Archivo de la etiqueta: sitges 2011

[Sitges 2011] Milorcroze: A Love Story (ミロクローゼ)

Esta es una de esas películas difíciles de resumir o de sacar un argumento claro. Basicamente, Milorcroze: A Love Story presenta tres historias independientes, ligeramente ligadas, con el amor como eje central o motor de la historia. En la primera, nos cuentan las tribulaciones de Ovreneli Vreneligare, un niño que vive su primer amor. En la segunda, el profesor Kumagai, un estrambótico “doctor amor”, da lecciones de seducción a pobres desafortunados. Por ultimo, tenemos una historia de venganza centrada en Tamon, un joven determinado a recuperar a su amada, secuestrada por un clan de malandrines.

El actor Takayuki Yamada pone a prueba su versatilidad en esta opera prima de Yoshimashi Ishibashi, quien parece que haya aprovechado ideas para dos cortrometrajes y un mediometraje y las haya acoplado con no muy buena fortuna en una película destacable solo por partes y gracias a la potente propuesta visual. La historia del joven Ovreneli  Vreneligare es, sin duda, la más bonita e interesante y la mas arriesgada estéticamente. La diversión corre a cargo de la segunda historia por la excentricidad y los números pseudo-musicales que se marca Yamada. La tercera, sin embargo, pierde ritmo y se hace un tanto pesada a parte de descubrese como otro batiburrillo de ideas inconexas por parte del director.

Vale la pena verla por las dos primeras historias, la tercera y más larga se puede ver pero no trasciende.

[Sitges 2011] The Woman

Chris Cleek (Sean Bridgers) es, a la vista de todos, un abogado competente y un padre de familia de bandera… o eso parece. Estando de cacería, descubre en el bosque a una mujer salvaje (Pollyana McIntosh) y decide capturarla y llevarla a su granero  ante la estupefacción de su mujer, Belle (Angela Bettis) y el asombro de sus hijos Brian (Zach Rand), Peggy (Lauren Ashley Carter) y Darlin (Shyla Molhusen). Pero el hecho de tener encerrada a una mujer no es la única muestra del oscuro carácter de Chris.

El director Lucky McKee dirige esta adaptación de la novela de Jack Ketchum Offspring: The Woman secuela de Offspring en la que se detalla la vida de un clan salvaje y canibal y la cual también contó con adaptación cinematográfica en 2009. Hasta el momento de informarme para escribir esto, no sabía que esta película se trataba de una secuela, o más bien de la evolución de uno de los personajes de la citada Offspring. ¡Ahora quiero verla!

En fin, la película no se presenta como secuela sino como una historia independiente, una cruda historia que refleja la peligrosa y brutal misoginia que todavía se dan en determinadas familias que siguen unos valores que son peligrosamente rancios (¿alguien dijo tea party?) o, simplemente, son obligados a seguirlos por el cabeza de familia. Dicha misoginia, toda ella con patas, se representa en el personaje de Sean Bridgers, un actor que debía ducharse y exfoliarse con papel de lija para sacarse de encima el repugnante papel que le tocó representar aquí. El film critica no solo la misoginia y la violencia de genero sino lo peligroso que resulta no identificarla hasta que se lía parda.

Su crudeza no dejó indiferente en el festival de Sundance, como bien muestra este vídeo de un espectador indignado en dicho festival. En el festival de Sitges se agradeció la presencia de gran parte del equipo que acudió a defender la película, aunque la reacción del público era inquietante ante las escenas más misóginas. Quiero pensar que eran risas nerviosas. Risas y aplausos nerviosos.

Una historia de violencia física y psicológica acompañada de una potente banda sonora que no deja indiferente a nadie. Ideal para hacer un double feature friki-gore-feminista con I Spit On Your Grave.

[Sitges 2011] Mientras Duermes

Cesar (Luis Tosar) es un portero metículoso en su trabajo y apreciado por la comunidad de vecinos del edificio en el que trabaja, vecinos a los que secretamente desprecia y controla. En especial a Clara (Marta Etura), cuyo caracter risueño y optimismo saca de quicio a Cesar, quien desarrolla una obsesión por la joven que pondrá en peligro la estabilidad de su empleo y de su propia y retorcida vida.

La verdad es que poco esperaba de la premisa escrita por Alberto Marini, es decir, en el cine hay demasiadas historias sobre acosadores, a patadas. Sin embargo, Jaume Balagueró consigue acercarlo a la cotidianidad lo suficiente como para que resulte creible e inquietante. Por supuesto parte del secreto del éxito de la película recae, como últimamente en el cine español, en el comodín de Luis Tosar (los otros comodines son tetas y guerra civil). Y es que sí, que el tío es muy bueno, bla, bla, bla… a estas alturas sobran tantas flores. Pero cuando prácticamente toda la historia recae en él, es lo pertinente y Tosar se sale.  Marta Etura también hace buen trabajo, pero no nos engañemos, su papel es fácilmente sustituible, la película hubiese funcionado igual… no le van a dar un Goya por salir durmiendo y desperezándose durante la mayor parte de sus intervenciones en la película.

Me hubiese gustado ver una historia un poco más bestia, estoy mal acostumbrado,  pero bien es cierto que eso le hubiese acarreado salirse de la realidad buscada en la cinta perjudicando el magnífico resultado rematado con ese sorprendente final.

Mientras Duermes ha sido la más destacada de las películas nacionales presentadas en Sitges 2011, que no han sido pocas. Balagueró se consolida como hijo pródigo del festival y vuelve a demostrar que es uno de los assets más importantes del cine español que, poco a poco, va plagándose de gente friki y válida capaz de hacer buenas historias que, encima, son capaces de hacer más taquilla que el cine rancio que sale subvencionado con nuestros impuestos.

Si vais al cine a verla, no os dolerá el precio de la entrada.

[Sitges 2011] Scabbard Samurai (さや侍)

Erase una vez, un samurai llamado Kanjuro Nomi (Takaaki Nomi) que perdió a su esposa debido a una enfermedad y, de la tristeza, abandonó la espada dejando su vaina vacía. Al abandonar su deber, su señor feudal enseguida lo puso en busca y captura. El samurai estaba continuamente huyendo con la única compañia de su hija, Tae (Sea Kumada). Finalmente logró ser capturado pero el señor feudal le dió una opción para salvar su vida. Tendría que hacer reir a su hijo, el joven príncipe, el cual padece de extrema tristeza tras la muerte de su madre. Si no lo conseguía en treinta días, el mismo tendría que hacerse el hara-kiri.

Tal vez no ha sido la mejor película de Sitges 2011 pero si una de las grandes, una gran sorpresa. Por lo menos ha sido la única que ha conseguido que el que suscribe se ria a carcajadas y, a la vez, que le invadiera la llorera. “El samurai sin espada” es un cuento simple sobre un hombre que ya no sabe como seguir adelante, que ha perdido al amor de su vida… y aún así tiene la forzada tarea de hacer reir. Sus intentos no son muy fructíferos con el príncipe pero si con el público. Takaaki Nomi es un excelente clown que consigue que nos riamos de sus fracasos. Todo un augusto con un payaso blanco excepcional, la pequeña Sea Kumada, la única que carga estoicamente con la situación. Sencillamente magnífica la niña, que tiene que lidiar con un padre lleno de desidia y unos guardias, interpretados por Itsuji Itao y Tokio Emoto, que acaban empatizando con su prisionero en un invertido síndrome de Estocolmo.

Divertida, emotiva, absurda… pero sobretodo un gran ejercicio cinematográfico de Hitoshi Matsumoto, a la dirección y escritura de la película, su tercera. No he visto las anteriores pero  ya las he agregado a mi lista de prioridades. Seguramente esta película no llegará jamás a nuestras salas. Una lástima. Tras deambular por varios festivales con éxito, y no es para meno, el més que viene la película llega al mercado doméstico nipón y podremos “conseguirla” por los medios “habituales”, ya os avisaré por twitter.

Ays, que bonita es. De momento os dejo otra reseña de la película en El Pozo de Sadako.

[Sitges 2011] Extraterrestre

Tras una noche de fiesta y alcohol, Julio (Julián Villagrán) despierta en casa de Julia (Michelle Jenner) sin recordar como ha llegado allí. Tras una incomoda conversación, reparan en una gran nave alienígena que levita por encima de la ciudad. Los teléfonos están cortados, los medios de comunicación no dan señal y Madrid esta vacía a excepción del vecino pesado de Julia, Angel (Carlos Areces). Pero La situación se incomoda más todavía cuando el novio de Julia, Carlos (Raul Cimas), hace aparición en el piso con la intención de atrincherarse frente a una posible invasión.

Nacho Vigalondo se ha convertido últimamente en una celebridad de Twitter, pero, para los que vivimos entusiasmados sus Cronocrímenes, la proyección de su segundo largometraje nos tenía con el culo haciendo pesicola. Y no me defraudó.

Si Lars Von Trier utilizaba la ciencia ficción como pretexto apocalíptico para servir un drama en Melancholia, Vigalondo hace lo mismo pero para todo lo contrario y nos ofrece,  con Extraterrestre, una divertida comedia ensalzada por el humor chanante que le caracteriza. El cuadrilatero amoroso discurre en situaciones llevadas al absurdo complementadas por las interpretaciones acordes de Cimas y Aceres cuyos personajes clownescos que parecen escritos a su medida ya que no difieren mucho de los que suelen interpretar con sus amigos de “Muchachada Nui“. Lo he intentado pero és imposible huir de esta comparación.

Sinceramente, aunque me lo pasé en grande viéndola, me gustó más Los Cronocrímenes que Extraterrestre ya que, al tratarse esta de una comedia ligera, por muy brillante que sea, resulta bastante susceptible de desvanecerse en la memoria dejando, al recordarla, simples sonrisas de aprobación. De todas formas, Vigalondo demuestra con esta película que el humor en el cine español no tiene porque depender de las pésimos chistes escatológicos de Torrente, ni de los adolescentes de moda en televisión buscando amor y sexo.

Señores que dan las subvenciones en el cine, cuidenme mucho, mucho, pero que mucho a Vigalondo que se nos va marchar a U.S.A. donde le quieren más que aquí (excepto en el festival de Sitges, donde adoramos a los frikis).

[Sitges 2011] Melancholia

Melancholia es el nombre de un planeta, oculto tras el sol, que abandona su orbita y deriva por el espacio en dirección a la Tierra. Melancolía es el sentimiento que invade a Justine (Kirsten Dunst) el día de su boda con Michael (Alexander Skarsgård) mandándolo todo al garete. La única persona que tiene paciencia con ella es su hermana Claire (Charlotte Gainsbourg), ante la reticencia de John (Kiefer Sutherland), su marido. La inquietud generada por el planeta se traslada al ámbito familiar de Claire.

Lars Von Trier  utiliza una premisa propia de la ciencia ficción como pretexto para introducir un drama familiar desarrollado en un entorno pre-apocalíptico. La verdad es que salí de la sala sin una opinión formada, con mal cuerpo, pero tenía dentro el poso que solo en cabron de Lars es capaz de dejar con sus películas. Melancholia da que pensar no solo en los detalles de la película sino también, una vez más, en la condición humana ante situaciones extremas.

La bella narración pictórica de la película que se hace al principio de la proyección, acompañada con la potente pieza de Tristán e Isolda de Wagner, refleja visualmente la imaginación del director danés quien nos está vendiendo todo el pescado antes de presentarnos la historia en una pieza en dos actos, el segundo mucho más significativo que el primero gracias al trabajo de Charlotte Gainsburg, muy superior a mi parecer que el de Dunst.

El resto no se diferencia demasiado del resto de trabajos de Von Trier, usando cámara al hombro en las escenas de diálogo, con montaje un poco al tun tun y con ritmo bastante pausado, buscando en todo momento las expresiones de los protagonistas, dejando que estas ofrezcan la mayoría de información sobre los personajes en lugar de las palabras.

Para mi, una de las mejores de Sitges 2011,  aunque se entiende que se desmarque un poco del perfil habitual de las proyecciones del festival. Como curiosidad diré que  los esposos de las dos hermanas han interpretado a vampiros anteriormente.

 

[Sitges 2011] Attack the Block

Todas las ciudades tienen un barrio chungo por el cual te recomiendan no acercarte jamás si no quieres encontrarte con macarrillas que te dejarán desplumado. Londres no iba a ser menos y Sam (Jodie Whittacker) lo sufre en sus carnes cuando, mientras volvía a casa, es atracada  por un grupo de adolescentes liderados por Moses (John Boyega). El ataque se interrumpe cuando algo cae del cielo, una especie de vaina que alberga una criatura la cual tiene la mala idea de ponerse violenta con los chicos. Tras acabar con ella no tardaran de descender más criaturas, esta vez más terroríficas, que pondrán en jaque a los jóvenes delincuentes.

Esta cinta británica viene de ganar los premios de la crítica, del público y del jurado en la 44ª edición del festival de Sitges, así que Joe Cornish, el responsable de la película, se vuelve a Inglaterra la mar de contento por la reacción obtenida con su opera prima. Y yo me alegro por él. Attack the Block es la película más fresca que ha pasado por el certamen, a pesar de llevar varios meses en el mercado británico. Fiel amigo de Edgar Wright (Shaun of the Dead, Scott Pilgrimm vs the World), a Cornish se le ha pegado la fórmula para escribir un guión ligero pero lleno de originalidad capaz de enganchar al espectador.

Como film de ciencia ficción no es la panacea, pero como “buddy movie” la película funciona de maravilla y es que Cornish triunfa donde han fracasado Abrams y Spielberg. Los auténticos protagonistas son los chicos con sus interpretaciones tan neófitas como naturales, a destacar la de Alex Esmail quien da vida al charlatán del grupo, Pest, de una manera que haría aplaudir al mismísimo Corey Feldman.

Attack the Block es un film sci-fi de bolsillo repleto de acción, humor e incorrección que me hizo disfrutar en la butaca y que demuestra que la esperanza del genero hace tiempo que anda lejos de los E.E.U.U.

Preparando Sitges 2011

Ya queda nada, ya llega. Un año más, aquí estoy dando la paliza con el festival de Sitges. Igual que el año pasado, nos vamos del 8 al 12 de octubre. Ya tenemos  desde hace tiempo el apartamentito reservado, como todos los años en Sunway, y ahora mismito acabo de comprar las entradas. No voy a ver todas las películas que me gustaría ya que algunas estan incrustadas en maratones y otras o las ves en 3D, o te esperas a que salgan en asiatorrents, mis condolencias a los tuertos y estrábicos amantes del cine de Sitges. El apartado de animación este año esta bastante flojo y la única que tenemos oportunidad de ver los días que estaremos es la adaptación del manga Buddha de Osamu Tezuka. Este año tampoco vamos a ningún pase retrospectivo, la elección de I.A. de Steven Spielberg como leitmotif me ha dejado bastante frio, como si fuera un robot oyes. Anyway, estas son las películas que veremos…

Sabado 8

  • Attack the Block – 18:15 Auditori
  • The Divide – 22:45 Retiro
Domingo 9
  • Milorcroze: A Love Story – 12:30 Casino Prado
  • Scrabbard Samurai – 19:30 Retiro
Lunes 10
  • Osamu Tezuka’s Buddha – 16:00 Retiro
  • Mientras Duermes – 22:30 Retiro
Martes 11
  • The Woman – 18:00 Auditori
  • Melancholia – 22:30 Auditori
Miercoles 12
  • Extraterrestre – 10:15 Auditori

Y de momento eso es todo, no se si daremos rienda a la improvisación sobretodo por algunas mañanas un tanto desangeladas. Si estáis por ahí no dudéis en saludar, mi twitter echará humo esos días con el hashtag de turno.