Gilgun peca de tener un carácter demasiado parecido al de Nathan, e incluso podría parecer que los guiones estuvieran ya escritos antes de la marcha de Sheenan. A pesar de todo, el trabajo de Gilgun es bastante sólido y en ningún momento se hecha de menos al desertor.

Con Nathan fuera de circulación, el punto de mira se pone sobre Simon (Iwan Rehon) y su progreso en la conversión a superheroe viajero del tiempo, mientras lidia con su relación con Alisha (Antonia Thomas) . El traficante de poderes del especial de navidad, Seth (Mathew McNulty) se convierte en personaje recurrente gracias a sus flirteos con Kelly (Lauren Socha) y el bueno de Curtis (Natahn Stewart-Jarret) se convierte en Ranma 1/2.

Los 8 capítulos de los que consta la temporada son bastante irregulares, aunque entretenidos todos ellos, hay un par que argumentalmente son bastante incosistentes incluso para una serie de ciencia ficción y fantasía. Pero en general no es tan mala como la pintaban, se deja ver gracias a ese punto de auto-parodia que genera, sobretodo en lo que respecta a  los monitores de la condicional y al hecho de librarse de cadaveres, como quien tira un papel a la papelera, durante toda la serie.

Misfits ha perdido fuelle pero cumple su cometido. Ahora habrá que estar atento a la brutal reforma de reparto de cara a la siguiente temporada.

 

Gavin & Stacey

Gavin (Mathew Horne) y Stacey (Joanna Page) trabajan en la misma empresa. Él forma parte de la sucursal de Essex, y ella de la sucursal galesa. Tantas horas al teléfono hace aflorar la atracción entre ellos y acuerdan encontrarse, por primera vez., en Londres. Como es de esperar, se confirma lo que sienten el uno por el otro y tratan de lidiar con la relación a larga distancia con soluciones un tanto drásticas.

Gavin & Stacy es una comedia escrita a pachas por James Corden y Ruth Jones, quienes interpretan a su vez  a Smithy y a Nessa, los mejores amigos de cada uno de los protagonistas. A Corden lo recordaréis de un par de capítulos de Doctor Who, el resto del reparto era desconocido para mi a la hora de introducir el Blu-Ray de la primera temporada y pulsar el play. Me hice con la serie debido a las buenas críticas y gracias a el económico recopilatorio de amazon, que recoge las tres temporadas y el especial de navidad, y me alegro de haberlo hecho.

La serie debutó en la BBC en 2007 y tuvo continuidad hasta 2010. El éxito de la serie viene dado por el choque de culturas implícito en la relación de Gavin y Stacy. Los padres de Gavin (Larry Lamb y Alison Steadman) son un matrimonio acomodado en un agraciado barrio de Billericay mientras que Stacy vive en un modesto barrio de la isla de Barry con su viuda madre (Melanie Walters) y con su peculiar tío Bryn (Rob Brydon) como vecino. Conflictos culturales y sociales (y en ocasiones deportivos) dan vida a la relación entre gente dispar unidos por el cemento que supone la relación de los jóvenes. Para haceros una idea, imaginaos como sería la relación entre uno de Pozuelo de Alarcón y una vasca de clase media-baja.

No es una comedia de partirse el pecho de risa, pero si que desborda simpatía por todos los lados gracias a los personajes carismáticos tan bien perfilados por Corden y Jones. Con un formato de 30 minutos por episodio (excepto el especial de navidad nexo entre la segunda y tercera temporadas),  Gavin & Stacey es una buena vía de escape si estáis un pelín cansados de las comedias norteamericanas. ¡Ah! Y la banda sonora mola mucho, contando con temas de Kaiser Chiefs, The Libertines, Supergrass, Arctic Monkeys, The Kooks, Snow Patrol, The Strokes, etc, etc, etc. 8.

P.S. Ahí tenéis un trocito del 1×01, donde empieza todo.

Sherlock (Temporada 2)

Siguiendo la historia de amor con la BBC, hemos visto ya la segunda temporada de Sherlock. En esta, Sherlock Holmes (Benedict Cumberbatch) comienza a ser una celebridad gracias al blog de su compañero John Watson (Martin Freeman).  Igual que la primera temporada, la serie consta de tres episodios de largo metraje y consistencia argumental propia. La serie sigue su buen curso solo bajando un poco el nivel en el segundo episodio. Y es una lástima ya que se trata del basado en “El perro de los Baskerville“, una de las historias más populares de Conan Doyle.

En esta temporada vemos como Sherlock es capaz, a su manera, de tontear con las mujeres. Pero solo una mujer, la dominatrix Irene Adler (Lara Pulver) es capaz de despertar el interés del peculiar Holmes. Pero lo que más ha levantado ampollas esta temporada ha sido el enfrentamiento de Sherlock con su archienemigo, James Moriarty (Andrew Scott). El último episodio de la temporada es de traca y nos tiene atentos constantemente hasta el desenlace, con un final que puedes o no compartir, pero desde luego no deja a nadie indiferente.

Debo reconocer que, en ocasiones, Sherlock habla de una manera que recuerda demasiado al Doctor, sobretodo cuando habla rápido. Pero a pesar de compartir “papá”, Sherlock es una nueva prueba patente del magnífico talento de Steven Moffat para la narrativa friki. Esta temporada sirve para confirmar que esta es  (otra más de la BBC) una serie imprescindible.

Game of Thrones (Temporada 1)

Ojo, si no has visto la serie o leído el libro, igual te enteras de cosas que no quieres.

Por fin hemos acabado de ver la primera temporada de Game of Thrones, se ve que Canción de Hielo y Fuego sonaba más a culebrón venezolano que a un… erm… culebrón medieval. Quien a estas alturas no sepa que se trata de la adaptación del primer libro de la canción gelido-pírica de George R. R. Martin, merece ser juzgado por Jeoffrey Lannister Baratheon. Y ahora es cuando voy yo y suelto el topicazo de marras: si te has leído el libro, esta serie sabe a poco.

Ahora no se, no me sale, hablar de esta serie sin compararla con el libro pero cabe decir que se trata de una adaptación notable a la cual le falta un cacho para considerarse sobresaliente. Canta mucho la ausencia de batallas restando componente épico a la serie, que mala es la crisis, no se como se las arreglaran para la segunda temporada. Y hay sexo… mete y saca metido con calzador, parece que HBO tiene que realizar, como los japoneses, su fan service particular. La escena en la que Petyr Baelish (Aidan Gillen) cuenta su historia, detalles  importantes para construir al personaje, ambientando una torrida escena lésbica es innecesaria y bastante WTF (nunca mejor dicho). Se puede entender las escenas de sexo en el ámbito de los dothrakis, pero cosas como la mencionada antes o la relación de Renly Baratheon (Gethin Anthony) y ser Loras (Finn Jones) no tienen sentido alguno por mucho que quieras ampliar el público objetivo.

Quitando los reproches, es difícil que uno no se rinda al magnífico reparto que cuenta con muchísimos actores y actrices que se han curtido en la Royal Shakespeare Company de Londres, empezando por el protagonista Sean Bean, mi colega de personaje ya que él también ha interpretado a Ulises (en Troya), pero no tan bien como yo… ¡jojojo! (mentira). Bean, el lord medieval por excelencia en muchas pelis,  interpreta a Eddard Stark, señor de Invernalia, casado con Catelyn Tully (Michelle Fairley) y prolífico padre de dos hijas y cuatro hijos, aunque uno de ellos, Jon Snow (Kit Harington), fruto de un desliz extramatrimonial. A pesar de la diferencia de edad respecto a sus homólogos literarios, los jovenes que interpretan a los Stark hacen un buen trabajo. Tanto los debutantes Maisie WilliamsIsaac Hempstead Wright y Art Parkinson (Arya, Bran y Rickon), como la adolescente Sophie Turner (Sansa) y los jovenes Richard Madden (Robb) y el mencionado Harintong; cumplen perfectamente con la responsabilidad de no defraudar a los lectores de la saga literaria.

Por otra parte están los málditos Malfoy Lannister, los malos de la serie. ¿Todos? ¡No! Un reducto de la familia, llamado Tyrion Lannister (Peter Dinklage), se dedica a trollear a diestro y siniestro a todos los personajes de la serie de manera lo suficientemente convincente para que le premien con un merecidísimo premio Emmy. Grande la labor de Dinklage en la serie, sobretodo zurrando a uno de los personajes televisivos más odiosos junto al elenco de Sálvame, Joffrey Lannister Baratheon. Hasta el actor que lo interpreta, Jack Gleeson, tiene una cara hostiable que hace que adores odiarle. Eso y que también quieras meterlo como Javi en un remake de Verano Azul. Pero no nos metamos con el pobre Joffrey que sus padres también tienen lo suyo. Cersei Lannister (Lena Headey) es la madre protectora y harpía calculadora que vela por los intereses de su familia de manera enfermiza junto a su egocéntrico hermano Jaime (Nikolaj Coster-Waldau), aunque les cuesta conseguir la aprobación de su padre Tywin, interpretado por el gran Charles Dance.

El último eje principal de la trama se construye alrededor de Daenerys Targaryen (Emilia Clarke). Tampoco es que no hayan más frentes abiertos, están las locas aventuras de Jon y Sam (John Bradley) en el muro, pero parece que no le han dado el peso suficiente en esta temporada. Volviendo a Dany, la joven es uno de los personajes más queridos por la audiencia y lectores y objetivamente el más molón ya que pasa de niña puteada a dar ordenes a un ejercito de salvajes, caminar entre fuego y acunar dragones. Conseguir eso vestida como Shakira tiene su merito. Daenerys se consolida como la última de los Targaryen, tras el ridículo espantoso del cabrón de su hermano Viserys (Harry Lloyd), y evoluciona de manera más atropellada que en el libro (tenía que decirlo). Incluso uno puede llegar a pensar que lo de Khal Drogo (Jason Momoa) tiene un punto de síndrome de Estocolmo.

Buf, llevo no-se-cuanto tiempo escribiendo y todavía no he mencionado a muchos de los personajes secundarios que cierran el circo. Son taaaantos personajes y todos lo hacen taaaaan bien, incluso el hermano pequeño de Lily Allen, Alfie, que hace de Theon Greyjoy, personaje clave en la siguiente temporada. También me gusta que hayan cogido a  Natalia “Nymphadora”  Tena para interpretar a Osha.

En fin, niños y niñas, la serie mola mucho pero yo os recomiendo que os leáis el libro.  Y solo para joderos y dejaros con el gusanito os diré que uno de los personajes mencionados en este artículo muere en la segunda temporada (por lo menos durante las 500 primeras páginas de Choque de Reyes).

Winter is coming! :)

United States of Tara

Hoy os hablaré de la última serie que he visto de manera integra, United States of Tara. Se trata de una serie producida por Steven Spielberg y escrita por la guionista Diablo Cody (quien saltó a la palestra por Juno)  y que constó con tres temporadas, la última de ellas finalizada recientemente.

La historia se centra en la figura de Tara Gregson (Toni Collete), su marido Max (John Corbett) y sus hijos Kate (Brie Larson) y Marshall (Keir Gilchrist). Una familia de clase media americana normal y corriente de Kansas… o lo sería si la figura materna no se tuviera que dividir entre las múltiples personalidades de Tara, quien sufre un transtorno de identidad disociativo que pondrá a prueba constantemente la  integridad de la familia Gregson.

La primera temporada de la serie gozó de una buena acogida de crítica y púbico y le valió a Toni Collete el Emmy y el Globo de Oro por su capacidad de desarrollar de manera efectiva los cuatro personajes que interpreta. Lamentablemente, la segunda temporada fue perdiendo fuelle y público, una vez exprimida la premisa original, y cayó en la parrilla de cancelaciones con su tercera temporada. En total se cosecharon 36 capítulos, de 24 minutos cada uno, soportados todos ellos por el buen reparto.

En general, vale la pena ver la serie. La primera temporada es bastante fresca y la tensión introducida en la tercera invita a seguir viéndola hasta el último episodio.

Además, una de las protas es Envy Adams. ;)

The Sarah Jane Adventures (3ª Temporada)

La muerte de Elisabeth Sladen el pasado abril sentó como una jarra de agua fria a los fans del universo de Doctor Who, lo que hizo que viera esta tercera temporada de “The Sarah Jane Adventures” con cierta amargura, sabiendo que el aire fresco que estaba viviendo la ciencia ficción infantil tenía un punto y final.

La tercera temporada de la serie acarrea el mismo esquema, historias autoconclusivas de dos episodios cada una en la que Sarah Jane (Sladen) y sus jóvenes aventureros se enfrentan a alienígenas, muchos de ellos extraídos de su serie madre. A Luke (Tommy Knight), Clyde (Daniel Anthony) y Rani (Anjli Mohindra) se les ve mucho más sueltos y esta última consigue que ya no nos acordemos de Maria. Sin duda esta temporada ha contado con una historia estrella, no es otra que The Wedding of Sarah Jane, una de las últimas aventuras de David Tennant en la piel del Doctor y en la que los jóvenes y este se enfrentan al archi-enemigo de Sarah Jane, the Trickster, para liberarla de una trampa.

Otros episodios descatables son The Prisoner of the Judoon, The Eternity Trap y The Gift, que vienen a patentar el indiscutible carácter de la serie por muy infantil que fuera. Desde luego los niños británicos se quedan con un vacío enorme en la parrilla televisiva. Os dejo un video con lo bien que trató el informativo infantil de cBBC el tema de la muerte de la mayor de sus heroínas.

Ahora iré en busca de la cuarta (y lamentablemente última) temporada.

Alan Wake (1ª Temporada)

Alan Wake es un reputado escritor neoyorkino que sufre una crisis creativa. Para deconectarle de su ajetreada vida, su mujer, Alice, le lleva al tranquilo pueblo de Bright Falls. Sin embargo allí empezaran a ocurrir cosas extrañas. La oscuridad parece estar viva, volviéndose en contra de Alan, secuestrando a Alice y utilizando la imaginación de este para ganar fuerza. Desorientado, Alan comenzará a investigar siguiendo como pista las páginas de un manuscrito que no recuerda haber escrito. Las palabras plasmadas en él parecen ser premonitoras, pues todo lo reflejado en dichas páginas se cumple.

Este es el primer juego que adjunto también a la categoría de series ya que, al fin y al cabo, tiene el mismo tratamiento. Alan Wake se presenta de la mano de Remedy Entertainment, estudio que en su día se glorificó con la aparición de Max Payne, un juego de acción en tercera persona que despuntaba por su recursos narrativos. Con Alan Wake, un título que ha contado con la friolera de cuatro años de desarrollo, nos encontramos con un juego con bastante acción pero con un factor psicológico importante.

Al contrario de lo que se puede encontrar, el argumento no es una excusa para desarrollar las partes de acción sino que son estas las que enriquecen la exploración y avance a lo largo de la trama. Su carácter episódico permite dividir la historia y otorgar descanso al jugador-espectador. Cada episodio continua la historia pero se despide del bagaje del capítulo anterior, pudiéndolo encarar como una experiencia más en el pueblo de Bright Falls. Todo un Twin Peaks interactivo

El pueblo de Bright Falls y sus alrededores son los otros protagonistas absolutos del título. El trabajo técnico de recrear los paisajes, bosques y montañas es encomiable. Tal vez la catarsis paisajística no sea la misma que ofrece Red Dead Redemption pero desde luego se acerca y a uno le dan ganas a uno de alquilarse una cabaña en el pueblo para disfrutar de las vistas de Cauldron Lake. Piano y mucha cuerda, por orden del compositor Petri Alanko, para la banda sonora que ambienta las andanzas de Alan por el pueblo, a parte de la magnífica selección de canciones. Cabe destacar el excelente doblaje español destacando el papel protagonista de Lorenzo Beteta (voz habitual de David Duchovny y Mathew Fox) y las voces de Conchi López (os sonará más si os digo Buffy) y Salvador Aldeguer (habitual doblador de Charlie Sheen, entre otros). Para un juego que doblan bien en español, había que darle kudos. Eso sí, alguna pequeña metida de pata de traducción se puede intuir en algunos momentos.

En definitiva, Alan Wake es uno de esos motivos por los que compadecer a los que no poseen una Xbox 360 ya que es una experiencia imprescindible para un ávido jugador. Existen dos capítulos adicionales, a modo de contenido descargable, que sirven de nexo entre esta y la futura segunda temporada. Esperemos que no tarden otros cuatro años en sacarla.

Si queréis saber más, tenéis un análisis más detallado en xboxgo.es.

The Sarah Jane Adventures (2ª Temporada)

Después de que el Doctor desarticulara la estragema de los alienígenas sontaran (en la cuarta temporada), derivando en la destrucción de toda la flota que orbitaba la Tierra., uno de los soldados logró sobrevivir y esconderse en la tierra, tomando y utilizando un modesto observatorio como base de operaciones. La aparición de unas extrañas luces por la zona alertan a Sarah Jane Smith (Elisabeth Sladen) quien se pondrá a investigar acompañada por Luke (Tommy Knight), Clyde (Daniel Anthony) y Maria (Yasmin Paige).

Siguiendo explorando el universo del Doctor Who, ya he visto la segunda temporada de The Sarah Jane Adventures, el spin-off para churumbeles protagonizada por la antaño compañera de aventuras del Doctor. La principal novedad de la serie la marca la salida de Yasmin Paige de la serie, a su padre le dan trabajo en EEUU, etc, etc. En su lugar, entra el personaje de Rani Chandra (Anjli Mohindra) una chica mordaz e inteligente que se ganará un sitio en la particular pandilla de guardianes del planeta. En general la temporada sigue la linea de la primera, aunque el éxito siempre viene acompañado de mayor presupuesto. Tan sólo he encontrado un par de episodios flojillos, “The Day of the Clowns” y “Secrets of the Stars“, curiosamente dirigidos por la misma persona, Michael Kerrigan. Pero no olvidemos que es una serie que apela a un mayor nivel de ingenuidad del habitual en la serie principal.

Perfecta compañera de los desayunos de los fines de semana, The Sarah Jane Adventures en su segunda temporada sigue siendo una válida aportación complementaria a las aventuras del Doctor.

The Sarah Jane Adventures (1ª Temporada)

Sarah Jane Adventures

Maria Jackson (Yasmin Paige) es nueva en el barrio. Frente a ella vive una mujer solitaria a la que un día Maria sorprende hablando con un alienígena. La mujer en cuestión es Sarah Jane Smith (Elisabeth Sladen), antaño acompañante del Doctor, compagina su labor de periodista con la de velar por la seguridad de la Tierra. Su primer encuentro con Maria será en la fabrica de Bubble Shock, una bebida que tiene a todo el mundo enganchado gracias a su ingrediente secreto, llamado Bane. Dentro de dicha fábrica Sarah Jane descubre un complot alienígena para dominar la tierra y del cual forma parte un joven clon (Tommy Knight) creado por los Bane a partir de una combinación del mejor ADN humano. El joven logra a escapar junto a Sarah Jane y acabará por convertirse en el hijo adoptivo de esta.

Como buen doctorófilo no podía dejar de lado The Sarah Jane Adventures el spin off de Doctor Who destinado a un público más infantil y yo, como buen friki inmaduro, lo he disfrutado de cabo a rabo. La protagonista es Sarah Jane Smith, compañera del Doctor de 1973 a 1976. Tuvo un reencuentro con este, escondido bajo el rostro de David Tennant, en la segunda temporada del siglo XXI de la serie principal, y su reunión derivó en una nueva serie que amplia el maravillosamente bizarro universo del Doctor Who. Apartada de la actuación después de sus años de “companion”, Elisabeth Sladen volvió a la palestra británica gracias al potentísimo renacer del Doctor y a la serie infantil que ya va por la cuarta temporada.

Hubiese matado por tener una serie así cuando era pequeño y, de haber existido, seguramente la hubiese emitido TV3. Es una serie ingenua, ligera y en la que te tienes que meter mediante un salto de fe sin buscarle tres pies al gato. Eso si, hubiese funcionado igual de bien aunque no hubiese derivado de Doctor Who. La BBC sigue fabricando una nueva generación de geeks y ganándose a los ya formaditos.

Espero con ansia los DVDs de las 2ª y 3ª temporada.

Misfits (Temporadas 1 y 2)

misfits

Nathan (Robert Sheenan), Kelly (Lauren Socha), Simon (Iwan Rehon), Alisha (Antonia Thomas) y Curtis (Nathan Stewart-Jarret) son cinco jovenes condenados a trabajos comunitarios por su conducta conflictiva. Durante su primer día de servicio, una extraña tormenta se desata sobre Londres y los jóvenes son alcanzados por un rayo. Al poco tiempo, cosas extrañas comienzan a ocurrir y no tardan en descubrir que han adquirido poderes sobrehumanos.

Entre tanto ajetreo solo me asomo para hablaros de cosas inglesas. Misfits es una serie británica, creada por Howard Overman, que trata de las vicisitudes de unos jóvenes inadaptados (hence misfits) que tienen que lidiar con poderes a parte de con sus complicadas vidas. Siguiendo la tónica de las series de allí, consta por el momento de dos temporadas cortas, de 6 y 7 capítulos respectivamente. Es lo único visto en los huecos que hemos tenido estos días, a parte de que engancha de mala manera. Misfits, como la mayoría de ciencia ficción británica, me parece absolutamente brillante.

A pesar de ser una serie más o menos coral, la estrella del show es Robert Sheenan al que le han regalado el papel más notorio de todos y el que más simpatía recibe por parte de los espectadores, será porque Nathan suelta las burradas que a todos nos gustaría decir de vez en cuando sin que nos marginen socialmente. No voy a comentar mucho sobre la serie y sus posibles fallitos por no spoilear.

Sólo diré que, tras ver la segunda temporadas, me ha dejado con mono de más. Bajadla, insensatos, o podéis verla en catalán en el canal 3XL e incluso ver los capítulos por streaming en su web.